Ritual de los números para saber cómo será en su vida un bebé

Es una duda legítima el querer conocer cómo será un recién nacido. A muchas personas les gusta pensar cómo querrían que fuese su hijo o hija. El deseo de la familia empuja al hijo, eso es algo indudable, pero no siempre en la dirección que ésta querría. Sabiendo cuáles son sus puntos fuertes y sus puntos débiles, podremos impulsarte mediante nuestro deseo hacia un camino lleno de alegría y prosperidad.

En este ritual podemos analizar de forma básica cuál será la personalidad del bebé.

También es útil como herramienta de autoanálisis o para saber más acerca de otras personas, pero su mejor función se da en personas que todavía no están formadas.

SOLAAGUILAR-728x90px

Objetos necesarios

  • Agua de colonia de lavanda
  • Un plato que contenga un puñado de lentejas
  • Lápiz y papel

 

Ritual

• Mojarse la palma y los dedos de la mano izquierda con el agua de colonia.

• Apoyar la mano en el plato de lentejas y levantarla enseguida.

• Contar las lentejas que han quedado pegadas en la mano.

• Sumar el número de lentejas a los dígitos de la fecha de nacimiento del bebé.

• Reducir el número hasta que quede un solo dígito (ver ejemplo),

• Buscar el significado del número resultante para ver la personalidad del niño.

Ejemplo: deberemos sumar cada uno de los dígitos que componen año, mes y día. Si ha nacido el 27 de enero de 1990, se sumará: 2 +  7 (correspondiente al día) + 1 (mes) + 9 + 9 + 0 que dan 29. Si nos han quedado 20 lentejas pegadas a la mano, deberán sumarse al número obtenido: 29 + 20 que dan 49. Este número se reduce a un solo dígito: 4 + 9 que dará 13; y por último 1 + 3 que dará 4 Por lo tanto, buscaremos en la tabla el número 4.

La personalidad de los números

 

EL NÚMERO UNO

Un carácter fuerte y autoritario y una voluntad inquebrantable serán constantes en su vida. Contará con una energía interna aparentemente inagotable aunque en ocasiones parezca más que dispuesto al ocio y a la pereza. El uno es un individuo de gran fuerza personal, pero también de grandes períodos de recarga. Las personas nacidas bajo este número suelen dormir más horas de lo normal. Esto no es preocupante; el despliegue de energía que puede llegar a realizar justifica todo el descanso que se permite en ocasiones.

Son grandes amigos, leales y, ante todo, generosos con su tiempo y con sus posesiones. En ocasiones pueden llegar a pecar de ingenuos, pues su visión del mundo suele estar impregnada de buenas intenciones y de bondad. No obstante, dan mucha importancia a la justicia y a la pureza interior y, cuando se sienten engañados o estafados, pueden llegar a dar la espalda para siempre a la persona en la que más confiaron. No hay que dejarse engañar: esto duele al uno más de lo que jamás llegará a reconocer, pero su sentido de la justicia le lleva en ocasiones a tener comportamientos extremistas.

Amante del juego y de toda actividad lúdica, será sin duda un gran deportista, con facilidad para los juegos de equipo que requieren una fuerte organización y es que, allí donde haga falta mando, el uno se sentirá como en casa dirigiendo a sus compañeros.

• PUNTOS FUERTES: su creatividad su energía explosiva, Su bondad, su capacidad de mando y su comprensión hacia las otras personas. Es un líder nato, capaz de llevar a cabo cualquier proyecto, por difícil y duro que sea, y conseguir que todas las personas que estén implicadas en él trabajen en armonía y con la mayor de las alegrías.

Los número uno suelen ser buenos directores, deportistas, empresarios y grandes artistas que llevan a cabo obras en las que trabajan muchas personas.

PUNTOS DÉBILES: suelen ser ingenuos, a menudo orgullosos y soberbios, obstinados y en muchas ocasiones no son capaces de soportar las críticas. Es importante mantener al uno en un continuo contacto con una imagen realista de quién es, porque corre el riesgo de caer en la arrogancia y en la omnipotencia.

