-Prácticas hinduistas.

46-Un sadhu-metirta.online

Un sadhu busca a toda costa alcanzar la salvación. En la vida ascética, rechaza todos los placeres mundanos, renuncia al sueño y al sexo y a menudo exige imposibles a su cuerpo, como muestra la imagen.

Chakras y tantras

Según el tantrismo, una corriente religiosa (desde el siglo v) con gran influencia en el hinduismo y el budismo, el cuerpo requiere energía cósmica para poder vivir. En el principal canal energético del organismo, que discurre a lo largo de la columna vertebral, se sitúan seis chakras principales, que reúnen la energía cósmica y la distribuyen. Un séptimo chakra se localiza fuera del cuerpo, inmediatamente por encima de la cabeza (está en consecuencia en el aura). En el chakra inferior reposa, enroscada como una serpiente, la energía más elevada, la kundalini. Ésta, tras despertarse, va reptando hacia arriba y activa de ese modo todos los chakras, uno tras otro. Con la activación de los chakras mediante la ascensión de la kundalini, además de un incomparable sentimiento de felicidad también se despiertan al parecer fuerzas extrasensoriales.

47-Hevajra-metirta.online

En el tantra yoga, Hevajra es una de las deidades principales. Se le representa en azul marino, con ocho rostros, dos o dieciséis brazos y cuatro piernas. Su cabeza exhibe una tiara con cinco calaveras.

Por escritos tántricos se entiende textos atribuidos a los Vedas pero que carecen de todo carácter general vinculante. En lo formal, los tantras constan de conversaciones entre Shiva y su esposa Shakti. Su contenido versa sobre la creación y la destrucción del mundo, la veneración de los dioses y la adquisición de fuerzas sobrenaturales, que culminan en la unión con lo supremo.

Ascetismo y yoga

El hindú busca métodos y caminos para conseguir la salvación. En el ascetismo se libera de todas las posesiones materiales, prescinde del sueño, de la alimentación o de comodidades y de la sexualidad. En ocasiones evita a otras personas porque no quiere hablar. El ascetismo es un paso pequeño pero importante en el camino de la salvación. Está al servicio del propósito de elevar y sanar la energía espiritual. El yoga (en sánscrito «reunir, conectar») se orienta hacia lo divino. A través del yoga, uno se libera del miedo y adquiere poder sobre el propio cuerpo, como en el hatha yoga. El bhakti yoga fortalece la entrega amorosa a Dios, mientras que el kundalini yoga conduce a niveles de conciencia más elevados.

48-La sílaba Om-metirta.online

La sílaba «Om» o «Oum» (aquí aparece escrita en rojo sobre una pared blanca) equivale a la división tripartita del mundo: cuerpo, espíritu, inconsciente, y se considera parte esencial de los mantras más importantes.

La sílaba sagrada del hinduismo

«Om», «Oum» o «Aum es el símbolo de lo Absoluto y la sílaba sagrada del hinduismo. El símbolo «Om» equivale a la división tripartita del mundo: cuerpo, espíritu, inconsciente. «Om», el sonido primigenio, contiene la totalidad del cosmos y es parte esencial de los mantras más importantes. «Om» es el símbolo de brahman, difícilmente reconocible, y contiene pasado, presente y futuro. Aquel que utiliza «Om» en la meditación quiere penetrar hasta la verdad absoluta. Para los practicantes de yoga, el sonido «Om» es el origen de la creación y a través de él el hombre encuentra el camino de regreso a sus orígenes.

49-advaita yoga-metirta.online

En el advaita yoga, la Tierra no es más que una ilusión. En esta especial técnica de yoga se busca la quietud absoluta del pensamiento. En ella, al yogui sólo le queda una imagen amorfa de sí mismo, que al final también debe desvanecerse.

Bhakti: la entrega completa

Bhakti quiere decir entregarse completamente a un dios. En concreto Krishna, la encarnación de piel azulada de Vishnú, recibe este tipo de veneración de los creyentes. Bhakti hay que interpretarlo de modo muy emocional; tiene su origen en el sentimiento y sucede de forma que el creyente siente como dolorosa la separación de Dios y lo expresa de modo visible. Con ello confía superar la separación. Bhakti no puede ser utilizado para satisfacer un deseo determinado, puesto que esta forma de amor a Dios mantiene en jaque todos los deseos, y va más bien acompañado de la renuncia, porque ya sólo se quiere a Dios. Según el bhakti yoga, el hombre vive en la dicha suprema cuando conoce y ama a Dios. El símbolo de esto es imaginarse ser Rhada, la amante de Krishna, aunque el amor entre Dios y amante representa una unión mística. Bhakti es también misericordia, la compasión y, de ese modo, una fuerza espiritual que se apoya en el atman.

Práctica y significado de los mantras

Los mantras son expresiones místicas —a menudo letras del alfabeto sánscrito, sílabas o frases incompletas— atribuidas a determinados ritos o dioses a fin de desencadenar algún tipo de reacción. En este sentido, mantras («canto para la liberación») como la sílaba Om son sonidos sagrados y, desde el punto de vista de los creyentes, portadores de energías. Algunos mantras son nombres de deidades o seres raros, con cuya energía uno se puede conectar mediante la repetición del nombre.

En Occidente es muy conocido por ejemplo el mantra «Hare Krishna». Se supone que la recitación repetida de estas palabras, en tanto que modelos de vibración mental y fonética, se traduce en resultados tangibles. Los mantras se consideran enérgicos y poderosos. Por tanto, quien los aplique de forma correcta y responsable debe saber lo que un mantra determinado significa, para no lanzar al universo mensajes inoportunos o conseguir cosas que no se pretendían.

 

←HINDUISMO