Primavera

PRIMAVERA


31- FUERZAS-PRIMAVERA

Recupera el entusiasmo por la vida

ENERGÍA

Yang

 

COMBINACIÓN

Este, Hombre, Amarillo, Doble felicidad, Prosperidad, Energía Volteadora

 

SIGNIFICADO

La energía yang de la primavera, al igual que la energía del sol y del este, es la energía del renacer, del regreso, de la juventud que se vuelve a asomar al mundo con entusiasmo. La carta dominante de la primavera nos invita a recuperar el entusiasmo por nuestra vida, la belleza de estar aquí, en el mundo, sumergidos en este maravilloso triunfo de la energía del universo, la expresión más perfecta de la armonía transformadora del Tao.

Por fin vuelve la primavera, y finalmente renacen las energías de la tierra y las de nuestra alma, las de la vida y la naturaleza. ¡Aprovechemos! Disfrutemos de la belleza de los colores de la naturaleza, la mejor terapia cromática de que podemos disponer; escuchemos la energía que emerge dentro de nosotros y del mundo, que se despierta en nuestro cuerpo y en nuestro espíritu, y no nos empeñemos en sofocarla ¡liberémosla!

Exterioricemos los gestos de amor que, espontáneamente, crecen en nuestro interior, la energía física y espiritual que se desliza y fluye en nuestro cuerpo, en los árboles, en las gotas de agua, en las moléculas del aire.

Sintonicemos nuestros sentidos con la energía de la naturaleza, una energía que no se manifiesta sólo durante la meditación o la relajación, sino que está de manera perenne en nosotros y a nuestro alrededor, en las formas de la naturaleza y en nuestros sentidos. Salgamos al aire libre e intentemos recargarnos con la energía de la primavera.

En abril, los días se alargan y los rayos del sol penetran en las sombras: su calor calienta el cuerpo y suaviza nuestro espíritu. Aprovechemos la luz del sol y el calor del día, para participar de la abrumadora energía de la naturaleza con todos nuestros sentidos. A ser posible, todos los días; no hace falta demasiado tiempo para escuchar la energía del mundo, basta dar un paseo por el parque o permanecer en silencio durante algunos minutos.

Si pasamos algún tiempo sumergidos en este «espíritu» de la naturaleza, sentiremos cómo nuestros sentidos y nuestro espíritu se abren espontáneamente, y cómo se agudiza nuestra sensibilidad. También lograremos percibir la energía, las imágenes, las voces y los sonidos de lo que está «más allá» de la naturaleza misma, la inmensa energía espiritual que nos hace sentir vivos y llenos de felicidad.

 

← ORÁCULO DEL FENG SHUI