4 RITUALES DE AMOR CON SAL MÁGICA.

cura-verruga-sal

–CORAZÓN DE SAL PARA UNIR A LOS AMANTES

–SAQUITO MÁGICO ESCANDINAVO PARA SEDUCIR (Antigua oración a la Diosa Frey)

–PROTECTOR DE SAL CONTRA LAS DESAVENENCIAS

–RITUAL DE SAL MARINA PARA ENCONTRAR PAREJA

cenefa1

CORAZÓN DE SAL PARA UNIR A LOS AMANTES

El corazón de sal tiene por objetivo la puesta en práctica de la magia mimética, es decir, traspasar nuestra energía psíquica a una figura arquetípica que representa el amor.

examenes-incienso

INGREDIENTES

1 incienso de vainilla.

1 pañuelo de tejido natural de color rosa.

Sal gorda.

2 fotografías de los interesados

1 metro y medio de cinta de seda rosa.

1 pizca de azúcar.

1 vela rosa.

Pétalos de rosa blancos.

ritvelarelacion-metirta.online2

PREPARACIÓN

Para llevar a cabo el presente ritual, esperaremos a que el Sol se oculte y fumigaremos la estancia donde va a desarrollarse con incienso de vainilla. La lunación más indicada es la Luna creciente o la Luna llena. Depositaremos sobre una mesa el pañuelo y a la derecha instalaremos la vela rosa en la que deberemos grabar unidos nuestro nombre y el de la persona amada. Es importante que esta operación no la realicemos con un objeto metálico, siendo el material más oportuno la madera. Acto seguido, encenderemos la vela con cerilla de madera.

Tomaremos la sal gorda y la frotaremos con ambas manos con el fin de impregnarla de nuestra energía. Tras derramar sobre ésta dos gotas de saliva, procederemos a formar la figura del corazón salado. Durante todo este proceso debemos concentrarnos y repetir ambos nombres con mucho amor realizándola petición de unión en voz alta.

A continuación, pondremos las dos fotografías frente a frente, es decir, uniendo ambas caras y, acto seguido procederemos a envolverlas con la cinta de color rosa. En dicho acto procuraremos que queden totalmente ocultas por la cinta y finalizaremos atándola con seis nudos.

Sellaremos los nudos con unas gotas de la cera desprendida de la vela rosa y tiraremos una pizca de azúcar y otra de sal sobre el rosado paquete.

Cuando la vela se haya consumido por completo depositaremos los restos de cera sobre nuestras fotografías y cubriremos toda la superficie del salado corazón, fotografías incluidas, con los pétalos de rosa blanca.

El producto mágico que hemos elaborado, debe permanecer, sin taparse, en un lugar preservado de las miradas de los demás. Cada anochecer renovaremos nuestra petición encendiendo una nueva vela rosa. Dicho proceso podemos realizarlo durante 9 días consecutivos, efectuando lo que tradicionalmente se conoce como «Novena».

Una vez haya transcurrido el tiempo destinado al desarrollo de la Novena, envolveremos la magia con el pañuelo y lo enterraremos en una maceta en la que alojaremos una planta de flor blanca. Será necesario que durante el enterramiento ceremonial, nuestros pensamientos sean totalmente positivos y armoniosos. Ayudará muchísimo que visualicemos el rostro de la persona amada.

cenefa.jpg

SAQUITO MÁGICO ESCANDINAVO PARA SEDUCIR (Antigua oración a la Diosa Frey)

El norte de Europa siempre ha sido considerado como un lugar misterioso. El frío, la oscuridad y las tinieblas han propiciado la generación de cientos de leyendas de múltiples naturalezas. Los antiguos escandinavos practicaron una magia natural de profundo respeto por el entorno en el que vivían. Sus sacerdotes o magos, denominados Godar, se encargaban de rendir tributo a los dioses en cuevas o en claros de bosque, rodeados de sus árboles protectores.

Hablar de seducción en lugares como el que nos ocupa implica mencionar a una de las diosas de la pasión de la mitología escandinava. Su nombre es Frey, la diosa del amor, algo así como la Venus de Escandinavia. Esta diosa se casó con Odín, de quien tuvo a Nosa, cuya belleza sirvió para nombrar todo lo hermoso y seductor.

