Ritual del viento para encontrar pareja

La fuerza simbólica de los elementos es uno de los principales recursos de la Magia Blanca. En este caso mezclaremos el elemento tierra con el elemento aire, lanzando nuestros deseos al viento para que lleguen a buen puerto.

Objetos necesarios

  • una piedra
  • Un punado de arena fina

Ninguno de los ingredientes es difícil de adquirir, son solamente lo que su nombre dice: piedra y arena.

Ritual

• En un lugar natural, donde Crezca la vegetación, hacer un espacio de aproximadamente un metro cuadrado en el suelo para invocar con comodidad. A la hora de despejar el suelo, hay que poner mucha atención para no arrancar ninguna planta ni pisar ningún insecto; Sencillamente quitaremos las hojas muertas y las piedras que puedan molestarnos.

• Sentarse en el suelo, mirando hacia el norte, con la piedra puesta a la izquierda y el montoncito de arena a la derecha.

• Situar la mano derecha sobre la arena y la izquierda sobre la piedra.

• Recitar una oración mientras se cierran los ojos y se tranquiliza la respiración, volviéndola más profunda, y preparando la mente para una visualización.

• Sentir cómo la energía sale de la piedra, se mete en la mano izquierda y sube por el brazo hasta llegar al tronco.

• La energía debe empezar a dar vueltas en el sentido opuesto al de las agujas del reloj por todo el cuerpo, primero despacio y luego acelerándose poco a poco.

Cada vez que pase por el corazón, se detendrá un instante. Para sentir con más intensidad este momento, se recomienda que la persona que esté realizando el ritual se ayude a sí mismo con la propia respiración, acompañando con ella el movimiento de la energía.

• Cuando esa energía haya conseguido una velocidad considerable, dejar que pase del corazón al brazo derecho y se sumerja en el montón de arena.

• Enterrar la piedra.

• Sujetar el puñado de arena con la mano derecha y lanzarlo al aire con fuerza, de modo que se lo lleve el viento.

• Recitar una oración.

El ritual ha de ser practicado en un día de viento fuerte, a ser posible un viernes de Luna llena o en cuarto creciente. El proceso nos lleva a tomar la energía de la tierra y de todo lo duradero, simbolizado por la piedra, marcarlo con nuestro firme deseo y voluntad de encontrar pareja y transportarlo a algo más volátil y manejable, que en este caso es la arena.

Oraciones

Al comenzar el ritual, antes de empezar con la visualización, esta plegaria nos ayudará a concentrarnos y mantener la mente fija en nuestro objetivo:

Como la piedra más dura que hay en la Tierra,

Quiero que sea mi lazo con el destino

Que habrá de procurarme

La pareja que yo necesito.

Al finalizar, al arrojar la arena al viento, habrá que pedirle que nuestro deseo llegue a buen puerto. Lo haremos con la siguiente oración:

Vientos Cardinales, escuchad mi petición.

Quiero que llevéis mi deseo,

Más allá de donde yo puedo desear,

Para que un sueño se haga

Y termine con mi soledad.

Soplad las arenas de mi voluntad

Con vuestra infinita sabiduría

Hasta la persona que me ha de amar.