Ritual de velas para alejar la preocupación de un familiar

Es evidente que, cuando queremos a alguien, sus sufrimientos nos afectan y quisiéramos hacer cualquier cosa con tal de conseguir que su vida vaya mejor. He aquí un ritual que se practica con velas destinado a pedir, precisamente, que se mejoren aquellos aspectos de la vida de la persona a la que queremos ayudar.

Objetos necesarios

  • Un puñado de hojas de cedro o melocotonero
  • Una vela blanca
  • Papel
  • Lápiz
  • Dos alfileres
  • Un vaso de agua

SOLAAGUILAR-336x280px

Ritual

• Cortar una tira estrecha de papel, de unos dos centímetros de ancho.

• Escribir en el papel el nombre de la persona a la que queremos ayudar.

• Humedecer muy ligeramente con agua la tira de papel y luego pasarla por la picadura de hojas de cedro o de melocotonero.

• Enroscar la tira de papel a la vela, con la parte escrita hacia adentro, a unos dos centímetros de la punta.

• Coger los alfileres y clavarlos sobre el papel, atravesando la vela de manera que formen una cruz, mientras se dice la oración.

• Encender la vela con unas cerillas de madera y dejar que se queme hasta haber sobrepasado el papel.

• Recoger la cera que se ha caído y, junto con los restos de la vela, enterrarlos o dejarlos en un cruce, sin mirar hacia atrás y sin volver a pasar por allí en el transcurso del día.

SOLAAGUILAR-728x90px

Este rito, como toda magia de velas, se deberá practicar de noche. El cedro está relacionado con la relajación, con el alejamiento de las preocupaciones y el melocotonero con la buena suerte. La vela blanca simboliza la pureza de nuestro deseo.

 

Oración

Mientras se clavan los dos alfileres, decir lo siguiente:

Así corno clavo los alfileres en el corazón de la vela,

Las fuerzas que conjuro entren en el corazón de (nombre de la persona),

Alejando de él/ella cualquier preocupación o problema

Por el Poder de la Santa Cruz.

Duración del ritual

Una vez que se han dejado en el cruce del camino los elementos utilizados en la ceremonia, sus efectos tendrán una duración de un mes aproximadamente.

Si la persona que está sufriendo el problema es receptiva y acepta que se le haga un rito en su nombre, convendrá que lo sepa. Si fuera escéptica, por lo menos deberá saber que hemos de pedir por ella.

 

 

←RITUALES DE FAMILIA

←RITUALES