LA IGLESIA EN EL TERCER MILENIO

La búsqueda del sentido de la vida

Muchas personas buscan algo que trascienda lo cotidiano. Las preguntas sobre el sentido de la vida importunan —de modo similar a como ocurrió en siglos pasados— al individuo de hoy: ¿Para qué vivimos?, ¿qué pasa tras la muerte? Hay numerosas respuestas a estas preguntas; las respuestas religiosas ya no son suficientes para los seres humanos en toda su diversidad. Y éstos buscan alternativas, y las encuentran sobre todo en el esoterismo, que promete experiencias religiosas inmediatas. Pero en éste, con su mezcla de diferentes religiones, los contenidos se alejan a menudo de sus respectivas doctrinas de origen.

78-papa-metirta.online

Pese al parcial descenso del número de creyentes católicos, las visitas del Papa atraen en todos los países del mundo a miles de personas.

 

Las grandes Iglesias cristianas de hoy en día consideran que su tarea en el largo camino a través del tercer milenio se encuentra sobre todo en el ámbito social. Allí donde primero fracasa la sociedad, la asistencia cristiana sigue siendo la instancia más inmediata que se ocupa de los quehaceres más urgentes. La gama es muy amplia y abarca desde la creación de orfanatos y asilos hasta promover en niños y jóvenes la oposición a la creciente violencia que caracteriza a las últimas generaciones —por ejemplo en las escuelas— a través de la propagación de valores humanos y sociales. En los hospicios ofrecen a los enfermos terminales la posibilidad de dejar este mundo en paz, con asistencia psicológica de personal preparado para ello. Tareas como éstas, de vital importancia en la sociedad actual, han conseguido que las Iglesias ganen prestigio en los últimos tiempos.

La Iglesia en Europa y en el mundo

Desde hace años se observa en Europa una tendencia constante: el alejamiento de los fieles con respecto a la Iglesia. Muchas personas rechazan el paternalismo con que ésta actúa y, sobre todo, no encuentran en ella respuestas satisfactorias a cuestiones importantes como, por ejemplo, la sexualidad. Temas tan presentes en la sociedad actual como el aborto o la píldora han apartado en tiempos recientes a muchos creyentes de la Iglesia (y en no pocos casos de la propia religión). Esto ha provocado en la actualidad la inactividad de muchas iglesias. Las causas, al menos en la Iglesia católica, son un alarmante descenso de ordenaciones sacerdotales —en ocasiones un único clérigo debe atender a la vez a varias parroquias— y una notable disminución del número de fieles. Quizás, si la Iglesia católica se mostrase en el futuro más abierta con respecto a la colaboración de la mujer en la Iglesia, la situación podría cambiar un poco en este sentido. Lo mismo puede decirse de la cuestión del celibato. Habrá que esperar todavía para ver si el papa Benedicto XVI se decide a promover un foro y suscitar una discusión profunda sobre este tema conflictivo en círculos cardenalicios y episcopales.

79-iglesia-metirta.online

En los últimos años la Iglesia ha constatado un desinterés creciente en los creyentes. Las razones de este fenómeno se pueden achacar, entre otras, a la posición rígida y no acorde con los tiempos de la Iglesia en temas como la sexualidad y la anticoncepción.

 

Frente a esta situación, los países del llamado Tercer Mundo están viviendo, en parte, evoluciones diametralmente opuestas. Allí, cada domingo las iglesias se llenan como no ocurría desde hacía tiempo. En Latinoamérica, China y en algunas partes de África, muchas personas ven en la religión cristiana la posibilidad de adquirir una formación, así como apoyo de carácter político o social. No es casualidad que en Latinoamérica la Iglesia católica tenga gran eco gracias a sacerdotes tan comprometidos como Ernesto Cardenal (nacido en 1925) en Nicaragua, quien representa también la «liberación teológica» de la opresión estatal y de la arbitrariedad. Algo parecido ocurre en China, donde las Iglesias tienen un gran número de seguidores, aun cuando el Gobierno de Pekín afirme lo contrario.

