Oeste

OESTE


28- FUERZAS-OESTE

No tengas miedo a lo desconocido

ENERGÍA

Yin

 

COMBINACIÓN

Madre, Azul, Metal, Energía Concéntrica, Reflexión

 

SIGNIFICADO

En numerosas culturas tradicionales, el oeste es la dirección en la que todo se cumple, en la que ya se es lo suficientemente maduro para que se puedan alcanzar los propios objetivos.

La energía yin del oeste nos estimula —más suavemente que la energía del norte— a hacer un alto en el camino y recapacitar sobre nuestra existencia, sobre todo lo que ha sido nuestro estilo de vida hasta el momento; nos invita a explorar dentro de nosotros a través de la meditación y la reflexión, para poder saber si, hasta ese momento, nuestra vida ha seguido la armonía de las energías del Feng Shui o si, por el contrario, estamos dejando escapar esta ocasión (que nos es dada en esta vida), malgastando nuestras energías en actividades inútiles y en una existencia que no es auténtica. El oeste es el lugar del miedo hacia lo desconocido, pero también es el lugar de la utopía, el lugar donde se cumplen nuestros deseos y sueños. El oeste nos incita a abandonar el miedo, a volver a encontrar el valor energético e inquietante de nuestras imágenes.

Vivimos en un mundo en el que las imágenes se han convertido en el único lenguaje compartido universalmente.

Vivimos en una realidad, cuyas imágenes son un arma en poder de los más fuertes, cuya proyección bombardea mente y cuerpo, condicionando nuestra fantasía y nuestra imaginación.

Son imágenes externas, dirigidas desde la televisión; imágenes que desfilan, rápidas y sin significado, en los treinta segundos de los anuncios publicitarios; imágenes de videoclips con significados desvitalizados; imágenes ruidosas y fantasmagóricas de videojuegos.

Es el mundo de las imágenes de todo tipo y en directo. Un mundo que nos rodea —y nos escandaliza— profundamente, subliminalmente.

Pero el mundo de las imágenes no es sólo estile. Hay imágenes que despiertan nuestras sensaciones y emociones más profundas, emociones que nos pertenecen sólo a nosotros. Es nuestra historia que vuelve a reaparecer en forma de imágenes, que nos sorprende, nos afecta, nos revela un espacio emocional de gran valor que habíamos olvidado porque estaba enterrado bajo el polvo del tiempo.

El oeste nos ofrece la alegría de volver a descubrir nuestras imágenes. Hagamos que forme parte de nuestra biografía, de nuestra existencia, de nuestros deseos.

Volvamos a apropiarnos de nuestros sueños.

 

← ORÁCULO DEL FENG SHUI