UN POLÉMICO EMBARAZO.

1-La Anunciación Tiziano-metirta.online

La Anunciación Tiziano.

Sí hay que matizar que para entonces ambos estaban unidos «por acuerdo matrimonial» (el desposorio aludido), pero aún no se había celebrado la fiesta de bodas, como era preceptivo, y por tanto todavía no vivían juntos. En aquella época, la costumbre judía era que entre ambos momentos pasase un año entero: primero se firmaba la ketubbá (el acuerdo de matrimonio), lo que permitía que ambos se llamasen respectivamente marido y esposa, pero antes de iniciar la convivencia pasaba un largo período de una anualidad para poner a punto el hogar común. La esposa, en concreto, tenía que preparar cuidadosamente todo el ajuar, de forma que la tradición instituida era que se quedase ese año viviendo todavía con sus padres. Sólo tras pasar ese período se celebraba la fiesta nupcial, y era entonces cuando ambos empezaban a compartir techo. El embarazo prematuro de María generó un grave problema social para la pareja y José «resolvió repudiarla en privado», como explica también Mateo. Lo de hacerlo «en privado» era un detalle importante y una concesión del buen José, ya que el divorcio público resultaba mucho más traumático para la mujer. Siglos antes hubiera supuesto incluso la lapidación, terrible práctica que para entonces ya se había abandonado. La aparición del ángel del Señor convenció a José y aquél lo conminó precisamente a iniciar la convivencia.

La situación, de todas formas, seguiría siendo percibida de forma irregular por quienes los rodeaban: según otro de los Evangelios, el de San Marcos, en Nazaret llamaban a Jesús «el hijo de María», lo que puede interpretarse como que no existía la certeza de que fuera también el hijo de José, ya que en ese caso lo habitual hubiera sido hacer referencia al padre. Este tema planeó con crudeza en las polémicas que las crecientes comunidades cristianas tendrían en las décadas subsiguientes con la religión judía mayoritaria: una parte de los judíos insistiría en señalar a Jesús como un hijo ilegítimo y así menospreciarlo por ello.

CRISTO EN GRIEGO SIGNIFICA MESÍAS Y POR ESO SE UNIÓ AL NOMBRE DE JESÚS, DANDO LUGAR A LA FORMA JESUCRISTO

 

←LOS ORÍGENES E INFANCIA DE JESÚS