Ecumenismo

El año 1948 se fundó el Consejo Mundial de Iglesias (CMI), una organización supraconfesional a la que hoy pertenecen 347 Iglesias de casi todo el mundo. Un punto de discusión permanente son las diferencias entre las confesiones cristianas. En la Charta Oecumenica, la Conferencia de Iglesias Europeas y el Consejo de Conferencias Episcopales Europeas trazaron las directrices para la cooperación entre las Iglesias cristianas, que desde entonces defienden conjuntamente los intereses de las distintas confesiones. Para ello se remiten a fundamentos éticos comunes a todos los credos cristianos. Un objetivo prioritario del CMI es restablecer la unidad de las Iglesias. Un primer paso en esa dirección lo marcó el acuerdo del año 2005, por el cual el CMI sólo adopta decisiones sobre la base de un consenso de todas las partes.

80-asilo-metirta.online

En los nuevos asilos, se ofrece compañía y asistencia a ancianos y enfermos terminales. Su personal especializado constituye un apoyo muy importante para las familias y ofrece a los moribundos en sus últimos días un ambiente lo más agradable posible, para que puedan afrontar mejor su destino.

Unidos para la libertad

Las misas ecuménicas son populares, sobre todo entre los católicos y los protestantes. Las escuelas, por lo general, dan acogida a las distintas confesiones, lo que permite a los niños la posibilidad de conocer otras tradiciones religiosas.

Las festividades de Navidad suelen ser también ocasiones propicias para las celebraciones conjuntas. En la actualidad, la Iglesia ortodoxa participa cada vez más intensamente en el ecumenismo, que no sólo busca crear diálogo entre los cristianos sino también con las religiones no cristianas. Lo importante en este sentido es, más que hacer hincapié en las diferencias entre las confesiones, la búsqueda de valores comunes como la paz, la justicia y la libertad.

82-ymca-metirta.online

La YMCA es una asociación de jóvenes cristianos que, entre otras cosas, organiza un gran número de actividades para el tiempo libre.

El Movimiento Ecuménico en España

Los primeros contactos entre cristianos de confesiones distintas tuvieron lugar en Barcelona en el año 1954, gracias a la iniciativa del pastor de la Iglesia Luterana de Suecia, Gunnar Rosendal. Con aquel impulso, siempre a nivel interconfesional, el grupo inicial fue consolidándose y, al mismo tiempo, extendiendo su influjo a otras ciudades de España. En el año 1984, decidió dotarse de bases estatutarias como asociación civil, con el nombre de Centre Ecumènic de Catalunya, con vistas a la promoción del Movimiento Ecuménico. El clima social y eclesial había cambiado notablemente en todo el país, primero con el Concilio Vaticano II y, más adelante, con la transición democrática.

81-jondas-cristinas-metirta.online

Las jornadas cristianas (aquí una jornada evangélica en Alemania) brindan a los creyentes la posibilidad de reunirse para vivir su fe en un ambiente festivo.

Jornada Mundial de la Juventud (JMJ)

La Jornada Mundial de la Juventud es un evento organizado por la Iglesia católica para reunir a jóvenes de todo el mundo. La JMJ se realiza anualmente en cada diócesis del mundo el día de Domingo de Ramos, con una ceremonia principal en el Vaticano. Sin embargo, cada dos o tres años, se realiza un gran encuentro internacional presidido por el Papa.

83-benedicto-metirta.online

El verano de 2005 el papa Benedicto XVI asistió a la Jornada Mundial de la Juventud en Colonia. Cientos de miles de jóvenes de todo el mundo se dieron cita allí para intercambiar impresiones y experiencias y disfrutar, en la medida de lo posible, de la proximidad del Papa.

La XX Jornada Mundial de La Juventud de 2005 congregó a miles de jóvenes de todo el planeta en Colonia (Alemania). Las jornadas no sólo tuvieron carácter festivo para los jóvenes, sino que éstos también discutieron cuestiones fundamentales de la vida y dedicaron tiempo a la oración. Los jóvenes hicieron suyo el lema extraído del Evangelio de san Mateo: «Y venimos a adorarlo». Disfrutaron de la multitudinaria reunión y entablaron contacto con jóvenes provenientes de países y culturas muy diversas, unidos todos por la fe en Dios. El papa Benedicto XVI asistió al encuentro como invitado de honor. Y pese a que no todos tuvieron ocasión de poder charlar directamente con él, todos los jóvenes se mostraron orgullosos de haber compartido una experiencia con el máximo representante de la Iglesia católica.

 

←EL CRISTIANISMO