Ritual de la vela para pedir un deseo de amor

Este es un sencillo ritual que podremos practicar siempre que queramos para pedir un deseo relacionado con el amor. Se trata de una práctica de magia de velas que, por su simpleza, servirá de hechizo para pedir un deseo y de ritual como consulta.

Objetos necesarios

  • Una vela roja

Podemos añadir dos velas blancas y un cono de incienso encendiéndolos al principio de la invocación y recitando una oración a la Luna y la noche para pedir permiso por utilizar su dominio nocturno para practicar la magia, pero valdré sólo con la vela roja.

Ritual

• Encender la vela roja utilizando una vara de madera u otra vela; no servirá un mechero ni ningún tipo de encendedor eléctrico o de gas.

• Pedir un deseo y ver cómo arde la vela, atendiendo a la forma de la llama y Su manera de consumirse.

A la hora de observar la llama debemos prestar atención a varios factores que nos indicarán hasta qué punto nuestro deseo puede cumplirse. Es recomendable practicar este ritual en un viernes, pues la diosa Venus nos favorecerá en todo aquello que esté relacionado con el amor. También tendremos que hacerlo de noche, como toda magia de velas.

Cómo arde la vela

• Si la llama es alta y viva, nuestro deseo está bien encaminado.

• Si la llama es baja y titubea, puede que no tengamos claro qué es lo que queremos en realidad.

• Si la cera chisporrotea, encontraremos varios obstáculos en nuestro camino.

• Si la llama tiene un tinte azulado muy pronunciado en su base, nuestro deseo se cumplirá con creces, con cosas positivas que no habíamos imaginado.

• Si la vela se consume del todo, el deseo se cumplirá.

• Si la vela se apaga antes de terminar de consumirse, habremos pedido menos de lo que en realidad podemos esperar, por lo tanto es aconsejable repetir el ritual profundizando más en el deseo y procurando ser un poco más ambiciosos.

• Si la llama sube y baja, cambiando de intensidad, habrá personas que se opongan a la realización de nuestro deseo.

• Si se apaga poco después de ser encendida y la tenemos que encender varias veces, el deseo será muy difícil de cumplir y tendremos que trabajar con más dureza de la que esperábamos.