PINTURA ISLÁMICA

El arte islámico tiene un carácter esencialmente decorativo en todas sus manifestaciones, y por eso su expresión pictórica no rebasará dicha limitación siendo empleada únicamente como adorno de la arquitectura o de trabajos de artesanía, como alfombras y cerámicas. Estaba basada en decoraciones clara-mente abstractas, en las que triunfó el arabesco, obtenido por el deseo del artista de crear con la línea composiciones decorativas. Algunas veces aparecen también flores o figuras estilizadas de animales, pero son bastante raras, como también lo es la figura humana. Los colores presentan una característica magnificencia, lograda con el uso frecuente del verde y el oro, el azul y el oro, y así sucesivamente.

 

←HISTORIA DE LA PINTURA

←ARTE