Las Estaciones

26-Las estaciones,Botticelli.metirta.online

Significado

La danza circular estacional del ciclo anual viene precedida por la primavera y la renovación. Es tiempo de integrarte para regresar a la totalidad como parte de la naturaleza y no alejada de esta.

Es tiempo de abrir los brazos como si estuvieras volando para abrazar el cambio.

Sea cual sea el tema de tu pregunta actual, la respuesta es: metamorfosis. Todo en la vida existe dentro del marco de la naturaleza que está constituido por el nacimiento, el crecimiento, la muerte y el renacimiento.

Lo que nos enseñan las estaciones es que siempre hay un renacer tras el invierno, época en que todo muere y yace dormido bajo tierra, aguardando la renovación de la primavera.

La muerte no es el final, incluso para los humanos, cuya forma física muere, pero cuya alma es inmortal y continúa renaciendo en otras formas. Mejor que montar nuestras tiendas de campaña en la falsa realidad de la permanencia, estaremos mejor servidos si construimos nuestras casas en el seguro conocimiento del cambio. ¿Estás tratando de establecer un acuerdo inflexible, por el que te mantengas inamovible hasta que la muerte haga su parte sin tener escapatoria?

Es hora de crear un espacio humano que sea ¡más respirable y realista! ¿La más mínima mención a la adaptabilidad te produce un sudor frío? ¡Ah!, es hora de hacer del cambio tu aliado.

¿Te han dicho que necesitas elegir una carrera, optar solo por una cosa, o amar a una sola persona, o compro-meterte con una sola causa? Es hora de transformar tus creencias, porque no te sirven.

¿Quizá estés contemplando un cambio de dirección para tu vida y quisieras saber si este es un buen momento para llevarlo a cabo? ¡Es hora de ir a por ello!

Como el cambio es la única constante en el universo, ¿por qué no colocar un letrero en la puerta dándole la bienvenida y ¡pasártelo lo mejor que puedas!?

solaaguilar-728x90px

Meditación

Busca tiempo y un lugar donde puedas estar tranquila. Y cierra los ojos.

Respira profundamente y exhala, forzando todo el aire fuera de los pulmones.

Inhala profundamente y exhala un poco, y te detienes; enseguida, exhala un poco más y te detienes; después, exhala otro poco más y te detienes; finalmente, exhala el resto.

Haz una inspiración profunda y espira lenta y suavemente.

Respira lenta y profundamente y, al exhalar, percibe un árbol de hoja caduca en invierno.

Puede tratarse de un árbol que conozcas, o uno que exista en tu imaginación. Pon gran atención en este árbol, acércate a él y examínalo.

Ahora inspira y espira hacia tu útero. Coloca tu experiencia del árbol dentro de tu útero y, mientras sigues respirando, intenta transformarte en el árbol.

Mira o siente cómo tus brazos se convierten en ramas. Siente cómo tus pies se extienden hacia abajo, en la profundidad de la tierra, como si fuesen raíces. Siente cómo tu tronco se convierte en el del árbol.

Ahora percibe que tu sistema nervioso reduce su velocidad y se vuelve más inmóvil, como el del árbol.

Al ser invierno, hace frío y no tienes hojas. El viento sopla y tus ramas se flexionan. ¿Cómo te sientes? Ahora está nevando y estás enterrada en copos de nieve.

Date cuenta de cómo lo sientes. Sale el sol y gradualmente la nieve se funde y penetra en la tierra; finalmente llega hasta tus raíces.

La temperatura -exterior está caldeándose. La tierra ya no está helada. El sol brilla más intensamente y la luz exterior dura más.

Es hora de que eches brotes. Intenta darte cuenta de cómo se siente.

Poco a poco, va subiendo la temperatura más y más, y tus brotes se transforman en hojas, en flores, o en ambas cosas.

Entonces hace mucho calor y el clima está muy seco durante semanas enteras. Finalmente, llega la lluvia: cae tanta agua que se inunda todo. Por último, toda el agua penetra en la tierra.

Ahora la temperatura comienza a bajar y la luz empieza a ser menos brillante. Ha llegado el tiempo en el que tus hojas cambien de color.

Estás preparándote para tu sueño invernal. Ahora hace frío y tus hojas se caen con el fin de concentrar toda tu energía en tus raíces.

Te vas deteniendo lentamente. No se consume energía en nada, excepto en dormir.

Sumérgete en ese reposo y prepárate para la primavera. Percibe cómo te sientes.

Es hora de volver a ser humano.

Respira profundamente hacia tu útero, inhalando y exhalando. Después respira profundamente y exhala lentamente, tomando conciencia primero de tus pies.

Respira profundamente y, al exhalar, toma conciencia de todo tu cuerpo.

Respira profundamente otra vez y, cuando estés preparada, abre los ojos.

¡Bienvenida a tu ser!

 

← ORÁCULO DEL ETERNO AMOR

← ORÁCULOS