TIYA

TIYA

Año de inclusión en la lista del Patrimonio Mundial de la Humanidad: 1980.

Situación: Zona central del país, en la región de Soddo.

Accesos: Por carretera desde la capital del país, Addis Abeba, que cuenta con aeropuerto internacional

 

Una cultura megalítica hundida en el misterio

Tanto en el valle del Omo como en el del Awash hemos podido ver los restos de antiguos antecesores de nuestra especie e indicios importantes de que en estas regiones del África oriental debió de producirse el proceso que condujo al ser humano. Nos demuestra que toda la región estuvo habitada desde tiempos inmemoriales. En nuestros días, Etiopía es una mezcla de un gran número de pueblos, algunos surgidos en estas tierras, pero otros muchos procedentes de áreas situadas al norte o al sur, o llegados a través del mar. Esos sucesivos pueblos se han ido superponiendo y mezclando y su origen nos resulta en la mayoría de los casos desconocido.

El reino de Aksum fue el primero en surgir del que tenemos pruebas de su existencia, pero antes que él hubo otras culturas.

En ésta nuestra última etapa por territorio etíope vamos a visitar un lugar donde en tiempos prehistóricos el hombre creó unos monumentos que se enmarcan dentro de las culturas megalíticas que han ido surgiendo en la mayor parte del planeta y que en la mayoría de los lugares han podido fijarse con cierta precisión en el tiempo.

En cambio, no ocurre así con los hallazgos de Tiya, cuyo origen, prehistórico, no está bien definido en la cronología.

Tiya se enmarca dentro de un amplio espacio situado en la cuenca del río Awash, donde los arqueólogos han encontrado una impresionante serie de estelas y tumbas, que se hallan distribuidas en unos 160 sitios arqueológicos a lo largo de todo el territorio.

Los arqueólogos han realizado un concienzudo trabajo de clasificación de estos monumentos, ordenándolos en grupos, por su tamaño, por el tipo de ornamentación, por el modo de estar orientados, por su número y por muchas otras características. Lo único que no han logrado averiguar es a qué pueblo pertenecieron, qué significan los símbolos grabados en la piedra y qué función tenían esas estelas cuidadosamente dispuestas en cada uno de los sitios.

La prehistoria sigue planteando infinidad de incógnitas, pero los escasos datos sobre esta cultura etiópica concreta continúan constituyendo un completo misterio que permite todo tipo de conjeturas, pero que hasta la fecha ningún investigador ha conseguido desvelar.

Lo cierto es que los integrantes de esa cultura poseían ya una notable habilidad artística y técnica para la construcción de las estelas, que miden entre 3 y 5 m de altura y aparecen decoradas con hermosos motivos escultóricos. En unos casos se representan figuras antropomórficas, mientras que en otros se trata de dibujos geométricos, siluetas humanas y espadas, que se muestran con la punta señalando hacia arriba. El modo en que se ordena cada uno de estos elementos no es casual y debe tener algún significado especial para quienes los realizaron.

Además, las estelas no aparecen dispersas al azar, sino que muchas de ellas se encuentran perfectamente alineadas en grupos definidos, con una orientación de norte a noroeste y separados unos de otros una cierta distancia. De entre todos los grupos, los encontrados en Tiya son los más importantes por su ornamentación y la perfección con la que están realizados.

Junto a estas misteriosas estelas aparecen también piedras de forma cónica y otras hemisféricas, además de monolitos sencillos, que podrían señalar puntos de referencia dentro de un monumento de sentido religioso, dedicado a fuerzas de la naturaleza o a misteriosas divinidades. Este conjunto de estructuras de piedra aparece ligado siempre a las tumbas que se han encontrado en los alrededores, lo que hace pensar que se trata de complejos funerarios similares a los hallados en otros lugares.

Algunos de los motivos frecuentes en su ornamentación permiten aventurar la hipótesis de que representan elementos culturales procedentes de lugares más lejanos, probablemente de Asia, llegados hasta aquí en tiempos también muy pretéritos. El yacimiento de Tiya y los otros sitios arqueológicos de la región de la cuenca del Awash se consideran los monumentos megalíticos más importantes de Etiopía.

 

←ETIOPÍA: LA ANTIGUA ABISINIA

←EGIPTO MÁGICO