MITOLOGÍA DE GRECIA – MITO Y SOCIEDAD.

2-las panateneas-metirta.online

LAS PANATENEAS Relieve de los frisos del Partenón que representa a unos atenienses con el toro del sacrificio en las Panateneas anuales, antiguas fiestas en honor de su diosa protectora, Atenea, y el acontecimiento religioso más importante y brillante del calendario ateniense. En ellas, ciudadanos destacados y representantes de todos los territorios de la ciudad ofrecían animales a la diosa. Los sacrificios tenían lugar en el momento culminante de la celebración, con una gran procesión que acababa con la entrega de una nueva túnica bordada (peplos) a la estatua de Atenea en el Partenón, su principal templo.

Costumbres públicas y privadas

SOLAAGUILAR-336x280px

Aunque los orígenes de las antiguas creencias religiosas griegas continúan envueltos en oscuridad, el panteón griego ya estaba claramente establecido hacia 750 a.C. Sus principales figuras desempeñan un papel destacado en los grandes poemas épicos de Homero, La Ilíada y La Odisea, que probablemente fueron compuestos en esa época y muestran signos de una tradición poética muy antigua. Los griegos creían que su vida y su destino estaban regidos por múltiples divinidades, las más importantes de las cuales eran los Olímpicos, los dioses y diosas que vivían en el monte Olimpo. Una estatua del dios Hermes podía señalar la entrada de una casa griega, mientras que el hogar estaba consagrado a Hestia. Se rendía culto a los héroes, por lo general hijos de un dios y una mujer, en calidad de espíritus eternos que podían interceder en favor de los mortales. Se consideraban ejemplares su valor y su nobleza, y sus batallas contra los monstruos eran temas populares en el arte y la literatura. Muchos estados tenían a una deidad o un héroe como fundador o protector, pretensión que se apoyaba en mitos como el de la competición entre Ateneo y Posidón. Algunas familias nobles aseguraban descender de un héroe, un Argonauta, por ejemplo. También se rendía culto como divinidades a una serie de cualidades abstractas positivas, como la «Justicia» o la «Juventud». En un extremo más tenebroso, los griegos temían caer víctimas de las fuerzas de la oscuridad, como las Furias o la hechicera Hécate. Los Olimpos eran objeto de los cultos más populares y extendidos. La mayoría de los ritos religiosos en su honor tenían lugar en santuarios consagrados al dios o la diosa en cuestión, cuya estatua se alzaba en un templo que constituía el centro del santuario. Delante del templo, al aire libre, los sacerdotes realizaban sacrificios en un altar mientras los fieles observaban, en algunos casos en una stoa (galería cubierta), y después comían la carne asada del animal sacrificado.

3-Oinochoe-metirta.online

Oinochoe (copa de vino) de figuras rojas de h. 450400 a. C. decorado con una escena de un rito sacrificial. El sacrificio a los dioses, como acto de agradecimiento, súplica o propiciación constituía un punto fundamental de las prácticas religiosas griegas. En los ritos oficiales como las Panateneas era normal el sacrificio de animales, pero en la vida privada se presentaban también ofrendas de vegetales, miel o queso.

Entre las ofrendas votivas, que se colocaban alrededor del templo y en las escaleras, había estatuas de bronce, marfil y, para los menos acaudalados, de terracota. Fuera de los santuarios de los Olímpicos se presentaban ofrendas a otras figuras divinas o semidivinas, como los héroes, en numerosos altares y lugares sagrados. Los templos eran importantes centros públicos para la expresión de la cultura estatal. En sus frisos y pedimentos solían aparecer batallas mitológicas entre las fuerzas de la civilización, representadas por la ciudad-estado y los Olímpicos, y las fuerzas de la transgresión y la barbarie, representadas por gigantes y monstruos. Los atenienses del siglo V a.C. poseían dos instituciones para narrar los mitos a gran escala: el teatro y los recitales de poesía. Atenas creó el teatro como gran espectáculo público en el que unos 16.000 ciudadanos podían presenciar las tragedias, casi siempre basadas en mitos y leyendas. La poesía, sobre todo la de Homero y Hesíodo, era recitada por profesionales, los rapsodas, y se declamaban La flúida y La Odisea completas en las Panateneas. Se encargaban y leían en público poemas sobre mitos para conmemorar acontecimientos como la victoria de un ciudadano en los Juegos Olímpicos, por ejemplo. La educación y la vida intelectual contaban con el soporte de la mitología. Los mitos narrados por Homero y Hesíodo constituían el núcleo de la enseñanza y fueron tema de debate entre filósofos, científicos e historiadores a partir del siglo V a.C.

4-Placas pectorales-metirta.online

Las deidades también servían de ornamentación a las joyas. Placas pectorales de bronce de Camiro, Radas, con la imagen de la diosa Artemisa. Siglo VII a. C.

El simposio

Se decoraban numerosos objetos domésticos con escenas mitológicas, sobre todo las copas, jarras y vasijas que se utilizaban en el simposio, simposion en griego, «beber juntos» o «banquete».

El simposio era un importante acontecimiento social para los hombres griegos. Se tendían en divanes y bebían (beber vino tenía un profundo carácter ritual), conversaban, se divertían y cimentaban vínculos políticos y sociales. Se recitaban poemas de tema mitológico y se entonaban canciones de poetas famosos. Las únicas mujeres que asistían eran contratadas y se encargaban de la, música, el baile y el sexo. En la ilustración (arriba), tomada de una vasija, aparecen dos mujeres desnudas, quizá animadoras, en un simposio.

 

LA LENGUA GRIEGA

Al actual conocimiento de la mitología griega contribuye el hecho de que se hayan encontrado innumerables inscripciones y documentos en lo que constituía el antiguo mundo helénico. Al igual que el latín y el inglés, por ejemplo, el griego pertenece a la familia del indoeuropeo y es una lengua escrita desde hace unos 3.000 años. Si bien el griego moderno difiere considerablemente del antiguo, emplea un alfabeto (véase recuadro) que ha permanecido en gran medida inalterado durante unos 2.500 años. Se desarrolló a partir de un alfabeto semítico (probablemente fenicio), hacia 950 a.C., y durante muchos siglos existieron numerosas variantes locales. En 403 a.C., la variante oriental, denominada jónico, pasó a ser el griego normalizado, al ser adoptado como alfabeto oficial de Atenas, centro de la vida intelectual griega.

SOLAAGUILAR-728x90px

 

←MITOLOGÍA DE GRECIA

←MITOLOGÍA MUNDIAL

←HISTORIA DE LA MITOLOGÍA