LOS SÍMBOLOS DE LA VIDA ESPIRITUAL – ILUMINACIÓN Y TRANSFORMACIÓN.

16-Sermón de la flor. Buda

Sermón de la flor. Buda.

FLOR

Según cuenta una influyente historia, los discípulos de Gautama Buda le pidieron que describiese la iluminación, y él se limitó a enseñar una flor, darle vueltas con los dedos y sonreír. La no-respuesta trascendente del «sermón de la flor» simbolizaba u estado más allá de cualquier definición verbal. La flor ligada específicamente a la iluminación es el loto, símbolo del despliegue de la sabiduría espiritual. Representa la naturaleza del propio Buda, que con frecuencia aparece entronizado en una flor completamente abierta, representación del nirvana, o libe ración final de la rueda del ser.

El loto abierto también es un símbolo de la luz definitiva en el taoísmo, y de la pureza suprema en el hinduismo.

 

 CIRCUMAMBULACIÓN

En el budismo, el camino de la iluminación está simbolizado por una circumambulación alrededor de un templo, rito que se considera un modo de que el fiel se ponga en sintonía con los ritmos cósmicos. Tanto en el hinduismo como en el budismo, el sentido tradicional es el de las agujas del reloj, siguiendo el trayecto que parece describir el sol alrededor de la tierra. En La Meca, los musulmanes se acercan simbólicamente al séptimo cielo dando vueltas el sentido contrario, el de la rueda polar las estrellas.

 

 CAMBIOS DE FORMA

EI concepto de una transformación o una liberación espiritual respecto al plano material de a existencia tiene uno de sus símbolos más frecuentes en el cambio de forma, que es indicio de poderes sobrenaturales en un sinfín de leyendas y mitos sobre divinidades que se metamorfosean a su voluntad en animales. Los disfraces de los chamanes y los magos (pieles de animales, picos de pájaros y otros) pretendían simbolizar la facultad de estos personajes de cambiar de forma, trascender la naturaleza y visitar los reinos del espíritu.

 

ALQUIMIA

La antigua pseudociencia de la alquimia simbolizaba la creencia de la humanidad en que era posible descubrir un modo de transformar la materia imperfecta en espíritu perfecto, pero no por medios religiosos, o gracias a técnicas de meditación, sino por obra de la química. El fundamento teórico era que, puesto que los elementos de la materia pueden cambiar de forma, debe ser posible reducirlos a una esencia original (materia prima), y a continuación utilizar el poder unificador y transformador del fuego  para crear paso a paso un misterioso catalizador —la piedra filosofal — capaz de convertir metales viles en oro y, por lo que respecta al plano espiritual, lograr una iluminación que supere la bajeza humana.

El metal más vinculado a la transformación era el mercurio (también llamado «plata líquida»), por su facilidad de amalgamarse con otros metales. En China el mercurio estaba relacionado con el dragón y con elementos líquidos corporales como la sangre, el semen y el agua; también poseía un simbolismo de transformación para los hindúes, como metáfora del flujo de energía del yoga.

Sehel Island (Elephantine) in Aswan, Egypt

Rio Nilo.

AGUA

El agua, como el fuego, es un antiguo símbolo de transformación. He ahí el sentido simbólico del gran diluvio que aparece en la mitología mesopotámica antes de que fuera escrito el relato bíblico sobre y el arca. Los delitos, injusticias y locuras de los hombres se deshacen de nuevo en las profundidades de donde emergió la vida, y así, empezando desde cero, la civilización resurge sin mácula moral.

 

 CUEVA

La mitología y las leyendas presentan las cuevas como lugares mágicos. Existen muchos relatos sobre personas que entran en ellas salen transformadas. Podrían ser el resultad de su uso en los antiguos ritos de iniciación la cueva se convierte en un símbolo del descenso a la tumba, seguido de un «renacimiento» a la sabiduría o la madurez. Muchas grietas y cuevas abrigaban oráculos. En Lebadea, Grecia, había una cueva que, según se decía, atraía a las profundidades a quien pusiera el pie en una grieta y restituía a esa persona en un estado de iluminación.

