LA SANTÍSIMA TRINIDAD

La Trinidad: ¿una contradicción?

El cristianismo aúna el monoteísmo con la idea de una trinidad divina compuesta de tres personas, el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo. Esta idea ha sido siempre foco de varios problemas a lo largo de la historia, dado que ambos conceptos en el fondo se contradicen. En el Concilio de Nicea (312) se trató precisamente esta cuestión. La Trinidad aparecía en muchas oraciones, pero existían diversas perspectivas sobre ella.

53-santisima-trinidad

Existen diversas representaciones de la Santísima Trinidad de Dios. Como símbolo del Espíritu Santo, se ha impuesto la paloma blanca. Dios y Jesús suelen representarse con apariencia humana.

Una consideraba a Dios e Hijo como dos manifestaciones de Dios. Jesús, por tanto, estaba igualado a Dios. Otra, colocaba a Jesús en una categoría inferior a la de Dios. Finalmente, se llegó a un acuerdo. Si bien en un principio se trató sólo de establecer la categoría del Padre y del Hijo, en el curso de la discusión también se abordó la naturaleza del Espíritu Santo. Pero fue san Agustín, a comienzos del siglo y, quien pudo justificar la doctrina de la Trinidad y de su santidad. Para ello recurrió a la idea de la encarnación, y declaró que el Padre, el Hijo y el Espíritu Santo eran tres posibles manifestaciones de Dios. En la Iglesia occidental, la Santísima Trinidad se celebra el domingo siguiente a Pentecostés; en la Iglesia oriental, el Pentecostés y la celebración de Santísima Trinidad coinciden.

María: la Santa Madre

Según la tradición, María (del hebreo Mirjam) concibió virginalmente al hijo de Dios, Jesús, después de que un ángel le anunciara que estaba esperando un hijo. María vivía con su marido, José, en Nazaret (Galilea). En el Nuevo Testamento se encuentran pasajes en los que se la menciona, sobre todo en el Evangelio de san Lucas. Después de Jesús, María tuvo otros hijos: Jacobo, José, Judas y Simón, y dos hijas como mínimo.

54-maria-metirta.online

María se representa frecuentemente como símbolo de la «concepción inmaculada». Así, es frecuente ver en sus representaciones lirios y otros emblemas de pureza.

A María también se la llama «Madre de Dios» o «Virgen María». Con la adoración mariana se retoman también creencias paganas en las que una «santa madre» aparece como símbolo de la fertilidad y de la regeneración de la vida. En la Iglesia católica, María es la santa más adorada y la patrona de la Iglesia. Muchos días festivos hacen alusión a su vida y ponen de manifiesto la relevancia de su figura para la Iglesia. En la Iglesia evangélica, a María sólo se la venera como madre de Jesús, pero carece del estatus de la santidad.

 

←EL CRISTIANISMO