LAS CRISIS CÍCLICAS DEL CAPITALISMO – ENTRE LA CRISIS DEL PETRÓLEO Y LA PRÓXIMA 1985-2006,

1985 y 1986

Dos años de bonanza económica. E11986 España entró a la Unión Europea, como miembro de pleno derecho, gracias al régimen democrático implantado.

1987

La euforia de los dos años anteriores quedará frenazo por un lunes negro a la Bolsa de Nueva York. El Dow Jones, el índice americano, que había empezado el año con 1.900 puntos y tenía que llegar a los 2.722 puntos, bajó hasta 1.740 puntos el 19 de octubre, puesto que perdió un 22,6% de su valor en un solo día. Kenneth Galbraith, Premio Nobel de Economía, habló de una situación paralela a la del 1929, pero se equivocó. Esta vez la economía americana tenía una base más sólida y la bajada de los valores en bolsa fue un susto más de los que hay en estas instituciones.

1988, 1989 y 1990

Años positivos. E11989 cae el muro de Berlín, que anuncia el fin de un imperio que ha dominado medio mundo durante cerca de setenta años. E11990 Alemania se reunifica y la euforia se enfría con una nueva alza del pie del petróleo.

1991

Guerra en Irak y desguace de la Unión Soviética. La economía de los Estados Unidos entra en recesión, con una crisis financiera y del mercado inmobiliario. En los Estados Unidos «los hechos no justifican aún el temor de que el mundo se está hundiendo. Sin embargo, sí alerta a la gente de todas las partes de que el largo boom americano de la década de los ochenta ya forma parte de la historia» (Paul Samuelson: «La recesión en EE. UU quebranta la economía mundial», El País, 5 de enero de 1991). La Bolsa de Nueva York baja y las de Londres y Tokio la siguen. Hay tantas razones como analistas consultados. No hay nada más fácil que encontrar un defecto en una economía como la de los Estados Unidos. El presidente Bush suda la gota gorda.

1992-1993

Los Estados Unidos han superado la recesión igual que la mayoría de países desarrollados. No es el caso de España, que tiene que realizar sucesivas devaluaciones de la peseta. Los Juegos Olímpicos de Barcelona se celebran en un ambiente de incertidumbre económica, pero aun así su resultado es positivo en todos los aspectos. El 1992 la bolsa vuelve a hacer el loco. Los llamados cinco sabios alemanes pronostican un mal año 1993.

1994-1998

La economía mundial entra en unos años de expansión. Aun así, el agosto del 1998 hay una baja repentina de las cotizaciones a la bolsa. La razón es que las cotizaciones habían subido mucho los años anteriores y ahora se corrigen los excesos. Pero los analistas prefieren dar la culpa a hechos exteriores: la suspensión del pago de la deuda externa de Rusia, seguido de la devaluación del rublo, la crisis asiática o la situación en la América Latina. El Fondo Monetario Internacional baja los tipos de interés y anuncia que se ha evitado una recesión mundial.

El noviembre del 1998 en los Estados Unidos, suspende pagos lo LongTerm Capital Management (LTCM), un fondo de inversión que invertía en activos que tenían más riesgo que los tradicionales, como todos los hedge funds. Entre sus gestores había Myron Scholes y Robert Merton, que el 1997 habían recibido conjuntamente el premio Nobel de Economía. Se consideraban especialistas a encontrar soluciones matemáticas, aplicables en las operaciones de bolsa. El prestigio de los dos Premios Nobel atrajo abundantes inversores. El fondo llegó a pagar un 4o % sobre el capital invertido, pero después acumuló fuertes pérdidas. A causa de su volumen, era considerado un fondo de inversión too big tono fad. En consecuencia, la Reserva Federal pidió a la gran banca americana que interviniera el banco y repartiera los activos. El banco tenía una importante cartera de hipotecas subprime (veáis seguidamente).

La suspensión de pagos del Long Term Capital Management tendría que haber sido una advertencia del que pasaría unos cuántos años después, pero nadie se dio cuenta, al considerarlo un caso excepcional en el conjunto de una banca de inversión sanísima.