En una de las tradiciones mágicas escandinavas se nos cuenta que quien desee lograr el amor, quien desee cautivar la pasión o pretenda perpetuar su matrimonio, siempre deberá tener cerca la presencia de Frey, que por otra parte será la protagonista en este saquito ceremonial, ideal para la seducción.

aceptar-familia-pareja-canela

INGREDIENTES

1 prenda de ropa usada de color claro.

8 cucharadas de sal fina.

1 cucharilla de plata.

1 cucharada de canela en polvo.

4 granos de sal gorda.

4 flores de azahar.

1 pluma de ave.

1 saquito o bolsa de piel.

envidia-trabajo-azahar

PREPARACIÓN

En primer lugar señalaremos que el ritual deberá realizarse a plena luz del día, frente a una ventana abierta, en absoluta soledad y con la Luna en cuarto creciente. El desarrollo tendrá lugar sobre la superficie de una prenda personal usada, es decir, que habremos llevado puesta tocando la piel durante por lo menos una noche completa. Dado que esta prenda deberá cubrir parte de la superficie de una mesa, recomendamos usar una camiseta, camisón o parte superior de pijama.

Una vez colocada la pieza de ropa sobre una mesa, pondremos la sal fina a modo de pirámide. Realizaremos tres respiraciones profundas y completamente concentrados en la magia que estamos a punto de desencadenar, acercaremos las palmas de ambas manos al montón de sal con el fin de transmitirle nuestra mejor energía mientras invocamos:

Divina Frey, diosa del amor y la pasión, yo (diremos nuestro nombre) te convoco y te pido que me hagas partícipe de tu seductora naturaleza.

Acto seguido, espolvorearemos sobre el montón de sal la cucharada de canela.

Tomaremos los cuatro granos de sal gorda con la mano derecha y alzando la izquierda, diremos:

Amada Frey, en tu nombre convoco a las cuatro estaciones en las que reinas.

Primavera, tal y como haces florecer a la naturaleza, haz que nazca en mí la seducción.

Verano que calientas a todo lo que existe, haz que pasión impregne todos los actos de mi vida.

Otoño, tú que cubres con un manto dorado la tierra que pisamos, haz que dicho manto proteja todas mis acciones cotidianas.

Invierno, tú que preservas y congelas el tiempo, haz que mi belleza permanezca siempre inalterable.

Tras la invocación, depositaremos sobre la cúspide de la montaña de sal los cuatro granos de sal gorda.

Seguidamente, la plegaria irá dirigida a los cuatro elementos. Tomaremos las cuatro flores de azahar entre las palmas de las manos y diremos:

Adorada Frey, tú que gobiernas la tierra, intercede por mí y haz que la pasión que inspire sea duradera.

Valorada Frey que esparces tu encanto por el aire, permite que mi carisma impregne todos los rincones.

Apreciada Frey que emerges de las profundidades de las aguas, haz que mis encantos tengan la hondura de los océanos.

Idolatrada Frey que consumes como el fuego el corazón de tu amado Odín haz que el ímpetu de la pasión que despierte sea tan ardiente como las brasas.

A continuación besaremos las cuatro flores y las colocaremos rodeando el montón de sal.

Finalizando ya el ritual, tomaremos la pluma de ave y con ella dibujaremos la inicial de nuestro nombre sobre el montículo de sal mágicamente preparado, convocando a la diosa Frey en este acto y pidiéndole que parte de su energía se anexione con la nuestra. Acto seguido, ayudados de la cucharilla de plata, rellenaremos el saquito con la mágica mezcla, lo cerraremos con ocho nudos y lo llevaremos siempre junto a nosotros.

Es conveniente que el primer día de cada solsticio y equinoccio del año enterremos una manzana roja en el bosque y sobre su tierra encendamos una vela de miel en honor a la generosa Frey, agradeciéndole los favores recibidos y rogándole que nunca nos abandone.

cenefa.jpg

PROTECTOR DE SAL CONTRA LAS DESAVENENCIAS

Desde siempre la sal ha protegido hogares, negocios y personas. Su presencia suele bastar para purificar un ambiente negativo ya que es capaz de absorber las vibraciones de lo turbio de forma excepcional.