Es raro ver a un uno trabajando en cualquier cosa en la que no pueda destacar por sus dotes de mando. Asimismo, este tipo de persona suele estar predispuesta a actividades que impliquen algún tipo de entrega física, así que será raro ver a un uno volcado en una profesión que sea del todo intelectual.

 

EL NÚMERO DOS

Ágiles con las manos y ágiles con las palabras. El destino parece haber dado al dos la virtud de saber qué decir en cada momento, hasta el punto de que es difícil cerrarles la boca.

Suelen ser de complexión delgada y de movimientos rápidos, dispuestos a sacar conclusiones acertadas a velocidades sorprendentes.

Son grandes habladores y también grandes cuentistas, con la virtud de poder inventar historias. Su vida social suele ser ajetreada y son aficionados a conocer personas de las más diversas culturas. La vida de un dos es una continua búsqueda de nuevos conocimientos y nuevos estímulos para su inagotable energía cerebral. Esto puede llevarle, en ocasiones, a que su compañía resulte de una intensidad difícil de seguir; pero su intención no deja de ser buena y son más prudentes de lo que podría parecer.

SOLAAGUILAR-300x250px

PUNTOS FUERTES: su inteligencia, su capacidad de comunicación, su amor por el conocimiento, su instinto comercial, su conversación inagotable, su tolerancia ese encanto infantil que parecen no perder jamás.

Cualquier profesión que implique comunicación será buena para un dos. Suelen ser grandes periodistas, locutores de radio, novelistas, filósofos y viajeros incansables.

PUNTOS DÉBILES: a veces pueden ser un poco mentirosos, capaces de engañar sólo por el placer de hacerlo, sin ninguna malicia. También pueden llegar a ser imprudentes y temerarios, incapaces de comprender los peligros que pueden tener justo delante. Pese a su gran inteligencia, en ocasiones se les escapan los temas que están más relacionados con el mundo terrenal y el emocional, mostrándose en ocasiones absolutamente incapaces de saber lo que siente otra persona o lo que sienten ellos mismos.

Es raro encontrar a un dos trabajando en nada que implique una fuerte responsabilidad grupal. Aunque sean extremadamente sociables, en el fondo son solitarios atrapados siempre en ese mundo interior de palabras que parece no callar jamás.

 

EL NÚMERO TRES

Esa sonrisa especial que nos dedica el bebé es el augurio de lo que llegará a ser el tres.

Si hay una palabra que pueda definir a estas personas, ésta es: encantadoras.

Disponen de un carisma inigualable, de un ángel que les acompaña y que Surge Con fuerza cuando sonríen. Su piel parecerá siempre suave y todo cuanto hagan será agradable.

Muy susceptibles a las discrepancias en el ambiente, Se desvivirán por suavizar todo aquello que toquen, generando atmósferas tranquilas, cálidas y apacibles. La sola presencia de un tres en una habitación puede apaciguar los ánimos en la más cruenta de las discusiones y convertirla en una charla agradable.

Les encanta todo lo que implique disfrutar: comer, dormir, charlar y jugar. Son amigos inseparables, de una lealtad sin límites y disponen de una potente imaginación con la cual crean mundos de mayor de las bellezas. Su vida está marcada por todo aquello que tienen alrededor. Son acreedores de una sensibilidad muy especial, con una enorme capacidad para la belleza. No hay que dejarse engañar y pensar que son vagos; en realidad el tres tiene una capacidad de trabajo absolutamente sorprendente, siempre que sea capaz de encontrar la motivación suficiente. Un ambiente agradable, una 1a luz coloreada e incienso en el aire harán de cualquier atmósfera un lugar idóneo en el que

pueda desenvolverse con plena naturalidad y convertirse en lo que realmente es: pura belleza.

