LA VERDADERA ORACIÓN

Por. Watchtower Biblie and Tract Society of New York

Lo que pedimos en oración también tiene mucho que ver con determinar si Dios contestará nuestras oraciones o no.

ASCENSIÓN

Jesús dio a sus discípulos una oración modelo para guiarlos en cuanto a la clase de oración que Dios acepta. (Mateo 6:9-13) Esta oración muestra que el nombre y los propósitos de Dios deben ser nuestro interés principal. Después, podemos pedir lo que necesitamos materialmente, perdón y liberación de tentación y del inicuo. Note, también, que Jesús nos enseña a orar al “Padre nuestro” para que “nos dé hoy nuestro pan” y para que “nos perdone”. Esto muestra que, cuando ora, la persona no debe pensar solo en sí misma, ni en sus propios problemas y necesidades. En vez de eso, altruistamente debe ampliar sus oraciones e incluir a otros. Debemos incluir, no solo a nuestra propia familia y parientes, sino a otros que están esforzándose por agradar a Dios, y especialmente a los que se encaran a pruebas y dificultades en su servicio a Dios.—Santiago 5:16; Efesios 6:18-20.

 El apóstol Juan escribe: “Esta es la confianza que tenemos para con él, que, no importa qué sea lo que pidamos conforme a su voluntad, él nos oye.” (1 Juan 5:14)

 La razón principal por la cual muchas oraciones no reciben respuesta, es que persona no ha tratado primero de averiguar lo que es la voluntad de Dios. (Proverbios 3:5-7)

 De manera que, en vez de decidir lo que nosotros queremos hacer o tener, y orar a Dios acerca de ello, no sería lo apropiado averiguar primero lo que Dios desea de nosotros, lo que es su voluntad para nosotros, y entonces formular nuestras oraciones de acuerdo con eso?—Santiago 4:3, 13-15.

MANERA APROPIADA DE ORAR

Exige Dios que nos coloquemos en cierta posición particular cuando oramos o que vayamos a un edificio particular para orar? Su Palabra muestra que no. (Nehemías 8:6; Daniel 6:10; Marcos 11:25; Juan 11:41)

Jesús indicó que es bueno estar solo para hacer oración personal, yendo uno a su propio cuarto a orar. (Mateo 6:6) Y aunque Jesús mismo oró a veces en lugares públicos, fuertemente condenó el orar delante de otros solo para ser visto por ellos y para exhibir la “santidad” de uno.

JESÚS

 También mostró que Dios no aprueba el usar las mismas palabras vez tras vez en la oración. (Mateo 6:5, 7, 8) ¿A qué se debe esto? ” Se debe a que lo que verdaderamente cuenta con Dios es lo que está en nuestro corazón.

“Pues, en cuanto a Jehová, sus ojos están discurriendo por toda la tierra para mostrar su fuerza a favor de aquellos cuyo corazón es completo para con él.” (2 Crónicas 16:9).

¿ Cómo podrían nuestras oraciones expresar lo que está en nuestro corazón si simplemente leemos de un libro de oraciones? Por lo tanto, cuando oramos, debemos hacerlo desde el corazón, con humildad.

 “Dios se opone a los altivos, mas da bondad inmerecida a los humildes.” (Santiago 4:6) No tiene ningún valor el que usemos en nuestras oraciones lenguaje poco usual o altisonante. Más bien, debemos hablar a Dios como lo haríamos a un amigo íntimo y en quien confiamos, y como un hijo a su padre.

 Nuestra oración puede ser hasta en silencio, en nuestro propio corazón. (1 Samuel 1:12, 13)

A veces quizás no hallemos precisamente las palabras exactas que queremos para expresar nuestros pensamientos a Dios. Pero podemos confiar en que Dios conoce nuestras necesidades y entiende nuestra oración sencilla.

←LA FE EN LAS CIENCIAS OCULTAS.