Aquellos años, el sector financiero experimentó unos cambios que animaron los jóvenes genios de Wall Street, puesto que se posaron en sus manos los nuevos instrumentos financieros que multiplicaban casi de manera indefinida sus capitales reales, que se hacían imposibles de cuantificar, y que se movían por un lado a la otra del planeta en cosa de según gracias una sofisticada red de telecomunicaciones, bajo la dirección de unos operadores propensos a la histeria por el elevado grado de riesgo financiero con que trabajan.¿ No lo entienden? No se preocupen, sus inventores tampoco lo entendían, a pesar de que los parecía que sí. En todo caso, eran operaciones que podían beneficiar los actores —no siempre fue así—, pero nunca a terceros.

1999

Los Estados Unidos han visto diez años de crecimiento sin interrupción, siempre que no tengamos en cuenta el susto del Long Term Capital Management, que se considera una excepción.

2000

Fue un año bueno para la economía mundial. En Cataluña el buen ambiente económico quedó enturbiado por la burbuja especulativa de Tierra Lycos, el primer portal de Internet en España. Tierra era una filial de Telefónica que se fusionó con la americana Lycos y creó Tierra Lycos SA; con esto se convirtió en el tercer portal mundial de Internet. Las acciones pasaron a cotizar a bolsa y, el primer día, el valor de lanzamiento se triplicó. La acción, que había salido al precio de uno euros, marcó un máximo de 157,65 euros. Entonces empezó la bajada, de forma que a final de año la acción había vuelto a cotizar al precio de lanzamiento de la acción en euros. Es un buen ejemplo de burbuja mobiliaria que se puede calificar de estúpida, si me permiten, como todas las otras burbujas. Finalmente, Telefónica comprará todas las acciones de Tierra Lycos a 3,58 euros la acción.

2001

A pesar de que se aprecia un enfriamiento de la economía a escala mundial, preludio de la gran crisis, los americanos, deslumbrados por los genios de las finanzas de Wall Street y sus maravillosos activos, anuncian el que bautizan como New Economy, el paraíso de los gestores de recursos, jóvenes y agresivos. Los banqueros suizos, a los cuales los americanos denominan despectivamente los gnomos de Zúrich, los apoyan, pero con una cierta desconfianza. Es la bonanza de antes de la tormenta. El ataque contra las Torres Gemelas de Nueva York y el Pentágono, de septiembre de 2001, coincidió con el punto más alto de la economía americana.

2002

Etapa de depresión. El BCE baja el tipo de interés al 2,75% para estimular la economía y la demanda de crédito. Se producen quiebras empresariales de proporciones gigantescas.

En España, hay aumento de precios. El 20 de junio, con un gobierno del PP, se produce la quinta huelga general después del establecimiento de la democracia. En el BBVA estalla un escándalo que es toda una muestra de la ética bancaria. El presidente Emilio Ybarra cede la presidencia del banco a Francisco González y, al ninguno de unos cuántos días, lo informa que el consejo de administración del Banco ha creado unas bolsas de dinero, con carácter de pensiones, destinadas a la jubilación de los consejeros. El dinero figuraba en unas cuentas en las islas Jersey, un paraíso fiscal, y respondían a beneficios del banco no declarados a Hacienda. Ybarra le pidió confidencialidad por, el día siguiente de saberlo, Francisco González fue a Madrid y lo explicó todo en el Banco de España, que sancionó severamente los consejeros. Hay varias faltas de ética, digo yo, por ambas partes.

2003-2006

No queda claro si son años buenos o malos, si se va hacia unos años de euforia o de depresión. El 2006 la bolsa americana consigue sus máximos históricos. A partir de aquí, entramos en un periodo largo de recesión que tendrá un carácter especial. Sus protagonistas se mueven por la codicia.

 

LAS CRISIS CÍCLICAS DEL CAPITALISMO

←HISTORIA DEL MUNDO