La Jerarquía Celestial

LA JERARQUÍA CELESTIAL.

Guiándose por las enseñanzas de los místicos judíos, el Libro de Enoc y otros textos judíos y cristianos, Dionisio escribió en el siglo V De la jerarquía celeste que es la base de la concepción hoy generalmente aceptada de la burocracia angélica. Nueve jerarquías de ángeles giran en torno del trono de Dios, y se hallan divididas en tres grupos u órdenes. Dentro de cada orden hay tres tipos de ángeles llamados coros. El primer orden es el más próximo a Dios, seguido por el segundo y el tercero. El primer coro del primer orden es el más cercano a Dios, y luego se suceden los demás. Los coros del Primer Orden son los ángeles que asisten a Dios y siempre se hallan ante Él. Santo Tomás enseñó que esos coros nunca bajan a la Tierra. Se les conoce también como «ángeles fieles».

angel4-metirta.online

PRIMER ORDEN

  1. Serafines
  2. Querubines
  3. Ophanim

SEGUNDO ORDEN

  1. Dominaciones
  2. Virtudes
  3. Potestades

TERCER ORDEN

  1. Principados
  2. Arcángeles
  3. Ángeles

angel3-metirta.online

El deber principal de los Serafines consiste en describir eternamente giros en torno del trono de Dios mientras entonan en hebreo una oración que todavía hoy forma parte de los servicios religiosos judíos, conocida como el kaddish. Cada serafín canta: «Santo, Santo, Santo es el Señor de los Ejércitos, toda la tierra rebosa de Su Gloria.» Se la interpreta como una canción de creación y la vibración de Amor. Se describe físicamente a estos ángeles como luz y pensamiento puros, y los profetas que los contemplaron en visiones afirmaron que parecen «ángeles flamígeros». Los Querubines guardan el camino al Árbol de la Vida, al este del Jardín del Edén. Al querubín se le concibe a menudo como Conocimiento. El profeta Ezequiel vio a cuatro querubines y dijo que cada uno poseía cuatro caras y cuatro alas. Y sin embargo, aunque con mayor frecuencia se les describa de esa manera, pintores y artistas de siglos subsiguientes llamaron querubes o querubines a los ángeles infantiles y mofletudos que crearon en sus obras.

Los Ophanim, conocidos asimismo como Ruedas o Tronos, son los medios de transporte de Dios. En las visiones de Ezequiel, los querubines impulsaban esas ruedas de muchos ojos y alas, y Enoc afirma que parecían «carbones encendidos».

angel8-metirta.online

Los Coros del Segundo Orden son los ángeles asistentes que guardan las cosas mayores del universo. Las Dominaciones llevan la cuenta de los demás seres celestiales, regulando los deberes de cada uno. Las Virtudes realizan milagros y tareas como auxiliadores de la Humanidad, dispensando ánimos. Dos Virtudes escoltaron a Cristo a los Cielos y ayudaron a Eva cuando dio a luz a Caín. Bendicen además con la gracia de Dios. Las Potestades protegen a los cielos de los demonios, y algunos creen que vigilan nuestras almas mientras libramos la lucha constante entre el bien y el mal. Guían también a aquellas almas que se pierden tras abandonar su cuerpo. En razón de su continua batalla contra el mal, algunos creen que las Potestades perdieron la mayoría de los suyos ante Lucifer cuando éste trató de arrebatar a Dios el dominio de los cielos, perdió y cayó a los infiernos, en donde reina como Satán, atendido por otros ángeles caídos.

Los Coros del Tercer Orden son los ángeles que más directamente nos asisten en la Tierra. Los Principados protegen a las religiones, las naciones y las ciudades.

angel1-metirta.online

Los Arcángeles son los mensajeros más importantes entre Dios y los seres humanos. El Islam reconoce a cuatro arcángeles, mientras que para el judaísmo y el cristianismo existen siete. Todos poseen nombres, deberes y cualidades específicos, y a menudo se les describe con características físicas humanas. Los Ángeles son los más próximos a los seres humanos y entre ellos figuran los de la guarda. En hebreo se los llama mal’aj, que significa «mensajero». El término ángel procede del angelos  griego, que posee el mismo significado.

 

←LAS JERARQUÍAS CELESTIALES