PUNTOS FUERTES: su encanto personal, su bondad, su carisma, su capacidad de comprensión del otro, su talento artístico, su entrega para con los demás, su fidelidad.

Los tres suelen ser buenos artistas, decoradores y comunicadores. En ocasiones surgen grandes periodistas televisivos nacidos bajo este número. A veces suelen tener una mano especial para la cocina y la jardinería.

PUNTOS DÉBILES: en ocasiones son perezosos y demasiado amantes de los placeres en general, pueden tener problemas para disciplinarse y llevar a cabo ninguna tarea por completo.

No es normal encontrar a personas nacidas bajo el número tres desempeñando tareas que impliquen un entorno no armónico o poco agradable. Tampoco es común verles envueltos en actividades asociadas con conflictos, que obliguen a la persona a discutir o pelearse con nadie.

 

EL NÚMERO CUATRO

A veces melancólicos, otras retraídos, los cuatro son introspectivos por naturaleza. Tienen un corazón enorme y una ternura y una imaginación que parecen ilimitadas. Su sensibilidad será su primera herramienta para enfrentarse al mundo y su universo interior estará siempre poblado de fantasías y de sueños, son sociables, pero no habladores; el cuatro habla con su mirada, profunda y acuática, que parece capaz de entrar en el alma de cualquier persona y de ganarse cualquier corazón. También son seductores natos, capaces de la sonrisa más tierna y la mirada más sincera y sensible. Viven con un pie en su mundo de fantasía y otro en la realidad, intentando comprender constantemente lo que les rodea y buscando elementos para enriquecer su inagotable imaginación. Su capacidad para contar cuentos e inventar historias llega a ser legendaria, pues su universo está plagado de criaturas e historias originales y profundas, llenas de significados.

Quien nace bajo el número cuatro ama a su familia y necesita del amor de ésta con desesperación; precisa sentir que su entorno es acogedor y que está seguro para poder dar un paso hacia afuera, pero cuando se dispone a salir, lo hace con fuerza y decisión.

Generalmente se apoya en quienes le rodean, y tiende a crear grupos de gente que, a poco de conocerle, son capaces de grandes sacrificios por el cuatro.

PUNTOS FUERTES: su imaginación, su ternura, su bondad, su capacidad de comprensión de las otras personas, su originalidad, su sensibilidad artística, su instinto con la gente, que le lleva a rodearse de las mejores personas, su fidelidad ilimitada.

A pesar de su retraimiento aparente, los cuatro son grandes directores, muy capaces de integrar todo lo que implica un gran proyecto y todas las personas que lo componen en su mente. Su fértil imaginación les convierte en novelistas de primer orden y su capacidad de comprender al otro le dan una mano especial para cuidar a personas enfermas.

Muchos cuatro son grandes médicos.

PUNTOS DÉBILES: su timidez, su melancolía. En ocasiones, cuando lleva una vida social demasiado intensa, el cuatro puede perder su orientación y dejarse llevar por su instinto gregario, llegando a ser un poco manipulador por conseguir protección.

Es raro encontrar a los nacidos bajo el número cuatro comprometidos en tareas que impliquen un contacto excesivo con el mundo real. Suelen preferir trabajar desde su universo interior, que por otra parte es más rico y mucho más capaz de proporcionarle los estímulos que necesita.

 

EL NÚMERO CINCO

Su energía es definitiva. Discutidores y testarudos los nacidos bajo el número cinco hacen todo cuanto es posible y más por conseguir aquello que quieren, suelen ser personas que tienen muy claro cuáles son sus deseos, lo que les suele fallar es cómo conseguirlos, tienen un motor interno que les proporciona una energía infinita. El cinco es hiperactivo y enérgico hasta el fin. Su vida social suele ser intensa, con muchos y buenos amigos en los que el cinco confía pero con los que discute con frecuencia.

