LA INQUISICIÓN

Brujería

El fanatismo religioso encontró su forma de expresión ya desde el inicio de la Edad Media, en la persecución de herejes, y condujo finalmente a instituir la Inquisición. La frontera entre herejía y brujería había sido desde siempre muy difusa. Vagas ideas de pactos con el diablo o afirmaciones acerca de brujas que salían volando con sus escobas al aquelarre fueron algunas de las razones que desencadenaron una histeria colectiva en la población de la que cada vez fueron víctimas más personas.

26-brujeria-metirta.online

La creencia en la brujería condujo en muchos lugares a la quema pública de brujas. Las víctimas de este prejuicio fueron sobre todo las mujeres, pero también se ejecutó a algunos hombres e incluso a niños.

Para eludir la tortura en los procesos por brujería, los sospechosos reconocían hechos que en realidad no habían llevado a cabo. Así, por ejemplo, afirmaban haber volado con su escoba hasta el aquelarre después de haberse untado el cuerpo con un ungüento para volar, o haber infligido un maleficio a la vaca del vecino para que no diese leche. Este tipo de magia negra estaba penalizado Por el derecho romano. Una obra básica en la persecución de la brujería fue el Malleus maleficarum del dominico Heinrich Institoris (Estrasburgo, 1487). Este «martillo de brujas» se convirtió en el código penal de la práctica jurídica centroeuropea y tuvo vigencia hasta el siglo XVII.

27-tirtura-metirta.online

A menudo, el interrogatorio con tortura no dejaba otra opción al acusado que confesar su culpa. La Inquisición se apoyaba en gran medida en la declaración de testigos, lo que significaba que las pruebas objetivas apenas tenían validez.

Para confirmar o desmentir la culpabilidad del acusado, se utilizaban argumentos como la prueba del agua. Ésta consistía en atar al sospechoso de pies y manos y tirarlo al agua: si se hundía, era inocente; si flotaba, era declarado culpable. Sentencias divinas de este tipo eran corrientes en aquella época; la ejecución, en cambio, pertenecía más al ámbito terrenal.

 

←EL CRISTIANISMO