La Paciencia

 

LA PACIENCIA

Significado

La aparición de la Paciencia en este momento de tu camino señala un periodo de espera estratégica.

Es tiempo de mantener la visión con fuerza y seguridad, con una expectativa de grandes cosas por venir. Si estás tratando de hacer que sucedan utilizando toda tu energía y voluntad, abandónalo y alinéate con la Voluntad Divina. El momento escogido no es el más adecuado. Este es el tiempo de energizar más profundamente la visión, confiando y sabiendo que todo acabará sucediendo con perfecta oportunidad.

¿Eres una adicta declarada a la velocidad en el trabajo y en tu vida diaria (consumiendo cafeína, azúcar o adrenalina) y te atormentan y torturan los conductores, personas o máquinas que van sin prisa?

¿Te gusta hacer que las cosas sucedan poniendo una enorme cantidad de tu energía en ellas? ¿Cuando estás sentada, mueves inconscientemente la pierna, golpeas el piso con el pie o tamborileas con los dedos?

¿Quizá eres poco paciente contigo misma, exigiéndote más y más cuando estás cansada y necesitas descanso, o te irritas contigo misma si no eres perfecta?

Detente y haz de la adquisición de paciencia ¡tu más alta prioridad! La paciencia crece dentro de ti cuando te concedes todo el espacio y el tiempo que necesitas para lo que vayas a hacer.

Esto te permitirá descubrir tus propios ritmos a fin de planear tu vida conforme a ellos.

Del mismo modo, tras extender el don de la paciencia hasta ti misma, es hora de extenderlo también a otros. Cultivar la paciencia es un modo de simplificar tu vida en los planos interiores.

Y como lo que se cumple en los planos interiores se manifiesta en los planos exteriores, la paciencia es una manera elegante de usar la energía adecuada con el fin de lograr realizar lo que necesitas.

20-No me olvides,Arthur Hughes.metirta.online

Meditación

Encuentra un tiempo y un lugar en el que no té molesten y cierra los ojos.

Inspira lenta y profundamente y, al exhalar, mira o siente tu tensión como una estrecha armadura que cubre tu cuerpo.

Inspira otra vez lenta y profundamente hacia la armadura y, a medida que exhalas, mira o siente que esta comienza a adelgazarse y a disolverse poco a poco.

Haz una última respiración dentro de la armadura y, al soltar el aire, mira o siente cómo desaparece por completo. Ahora estás totalmente relajada.

Deja que tu respiración se normalice.

Fija tu atención sobre tu chakra del corazón, localizado en medio de tu pecho cerca del corazón.

Inspira profundamente hacia dentro del chakra y, a medida que sueltas el aire, percibe una sensación de paz. Inspira profundamente hacia dentro de este chakra y, al soltar el aire, percibe una sensación de tranquilidad. Respira otra vez profundamente hacia dentro de este chakra y, al soltar el aire, percibe una sensación de amor. Respira centrándote en ese amor y permite que se expanda.

Respira centrándote en ese amor y siente que se expande hasta que te rodea por completo.

Ahora respira centrándote en ese amor y siente que te rodea muy estrechamente.

Permanece en ese estado hasta que te sientas dispuesta a continuar.

Mira o siente el amor que te envuelve y te abraza como la presencia de la Madre Divina. Le dices a la Madre Divina que le agradeces su presencia junto a ti.

Te dice que te ama y que siempre está contigo.

Te pregunta lo que necesitas y le dices que necesitas su ayuda para desarrollar la paciencia.

Te contesta que está encantada de poder ayudarte.

La Madre divina te explica que la paciencia es una manera de ser, y que para crear más paciencia necesitas optar conscientemente por actuar de forma paciente.

A continuación te pregunta si estás dispuesta a elegir la paciencia como modo de vida.

Respiras profundamente, alineándote con la paciencia, y le contestas: —Sí, elijo la paciencia como modo de vida. La Madre Divina te pregunta entonces lo que piensas. ¿Crees que puedes ser paciente?

Haces una respiración profunda, alineándote con la creencia positiva afirmativa, y le contestas: —Sí, creo que puedo ser paciente.

De inmediato, percibes un incremento del amor que te rodea y la Madre Divina te manifiesta que eres su Hija Divina.

Te dice que te ama y que dispones de todo el tiempo y el espacio que necesitas.

Hagas lo que hagas, es perfecto y a su debido tiempo.

Todo lo que necesitas hacer es ser y serás magnífica.

Al interiorizar las palabras sanadoras de la Madre Divina hacia cada una de las células de tu cuerpo, hasta el mismo tuétano de tus huesos, percibes que algo dentro de ti se desprende y cae y sientes cómo te expandes, te llenas y comienzas a habitar plenamente en tu forma alca, en tu espacio, conforme a lo que necesitas.

Sientes el derecho de ser y experimentas alegría y que te llega una sensación de hogar.

La Madre Divina te pregunta si deseas averiguar algo más sobre la paciencia.

Le pides que te aclare cualquier duda que pudieras tener.

Cuando ambas habéis terminado, puedes quedarte más tiempo con ella o comenzar el regreso.

Céntrate en tus manos y respira hacia la punta de los dedos.

Ahora céntrate en tus pies y exhala a través de los dedos de los pies.

Toma un aliento profundo y, al exhalar, mueve suavemente el cuerpo.

Inspira profundamente y, al exhalar, si estás lista, abre los ojos.

¡Bienvenida a tu ser!

 

← ORÁCULO DEL ETERNO AMOR

← ORÁCULOS