La creencia más generalizada es que la sal puede servir como escudo psíquico capaz de paralizar ideas, sentimientos y sensaciones, por ello se convierte en ideal ante las desavenencias de la pareja.

Resulta evidente que entre dos personas siempre cabe la posibilidad de la existencia de rencillas, discusiones o desacuerdos. Pero una cosa es la divergencia constructiva y otra aquella que, poco a poco, hace mella en el transcurso normal de la relación provocando, al paso del tiempo, el descrédito y la ruptura.

Los malos entendidos, los celos o la injerencia de terceras personas en la relación afectiva, pueden dar como resultado que una desavenencia acabe en la no deseada ruptura. Para mitigar todo ello, recurriremos a un sencillo protector mágico de sal que, no es que vaya a solucionarnos todos los problemas, aunque seguro que ayudará a fomentar la constructividad y el diálogo apartando los nubarrones de rencor y los sentimientos de venganza.

no-fuerzas-malignas-aceite

INGREDIENTES

1 pañuelo propio.

1 recipiente de cristal.

Sal gorda.

Aceite esencial de manzanilla.

1 vela blanca.

1 pequeño papel de pergamino.

1 aguja desinfectada por fuego o alcohol.

Una pluma de ave con cañón o cálamo que permita la escritura.

Sal fina.

1 sobre confeccionado por nosotros con papel vegetal.

Lacre rojo.

vela-armonia

PREPARACIÓN

Pondremos el pañuelo encima de una mesa o altar improvisado y en la parte posterior del mismo depositaremos el cuenco de cristal repleto de sal gorda. En él derramaremos dos gotas de aceite esencial de manzanilla.

Marcaremos la vela con nuestras iniciales y las de la persona con la que deseamos establecer relaciones armónicas, comenzando a grabarlas desde la base en dirección a la mecha. Unciremos la vela con nuestra saliva o cualquier fluido personal, la insertaremos en el interior del cuenco y ya estará en condiciones de ser encendida de la forma habitual, es decir, con una cerilla de madera.

Una práctica tántrica oriental emplea los círculos de sal entorno a la pareja de amantes como método contra las desavenencias.

Pasaremos la aguja por la llama de la vela y nos daremos un pinchazo en la yema del dedo corazón con el fin de que broten unas gotas de sangre. Con dichas gotas, auxiliados de la pluma de ave, escribiremos sobre el papel pergamino de forma entrelazada, es decir, sin espacio entre ellas, nuestras iniciales junto con las de la persona de nuestro interés. Finalmente, derramaremos una gota de cera sobre cada letra trazada.

Introduciremos el pergamino en el interior del sobre previamente confeccionado con el papel vegetal y lo llenaremos con la sal fina. Cerraremos el sobre con cuidado y procederemos a sellar la magia derramando el lacre fundido con la llama de la vela. Las gotas de lacre deben formar un círculo del tamaño de una moneda grande. Esperaremos que el lacre se entibie y lo sellaremos definitivamente con la huella de nuestros dedos pulgares de ambas manos.

Tras el paso anterior, dejaremos que la vela se consuma por completo y envolveremos sus restos con el pañuelo atándolo con dos nudos apretados. El improvisado hatillo deberá descansar en un cajón junto con los objetos personales más queridos o con nuestra ropa íntima.

A modo de colofón de este ritual, señalaremos la conveniencia de que sea realizado en un martes que en el cielo luzca cualquier tipo de Luna, siempre y cuando no sea cuarto menguante. La hora indicada será desde el amanecer hasta las doce del mediodía.

El sobre mágicamente preparado deberemos llevarlo encima durante el día y dejarlo descansar cerca de la cabecera de la cama en el transcurso de la noche.

cenefa.jpg

RITUAL DE SAL MARINA PARA ENCONTRAR PAREJA

El agua es el mágico elemento que representa mejor que ningún otro las emociones de lo afectivo pasional y creativo. El agua es vida, y como tal, caldo de cultivo de la existencia, de la perpetuidad de aquello que evoluciona hasta llegar a un fin propuesto.