Su talante, en ocasiones agresivo, les lleva a cometer errores de los que luego se arrepienten amargamente, pero conviene ser tolerantes con ellos porque todo cuanto hacen o dicen parte de la mejor de las intenciones y de la más absoluta sinceridad.

PUNTOS FUERTES: Su energía, su capacidad de trabajo, su disposición, su honestidad, su claridad interior. Estas herramientas, utilizadas de forma complementaria, son de lo más valioso para el cinco y deberá potenciarlas siempre que pueda.

Los cinco suelen dar buenos atletas, empresarios, políticos y grandes discutidores de todos los temas. Su particular genio viene en ocasiones acompañado de una fuerte conciencia social que lo lleva a moverse por el bien del mundo con toda su energía.

PUNTOS DÉBILES: su agresividad, su testarudez, su ocasional falta de empatía y de capacidad de comprensión de los demás. A veces, cuando quiere algo y no lo consigue, puede volverse egoísta y centrarse demasiado en sus propios intereses.

Cualquier ocupación que implique falta de actividad irritará profundamente al cinco, dispuesto siempre para la acción.

 

EL NÚMERO SEIS

Abiertos y optimistas, siempre pensando en lo mejor que puede suceder y corriendo de un lado a otro con su particular vitalidad, saben que cada cosa que le pasa es para bien.

El seis es un optimista incurable que cree que el mundo es un gigantesco patio de juegos donde todo el mundo debería divertirse constantemente. En ocasiones parece incapaz de comprender la tristeza de otras personas; esto se debe a su visión positiva y expansiva de la vida. Suelen ser grandes viajeros, conocedores de las más diversas culturas y pueblos, amantes del conocimiento y a la vez de la acción. Son poseedores de una inteligencia aguda pero siempre extraña.

Habladores incansables, grandes amigos, todo lo que le sucede al seis es grande, legendario, digno de una buena narración que siempre tendrá a punto para entretener a su audiencia. En ocasiones se muestran torpes y gusta rodearse de objetos grandes y pesados, difíciles de romper. Son enérgicamente cariñosos y todo que hacen lo hacen como si fuera un juego. Esto es una ventaja más que un defecto, pues son capaces de sumirse en las tareas más aburridas con una entrega y una capacidad de entretenimiento únicas. Son también, profundamente espirituales. En el fondo de su inquieta cabeza siempre está presente el más allá, las fuerzas ocultas que mueven el mundo y, en ocasiones, disponen de un sexto sentido para saber cosas que no pueden ser calificadas más que de mágicas.

PUNTOS FUERTES: su optimismo, su talento para sacar enseñanzas de todo lo que les da la vida, su energía chispeante, su sentido del humor, su capacidad de entrega, su sabiduría extraña pero intensa, siempre llena de lecciones sorprendentes para una persona en apariencia superficial.

Si hay algo que le gusta a un seis, es viajar. Pueden ser pilotos, marineros, comerciantes o cualquier cosa que les haga moverse, conociendo, con la inquietud y curiosidad que le caracterizan, nuevas formas de vida y personas con las que forman vínculos que puedan durar toda la vida a pesar de la distancia. También son grandes deportistas; poseen una agilidad natural para los movimientos amplios que, paradójicamente, pareciera no corresponderse en absoluto con su habilidad manual.

PUNTOS DÉBILES: su ocasional falta de empatía hace que, cegados por su incurable optimismo, no puedan mostrarse adecuadamente sensibles ante personas tristes o deprimidas. En ocasiones no confían en su intuición, sino que se muestran escépticos y racionalistas. Este es el mayor error que puede cometer, pues su alma está siempre ligada con el mundo espiritual que nos rodea. Toda persona nacida bajo este número deberá ser capaz de utilizar su afilado ingenio para comprender el más allá; no para rechazarlo.

Las profesiones sedentarias tienden a agobiarle. Puede verse atrapado en algo así, pero si sigue su camino vital, acabará encontrando la manera de conocer mundo.

