Plegaria al ángel Anael para atraer al amor verdadero

En la antigua Grecia, la rosa era sagrada, pues era el símbolo de Afrodita y representaba belleza y el amor; otro tanto sucedía en Roma, pues se la vinculaba a la diosa Venus.

Por los restos fósiles encontrados se sabe que esta flor estaba sobre nuestro planeta en el Paleolítico; han sido muchas las culturas que han visto en ella el símbolo del amor.

Ya en el siglo VI a. C., el famoso poeta lirico Anacreonte, de Grecia, cantaba que el bálsamo de rosas servía de alivio al corazón que latía agonizante por las penas.

El uso de las rosas en ceremonias mágicas relacionadas con lo afectivo es frecuente; el sencillo hecho de regalarlas a una persona amada constituye, en sí mismo, un ritual.

El secreto de esta flor se encuentra en su aroma que, utilizado de la forma adecuada, atraerá a la persona deseada y pondrá al iniciado en una mejor disposición para el cortejo

OBJETOS NECESARIOS

  • Siete pétalos de rosa roja en perfecto estado  
  • Agua salada

En caso de no tener agua de mar, se podrá utilizar agua corriente mezclada con una Cucharada de sal gorda marina.

RITUAL

• Preparar una infusión con los pétalos de rosa, dejándolos hervir sólo durante cinco minutos.

• Ducharse sin secarse.

• Aplicar la infusión, templada para no quemarse, por todo el cuerpo, realizando en voz alta una petición de amor verdadero al ángel Anael.

• Dejar que el cuerpo se seque al aire, sin usar toallas.

ORACIÓN

Al aplicar la infusión debemos recitar esta oración al ángel Anael para que nos conceda nuestros deseos. Debemos hacerlo en voz alta, con seguridad y decisión:

Querido ángel Anael,

Te invoco para solicitar comprensión y tu auxilio

YO te pido que me ayudes a encontrar el amor verdadero.

Muchas gracias, ángel Anael,

Porque sé que ya me lo has concedido.

En este ritual se dan cita tres símbolos de gran fuerza: las rosas, de las que ya hemos hablado, que, con su esencia, simbolizan el amor en su forma más pura; el número siete, que atrae la fortuna, los encuentros fortuitos y todo bueno en asuntos amorosos; y el agua y la purificación, símbolo del paso previo a encontrar algo nuevo y deseado: del desprenderse de lo antiguo y de las cargas que nos impiden encontrar la felicidad.

Es conveniente realizar esta ceremonia un viernes, día de Venus, regente de asuntos amorosos, aunque también funcionará con fuerza en jueves o domingo, días buenos en general.

Una parte importante de este rito funciona de forma interior; nos predispone para encontrar a la persona que buscamos con mayor facilidad y Su funcionamiento será mucho más efectivo si lo completamos con una mayor atención en el plano social. No sería raro que, poco después de practicar este rito, nuestros conocidos nos hablaran de la simpatía que parecemos desprender repentinamente.

ACERCA DEL ANGEL ANAEL

Este ángel es considerado el gobernador del Segundo Cielo, príncipe de los arcángeles y regente de los reinos, el amor y la fertilidad También llamado ángel del amor, proporciona ayuda y consejo a aquellos capaces de amar a los otros más aún de lo que se aman a sí mismos. Favorece los días viernes y los colores verde, çobre y Rosa. Cualquier ritual o plegaria que involucre a este protector tendrá un efecto más fuerte si se utilizan ingredientes o vestimentas coloreadas según sus gustos. Es, asimismo, amigo de las joyas y los adornos, de los objetos decorativos cargados de cariño que podamos llevar encima, tales como colgantes, pulseras y anillos.