Ritual de las velas para acabar con la envidia de un compañero de trabajo.

SOLAAGUILAR-336x280px

Otro fantasma clásico del ambiente laboral es la envidia. Puede surgir cuando menos la esperamos y en la persona que más nos sorprenda. Es una emoción absolutamente irracional que está basada en la inseguridad respecto de lo que uno es en relación a los demás.

Antes de emitir un juicio de envidia sobre un compañero de trabajo, nuestro primer cometido ha de consistir en asegurarnos de lo que creemos ver o percibir. A veces las señales son equívocas y, si nuestra sospecha surge de rumores, ésta podrá no tener fundamento. También es cierto que la envida es fácil de detectar, que por lo general es un mal de síntomas claros y evidentes y que no hace falta mucha visión para detectar cuándo alguien nos envidia realmente.

 

envidia-inciensao

Aunque un envidioso puede causar mucho daño, el ritual busca mejorar la posición del otro, su estado de armonía interna y la imagen que tiene de sí mismo para que deje de sentir esa envidia que, en ocasiones, puede llevarte a cometer actos irracionales y muy dañinos.

envidia-velas

Objetos necesarios

  • Dos velas blancas
  • Un cono de incienso
  • Una vela amarilla
  • Una imagen de la persona envidiosa
  • Cinco hojas de laurel
  • Una rosa
  • Una tela blanca

 

Preparación de la mesa para el ritual

  • En las esquinas más alejadas del oficiante poner las dos velas blancas.
  • Centrado entre las dos velas, en el fondo de la mesa, situar el cono de incienso.
  • Colocar la vela amarilla en primer término, en el centro de la mesa y pegada al invocador.
  • Poner la tela blanca extendida, en el centro exacto de la mesa.
  • A la derecha de la vela amarilla, situar las cinco hojas de laurel.
  • Colocar la rosa a la derecha del Laurel.
  • Situar la imagen de la persona envidiosa a la derecha de la rosa, en la esquina de la mesa.

envidia-laurel

Ritual

  • Encender las dos veas blancas y el cono de incienso.
  • Recitar una oración para agradecer a la noche y a la Luna su permiso para practicar la magia después de la caída del Sol.
  • Tomar la imagen de la persona envidiosa y colocarla en el centro justo de la tela.
  • Encender a vela amarilla.
  • Colocar las cinco hojas de laurel, formando un semicírculo similar a las coronas romanas, encima de la imagen.
  • Poner la rosa en diagonal encima de la imagen y el laurel.
  • Recitar una oración.
  • Atar las esquinas de la tela, de forma que quede como un pequeño saco.
  • Apagar la vela blanca y dejar que la amarilla se consuma.

envidia-vela.jpg

Asociamos a la imagen de nuestro compañero envidioso los símbolos del éxito y de la buenaventura: el laurel y a rosa. De esta manera, su vida mejorará y empezará a sentirse mejor consigo mismo. Sólo así podremos lograr que su impulso envidioso quede definitivamente erradicado, de una forma limpia y bondadosa.

El color amarillo representa la envidia, de ahí que debamos dejar que la vela amarilla se consuma. Recomendamos practicar este rito en un miércoles o en un domingo que, regidos por Mercurio y por el Sol, nos ayudarán grandemente en nuestra tarea y harán los resultados mucho más intensos.

 

Oraciones

Al comenzar, recitaremos esta oración para agradecer a la noche y a la Luna el permiso que nos conceden para practicar este ritual en el reino de sus dominios:

Luna y noche,

Os pido vuestro permiso

Para invocar la energía

Que haga feliz a esta persona.

Que así como se consume la vela

Su envidia desaparezca.

Os agradezco la atención

Y la ayuda prestadas.

envidia-rosa32.jpg

Luego, al colocar la rosa sobre el laurel, diremos esta otra para cerrar el ritual de una forma limpia y llena de simbolismo:

Te deseo lo mejor,

Que triunfes más que yo,

Que consigas lo que deseas

Y dejes de desear lo que soy.

solaaguilar-728x90px

 

←RITUALES DE TRABAJO

←RITUALES