 

 INICIACIÓN

El tránsito entre dos estados de la vida es el contenido simbólico de la iniciación, un rito de paso con antiguas raíces y que no falta en casi ninguna sociedad. A pesar de la extrema diversidad que puede haber entre los ritos, todos comparten una misma base: la idea de una «muerte» simbólica seguida de un renacimiento. Algunos de los más primitivos llegaban al extremo de echar tierra sobre los candidatos; otros escenificaban el paso del iniciado por el cuerpo de un ser asociado a la transformación, como la serpiente.

La circuncisión es un antiguo rito iniciático y transformador presente en diversas sociedades, como la judía que circuncidaba a los niños en parte por razones higiénicas y en parte para marcar su pertenencia al «pueblo elegido» de Dios. En Liberia, donde la circuncisión formaba parte de los ritos de la pubertad, se decía que las (Ironices del pene del iniciado eran marcas de un cocodrilo que se los había tragado como niños y los había devuelto como adultos.

7-Delfin.metirta.online

DELFÍN

La afinidad de los delfines con los seres humanos hizo que fueran símbolo de transformación en las leyendas grecorromanas. Tenían una relación muy especial con Dioniso (Baco), a quien se atribuía la facultad de transformarse en un delfín para llevar a los fieles cretenses a su santuario de Delfos. El delfín es una alternativa a la ballena como «gran pez» que engulle a Jonás en el mito bíblico de transformación de este profeta.

 

 VINO

En muchos ritos religiosos de la Antigüedad el vino tenía un papel básico como símbolo de transformación espiritual, debido a la apariencia misteriosa y casi mágica de su elaboración a partir del jugo de las uvas prensadas, y porque también cambiaba a la persona que lo bebía. El tránsito simbólico desde la condición humana hasta la divina, de energía inagotable, era el objetivo de los ritos orgiásticos, con gran consumo de vino, asociados al culto de Dioniso (Baco). No es indiferente que en el Nuevo Testamento Jesús realice su primer milagro transformando el agua en vino durante una boda en Caná, ni que en el transcurso de la Última Cena insinúe una transformación más profunda del vino en su propia sangre, vertida para redimir a la humanidad.

 

PUENTE

Las connotaciones simbólicas del puente son de transición y de transformación, de ruptura decisiva entre dos estados. En la mitología indoirania, Chinvat Parvatu, el Puente del Separador, simbolizaba la dificultad de superar con bien el paso desde la muerte hasta el otro mundo. Al igual que el puente islámico al paraíso, cuya anchura es la de un pelo, era tan estrecho que solo las almas de los justos podían cruzarlo sin caer al infierno.

18-Puente medieval. S.VIX. La Pobla de Lillet. Barcelona.metirta.online

-Puente medieval. S.XIV – Románico. La Pobla de Lillet. Barcelona.

El título de pontífice que lleva el Papa deriva del Pontifex maximus (Primer constructor de puentes) de la clase sacerdotal de la Roma pagana, quien al igual que el Papa era el arquitecto simbólico del paso desde el plano material hasta el plano espiritual.

 

 RANA Y MARIPOSA

La popularidad de la rana como símbolo de transformación en tos leyendas y el folclore no se debe tan solo a su impactante conversión de renacuajo en anfibio locuaz, sino a sus rasgos humanoides. Estos son la base del cuento de hadas de los hermanos Grimm sobre una rana que se convierte en guapo príncipe, y de muchas historias de personas transformadas en ranas, o viceversa. Si la rana representa una evolución en el plano físico, la mariposa, ser de etérea belleza que procede de una simple oruga, se lleva la palma como símbolo poético de transformación física y espiritual.

 

←LOS SÍMBOLOS DE LA VIDA ESPIRITUAL

←LA FE EN LAS CIENCIAS OCULTAS