Ritual de la manzana para asegurar la fidelidad

Si bien es cierto que los celos pueden ser destructivos, también lo es que el amor suele llevar, de forma inevitable, a la duda. Si queremos asegurar la fidelidad de la persona a la que amamos, debemos conseguir, en todo momento, que ésta nos ame más que a nada. Para ello será necesario que nosotros la amemos tanto Como nos amamos a nosotros mismos Como segunda medida será necesario comprenderla y ayudarle a conseguir lo que realmente desea.

Este ritual, que proviene de la tradición gitana, nos servirá para estar seguros de la fidelidad de nuestra pareja. Sabiendo lo importante que es la confianza, es fácil comprender que aquello que sea capaz de calmar los celos será siempre bien recibido

OBJETOS NECESARIOS

Una manzana roja, madura

• Una Cinta blanca

• una imagen de nuestra pareja

• una tela blanca

La imagen puede ser una fotografía, un dibujo, un papel que lleve escrito el nombre de la persona amada o un Objeto que la represente con precisión. Dada la naturaleza repetitiva del ritual, lo más indicado Será recurrir a la segunda o la tercera opción.

RITUAL

• El día diez o el veinte del mes, pegar un mordisco pequeño a la manzana, tragando el pedazo sin masticarlo.

• Atar la imagen de nuestra pareja a la manzana mordida con la cinta blanca.

• Envolver la manzana con la tela blanca, atándola como una bolsa

• Dejar la manzana envuelta debajo del árbol más frondoso que encontremos ese día y alejamos de allí sin mirar atrás. Durante el transcurso del día no podremos volver a pasar por ese sitio.

• Repetir durante tres meses, en los días diez y veinte, hasta haberlo hecho seis veces, cambiando todos los ingredientes cada vez.