LEYENDAS DEL PAÍS VASCO – El gentil vencido.

Una vez vivía en jentilbatza un gentil muy forzudo, al que ninguno de sus compañeros había podido vencer. Tenía dominados a todos los demás gentiles. Pasaba su tiempo entre lentilbatza y Leizadi, y al revés. Y en una ocasión, al ver que ninguno de los gentiles quería luchar con él porque estaban seguros de ser derrotados, pensó en ir a donde vivían los cristianos, a ver si allí encontraba a algún hombre que quisiera medir con él sus fuerzas.

Bajó hacia Lazcano, y por el camino encontró a un muchacho de catorce años. Le preguntó: «¿Tú eres un hombre fuerte?». El muchacho contestó: «¡No! Yo no soy aún hombre». Siguió hacia Sempe, y encontró en el camino a un anciano. Y le preguntó: «Tú eres un hombre fuerte?». El anciano respondió: «¡No! Yo ya no soy un hombre». Y le aconsejó que si buscaba un hombre muy fuerte, que fuese a alguna ferrería de Beasain. Entonces el gentil fue a una ferrería de Beasain y allí exclamó: «¡A ver si hay alguien aquí que sea capaz de doblarme los dedos!». Un ferrón cristiano salió y le dijo: «Yo te voy a coger con mis dedos». Y tomó una tenaza y agarró con ella al gentil por la nariz. El gentil intentó soltarse; mas al ver que no podía, gritaba para que el cristiano aflojara las tenazas. Pero el ferrón no soltó al gentil hasta que le arrancó las narices.

Entonces el gentil regresó llorando a lentilbatza. Sus compañeros le preguntaron qué era lo que le había sucedido, y él contestó solamente: «El cristiano tiene malas artes».

Desde entonces los gentiles temieron mucho a los cristianos.

 

←LEYENDAS DEL PAÍS VASCO

←CC.AA.PAÍS VASCO

← CC.AA.

←ESPAÑA