 

EL NÚMERO SIETE

Los número siete son pesimistas e introspectivos; siempre creen que puede suceder lo peor. Esto les da una prudencia que les ayuda a seguir un camino seguro y fiable. Su instinto para detectar el peligro es magnífico, sin embargo, a pesar de ello, no son en absoluto cobardes; aunque el miedo sea intenso, el siete siempre va hacia adelante porque lo considera un deber. Es valiente, pero nunca temerario.

Su sentido de la responsabilidad es acusadísimo y su capacidad de trabajo increíble.

Desafortunadamente, en ocasiones se combina una mala imagen de sí mismo llevándole siempre a ocupar puestos secundarios y de poca relevancia. Si es capaz de reconocer su propia valía, el mundo entero puede rendirse a sus pies, porque nadie como él conoce tan bien sus demonios y su oscuridad interior.

Se dice que los número siete ganan con los años, siendo de niños circunspectos y trabajadores y, según avanza su vida, cada vez más enérgicos, vitales e incluso bromistas.

La sonrisa de un siete, por lo escasa, es la más conmovedora y hermosa que existe.

Son gente de pocos amigos, pero quien se gane su amistad, puede dar por seguro que tendrá un amigo leal y para toda la vida.

PUNTOS FUERTES: capacidad de trabajo, entrega, fidelidad, prudencia, instinto para detectar los peligros y las mentiras, energía constante y humildad son sus mayores virtudes.

Los siete suelen ser buenos trabajadores. Valorar a un número siete en su justa medida es difícil y requiere atención, pues no son dados a presumir de sus logros.

PUNTOS DÉBILES: el pesimismo y la baja autoestima son sus principales enemigos, ya que lo minan desde adentro y le impiden mirar hacia delante con fe y claridad. Si es capaz de superar estos obstáculos, entonces nada podrá imponerse jamás entre él y sus deseos.

Los número siete no suelen estar en posiciones en las que sus logros sean reconocidos ni valorados, prefieren quedar en un segundo plano siempre, pero desde ese lugar aparentemente subordinado, suelen ser quienes mueven los hilos.

 

EL NÚMERO OCHO

Independientes, luchadores, inteligentes y autosuficientes. Los nacidos bajo el número ocho viven con intensidad cada momento de su vida, pero lo hacen de una forma interior.

Por fuera, en ocasiones, parecen fríos y solitarios; sin embargo, en el fondo, están viviendo con toda la intensidad posible cada cosa que sucede. Son extremadamente inteligentes, ingeniosos y creativos, con una gran capacidad única para ordenar su entorno.

Aunque en lo exterior puedan a veces parecer reservados, introspectivos y despistados, por dentro siempre tienen una constancia muy clara de cómo es el mundo. Nadie mejor que ellos sabe la forma y color de todo lo que les rodea. Son creativos en grado sumo y altamente independientes, a menudo se convierten en seres solitarios, pero dan a la amistad una importancia enorme; con frecuencia aman a sus amigos más de lo que se aman a sí mismos y mueven su mundo en función de ellos.

Son poseedores de una fuerte conciencia social, lo que ocurre en el mundo les preocupa sobremanera, su sentido de la justicia les hace, en ocasiones, luchar denodadamente contra los elementos para construir un mundo mejor. En el interior de la cabeza de un ocho, existen mil utopías realizables por las que merece la pena luchar y por las que él, sin duda, se esforzará durante toda su vida.

Amantes de la tecnología y de los avances de la humanidad, no dudarán a la hora de experimentar y probar todo cuanto esté a su alcance para saber cómo funciona el mundo. Aprenderán sistemáticamente cuanto puedan para comprender las leyes de la tecnología. No es raro encontrar al ocho en su infancia, desmontando los relojes o los transistores de la casa para saber cómo funcionan por dentro. Aunque esto pueda representar un peligro, es definitivamente bueno para su desarrollo intelectual.

