MITOLOGÍA DE GRECIA – APOLO.

18-apolo tocando la citara-metirta.online

Apolo, patrón de la música, tocando la cítara. Stamnos (Jarra de vino) de figuras rojas, h. siglo V a. C.

El dios radiante

Según el mito, Apolo era hijo de Leto y Zeus y hermano gemelo de la diosa Artemisa. Nació en Delos, emplazamiento de la celebración más importante de su culto, razón por la cual también se le conoce como Apolo Délico. El otro emplazamiento más importante del culto apolíneo era Delfos (véase recuadro, abajo). Su abuela era la Títánide Febe y en ocasiones se le denomina con la forma masculina de este término, Febo («Radiante»). En época posterior empezaría a asociársele con la luz y el sol.

SOLAAGUILAR-336x280px

Apolo posee una de las gamas más amplias de atributos divinos y su representación más extendida es la de un joven muy apuesto. Protector del tiro con arco, sus flechas llevaban enfermedad y calamidades a los humanos pero, paradójicamente, también era protector de la medicina y padre de Asdepio, el más grande de los médicos míticos. Protector asimismo de la música y de las artes, suele aparecer con una lira. Según cierto mito, el sátiro Marsias recogió la flauta que había maldecido Atenea  y se atrevió a desafiar a Apolo a una competición musical. Al igual que la mayoría de los Olímpicos, Apolo detestaba que se pusiera en entredicho su poder, y cuando Marsias perdió, el dios ordenó que lo desollaran vivo por su insolencia. Apolo vivió numerosas aventuras amorosas, la mayoría de las cuales acabaron trágicamente. Casandra, hija del rey Príamo de Troya, accedió a entregarse al dios, quien en compensación le prometió el don de la profecía, pero como la muchacha no cumplió su palabra, Apolo añadió a su don el detalle de que nunca la creyeran.

19-Consulta al oráculo-metirta.online

Consulta al oráculo de Des. Temis («ley fijada») sentada en el trípode (izquierda). De un vaso de figuras rojas, h. 440 a. C.

Delfos, centro del mundo

Un mito cuenta que Zeus soltó dos águilas desde extremos opuestos de la tierra para que descubriesen el centro exacto del mundo. Se reunieron en Delfos, que pasó a ser uno de los lugares de culto más importantes para los griegos y principalmente santuario de Apolo.

Zeus señaló el punto de Delfos en el que se encontraron las águilas con una gran piedra llamada ónfalos («ombligo»), protegida por una serpiente monstruosa, Pitón. Apolo estableció allí su santuario y mató a Pitón, acto por el que cumplió penitencia en Tesalia durante nueve años, transcurridos los cuales regresó a Delfos. Al oráculo que fundó en el lugar acudían a consultar ciudades e individuos y sus profecías aparecen en los mitos y en la historia. En el templo del oráculo había una sacerdotisa, la Pitia (de Pitón, por lo que encontramos con frecuencia el epíteto «Pítico» aplicado a Apolo), que hacía profecías sentada en un trípode en respuesta a las preguntas de los visitantes. Hablaba en tono frenético, como enloquecida, y los sacerdotes transcribían sus palabras en verso o prosa. Los griegos creían que sus predicciones siempre se cumplían, si bien al principio podían interpretarse erróneamente. Delfos era la sede de los Juegos Píticos, gran acontecimiento deportivo instituido por Apolo que se celebraba en honor del dios cada cuatro años. Tenía lugar el tercer año de la Olimpiada, el intervalo de cuatro años entre los festivales atléticos más famosos en honor de Zeus, en Olimpia: El período que distanciaba unos Juegos Píticos de los siguientes se denominaba Pifiada.

SOLAAGUILAR-728x90px

 

←MITOLOGÍA DE GRECIA

←MITOLOGÍA MUNDIAL

←HISTORIA DE LA MITOLOGÍA