LOS SANTÍSIMOS SACRAMENTOS Y LA MISA

Los sacramentos

La Iglesia católica reconoce siete sacramentos (del latín sakramentum, «misterio religioso»): bautismo, confirmación, matrimonio, eucaristía, penitencia, extremaunción y órdenes sagradas. Los anglicanos y los evangelistas, en cambio, sólo consideran sacramento lo que está unido directamente con Jesús y al mismo tiempo muestra un signo visible. Los protestantes reconocen, por tanto, sólo dos sacramentos: el bautismo y la eucaristía, los otros están considerados como ritos.

50-eucaristia-metirta.online

El sacramento de la eucaristía es un elemento central de la misa católica. La simbólica transubstanciación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo conmemoran el sacrificio de Jesús, que redimió a los hombres de su culpa.

La misa

La misa católica incluye diversas etapas: la lectura de las escrituras, la eucaristía y diversos cantos y oraciones. Por regla general, la misa se abre con un canto, que da paso a un corto acto de penitencia y posteriormente a una lectura o un salmo del Antiguo Testamento. A continuación, siguen, interrumpidos por cantos, una segunda lectura y un salmo, y después el Evangelio. Tras la proclamación de la fe en el Credo, se procede a la celebración del sacramento de la eucaristía por medio del arrepentimiento reiterado. El sacerdote pronuncia una oración durante la consagración, a la que sigue la transubstanciación del pan y el vino en el cuerpo y la sangre de Cristo (en recuerdo de su sacrificio).

51-bautismo-metirta.online

Los recién nacidos son bautizados por regla general pocas semanas después de nacer para acogerlos lo antes posible en el seno de la Iglesia. En la Edad Media se creía que los niños que morían sin ser bautizados no entraban al cielo.

 

Después del padrenuestro —la oración principal de todas las confesiones—, los fieles comulgan, siempre que hayan recibido la Primera Comunión. Hacia el final de la misa, se bendice y despide a los fieles. En las festividades especiales, la misa sufre algunas variaciones, ya que se hacen referencias a la fiesta correspondiente. Los protestantes reciben la comunión sólo después de haber sido confirmados, y celebran un oficio eucarístico aparte.

El domingo

El domingo se convirtió en la versión cristiana del sabbat judío, el séptimo día de la semana. En este día se oraba y se celebraba la santa misa. La tradición de no trabajar durante esta jornada se transformó en una ley, respetada rigurosamente hasta hace poco; en los últimos tiempos, sin embargo, la prohibición de trabajar en domingo se ha hecho cada vez más flexible.

52misa-metirta.online

El domingo por la mañana los católicos se reúnen en la misa. El domingo es el día en que no se trabaja: el “día del Señor”.

 

Los cristianos redefinieron el domingo, originariamente dedicado al sol, como día de la luz, es decir, «del señor». Este sentido se ha conservado hasta la actualidad en el nombre asignado al día en algunos idiomas, entre ellos el español, el italiano (domenica) o el francés (dimanche).

 

←EL CRISTIANISMO