PUNTOS FUERTES: su creatividad, inteligencia, sentido de la realidad, fidelidad. extremada conciencia social, curiosidad y mentalidad científica hacen del número ocho un incansable investigador, tanto físico como social.

Los ocho pueden ser grandes inventores, científicos, artistas o políticos, pero siempre desde una óptica que les permita mejorar el mundo. Desde este ángulo, pueden llegar a ser empresarios o periodistas, aunque menos frecuentemente. También, son buenos trabajadores en equipo porque muestran una gran facilidad para comprender los deseos y necesidades de sus compañeros, jefes o subordinados.

PUNTOS DÉBILES: Su carácter independiente; su falta de empatía, fruto de una excesiva vivencia del mundo interior; su ocasional inexpresividad.

Nunca encontrarás a un ocho trabajando por el mero hecho de trabajar, en su agenda siempre hay algo más: cambiar el mundo, mejorar las condiciones de vida de cuantos le rodean o hacer algo grande y hermoso que sea recordado para siempre. Por eso, especialmente durante su juventud, los ocho suelen cambiar con mucha frecuencia de empleo, buscando siempre nuevas herramientas para conseguir sus propios objetivos.

 

EL NÚMERO NUEVE

La exquisita sensibilidad que acompaña a los nacidos bajo este número es, a la vez, su gran virtud y su gran defecto. Son capaces de sumergirse en su entorno, en cada detalle, pero, principalmente, en las personas. Cuando alguien tiene un problema, está triste o melancólico, el nueve acude rápidamente para ayudarte y, la mayoría de las veces, lo consigue a costa de acabar él mismo con un estado de ánimo pesimista o negativo. Es como si fuera capaz de transferir sus propias energías a quien más lo necesita.

Cuando todo el mundo está feliz, el nueve siente la misma alegría. A veces, le inundan emociones que no es capaz de comprender, pero que le sacuden con fuerza moviendo su psiquis de un lado, descentrándolo. A estar rodeado de gente que vive una determinada emoción, el nueve se impregna de ella y la hace propia. Con los años, aprenden a evitar esta tendencia, a controlarla.

La vida de estas personas parece difícil de llevar, pero ellos están más que protegidos contra su entorno; la filosofía oriental dice «junco que se dobla, nunca se rompe» y ésta es la que siguen los nacidos bajo el número nueve desde que nacen hasta que mueren.

No hay que dejarse engañar por la extrema empatía de este tipo de personas; a pesar de estar siempre contaminadas por lo que ocurre en su entorno, conservan en el fondo su independencia y su propia personalidad, incluso en circunstancias adversas.

Disponen de una sensibilidad artística excepcional. Utilizando su capacidad de comprender a los otros, pueden implicarse en cualquier obra de arte con una facilidad sobrenatural. También poseen un instinto mágico que parece decirles al oído qué es que sucede siempre en el alma de las personas.

Su imaginación es portentosa, origen de historias originales y sorprendentes que, en ocasiones, rozan el delirio pero siempre tocadas por la mano de su increíble sensibilidad, de su habilidad para conocer mundos que al resto de los humanos parecen vedados.

PUNTOS FUERTES: su empatía, su comprensión de los demás, su imaginación, su talento artístico, su capacidad mágica, su entendimiento de la forma que tienen sus propios estados de ánimo y sus emociones.

Son muy buenos artistas, actores, músicos y, particularmente, excelentes bailarines.

También tienen un talento especial para todo lo que implique una actividad curativa, como puede ser la medicina o la psicología o para las relaciones públicas.

PUNTOS DÉBILES: su ocasional falta de contacto con la realidad, su problema en el compromiso con otras personas cuando se habla de largos periodos de tiempo, su inconstancia emocional, su volubilidad.

Es extraño ver al nueve entregado en cuerpo y alma a tareas puramente intelectuales o físicas que no impliquen contacto con otras personas y con sentimientos.

 

 

←RITUALES DE FAMILIA

←RITUALES