El agua está asociada a la mujer, o mejor dicho al arquetipo de lo femenino, y con él a lo intuitivo y mágico. No importa que seamos hombres o mujeres, puesto que todos, en mayor o menor medida, estamos influenciados por el arquetipo de la energía de la mujer, no en vano más de un 70 por ciento del cuerpo está formado por líquidos.

El ritual que veremos seguidamente aúna dos parámetros muy interesantes. Por una parte, en él confluyen el agua, en este caso marina, y la sal que contiene dicho líquido. Estamos pues ante la utilización de los elementos naturales con el fin de lograr hallar una energía que sea compatible con la nuestra, una esencia a la que denominaremos pareja. Para conseguir nuestro objetivo, precisaremos del uso del arquetipo femenino, es decir, de la seducción, el encanto, la creatividad, la emotividad y el sentido de ir más allá de lo puramente tangible. Todos estos aspectos están en el agua del mar que, además, posee la sal, elemento aglutinador y protector.

bano-dinero-tiza

INGREDIENTES

1 cuenco lleno de sal fina.

1 tiza.

1 kilogramo de sal marina.

1 vela de color rosa.

1 vela de color azul claro.

6 pequeñas conchas marinas.

1 jarra de cristal con capacidad de más de un litro.

1 litro de agua de mar.

1 piedra imán.

ritparejavelas-metirta.online

PREPARACIÓN

Para inicial el ritual que nos ocupa, deberemos tener presente que antes de emprenderse nos deberemos duchar, y al hacerlo nos frotaremos el cuerpo con un puñado de sal fina. Dicha operación podemos realizarla con ayuda de una esponja o directamente con la mano, pero siembre en dirección descendente, es decir, desde la base del cuello hasta la punta de los pies. Nos dejaremos secar al aire y a continuación, si ésta es nuestra costumbre, completaremos el aseo con crema o aceite hidratante.

Tan pronto como se haya puesto el Sol, nos instalaremos cómodamente en el espacio que tenemos reservado como dormitorio y en un rincón del mismo, preferentemente orientado al Norte, dibujaremos un círculo con tiza de un metro de diámetro que reseguiremos con el kilogramo de sal marina.

Una vez elaborado el salado círculo, nos pondremos en su centro, encenderemos con una cerilla de madera la vela rosa, levantaremos los brazos al hacia el cielo y realizaremos la siguiente invocación:

Yo (diremos nuestro nombre), convoco en este acto mágico a las energías positivas que guían mi camino. Pido que ellas me protejan y guíen a encontrar la pareja que necesito y merezco.

Dicho esto, bajaremos las manos y con la ayuda de la llama de la vela rosa prenderemos la vela azul. Las depositaremos muy juntas en un punto orientado al norte del círculo y las rodearemos con las seis conchas marinas.

A continuación, y siempre desde el interior del círculo, llenaremos la jarra con el agua de mar. Tras lavar el imán concienzudamente, nos lo introduciremos en la boca, con cuidado de no tragárnoslo. Humedeceremos los dedos pulgares y corazón de la mano derecha con el agua de mar de la jarra y nos señalaremos la frente, el pecho, el pubis y ambos hombros, solicitando interiormente que el preciado líquido nos purifique y limpie nuestra mente y cuerpo de cualquier tipo de negatividad.

Seguidamente, extraeremos el imán de la boca y lo pondremos en el interior de la jarra con agua marina. Nos sentaremos en el suelo, simularemos abrazar la jarra y concluiremos el ritual con las siguientes palabras:

Energías que estáis en el lado luminoso de la Fuerza, compartir conmigo vuestra esencia.

Cubridme con el manto del amor y favoreced que éste sentimiento nunca falte en mi vida.

Escuchad mi petición y facilitad que mi corazón ya nunca más camine por las áridas sendas de la soledad.

Concededme la pareja deseada y colmad de bendiciones nuestra vida.

Tras la invocación, dejaremos consumir las velas por completo y, sin deshacer el ritual, nos acostaremos.

Durante nueve días consecutivos mantendremos la magia intacta, renovando ambas velas a diario.

←RITUALES DE AMOR

←RITUALES