La Fe en Dios

1.-LA FE EN DIOS

El musulmán cree en un solo Dios, eterno, creador, omnipotente, que lo ve y lo sabe todo, infinitamente bueno y misericordioso, duro con los que se oponen a él, que perdona al que le pide perdón, pero que castiga severamente a los impíos.

Nos encontramos en el islam con la misma fe que está en la base del judaísmo y del cristianismo, aunque la manera de representarse a Dios sea diferente en las tres religiones; y así, mientras que el judaísmo y el cristianismo han descubierto a Dios a través de la historia sagrada y de su pedagogía, tanto y más que en su potencia de creador, el musulmán pone el acento en el Dios de la creación. La historia es considerada por él únicamente a través de la ley del triunfo de los enviados y de la aniquilación de sus adversarios. El resto de las alusiones al pasado es anecdótico y fragmentario. No admite las expresiones antropomórficas o poéticamente imaginadas que los libros de la Biblia, y especialmente el Génesis, utilizan para hablar de Dios. Su propio dogma es claro, simple, presentando las objeciones y respondiendo a ellas. Nuestra manera de ver le es completamente extraña por el hecho mismo de que no acepta tomar en consideración más que el Corán y sólo el Corán, excluyendo cualquier otro libro sagrado.

La existencia de Dios se considera como evidente, y el Corán no intenta demostrarla. En compensación, el Corán y detrás de él el islam insisten continuamente en la unidad de Dios. Un musulmán contemporáneo, el doctor Ismail al-Faruqi (palestino que enseña en los Estados Unidos), escribe:

leyes de paz1La esencia del islam es el testimonio de la unicidad de Dios (tawhid) o, si se prefiere, la afirmación de que no hay ninguna divinidad fuera de Dios. Este tawhid restaura al hombre en su dignidad, que algunas religiones le han negado al representarlo como «decaído» o existencialmente miserable. Al llamarlo al ejercicio de estas prerrogativas dadas por Dios, la predicación musulmana lo rehabilita y lo restablece en su dignidad, su inocencia y su integridad. Esta vocación moral es el camino hacia su éxito. Ciertamente, el musulmán está llamado a un nuevo teocentrismo; pero será aquel en el que la dignidad cósmica del hombre es aplaudida por Dios y por los ángeles.

De esta manera presentaba el islam frente a lo que él creía que es el cristianismo.

La creación ocupa un lugar de primer orden en el pensamiento musulmán. Es el gran tema propuesto por el Corán a la meditación continua de los fieles. «En verdad, en la creación de los cielos y de la tierra, la oposición de la noche y del día, hay signos ciertos para el que está dotado de espíritu, invocando a Dios de pie, en cuclillas o echado, meditando en la creación de los cielos y de la tierra (diciendo): ¡Señor! No has creado esto en vano. ¡Gloria a ti! ¡Presérvanos del tormento del fuego!» (Corán 3, 187-188/190-191). Efectivamente, por su unidad la creación muestra que el creador es único (cf. Corán 23, 93/91; 21, 22). Prueba igualmente la vacuidad de los falsos dioses, ya que éstos son incapaces de crear nada, ni siquiera una mosca (Corán 22, 72/73).

¿QUE QUIERE DECIR MONOTEISMO?

6“Para el musulmán, monoteísmo no significa solamente la unidad de Dios, puesto que puede haber varias personas en la unidad. El monoteísmo en el islam es la unicidad absoluta de Dios, que descarta formalmente la noción de personas que participen de la divinidad. Lo opuesto al monoteísmo en el islam se designa por la palabra árabe shirk, es decir, el dar asociados a Dios. El shirk incluye no solamente el politeísmo, sino también el dualismo y el panteísmo. Todas las formas filosóficas de un Dios encarnado quedan excluidas por el monoteísmo del islam, lo mismo que la obediencia ciega a los dictadores, al clero o a los propios caprichos y deseos de cada uno.”

Extracto de comunicación de al-Hajji U.N.S. Jah, en una conferencia islamo-cristiana en Freetown, Sierra Leona, en 1986.

El Corán, que es muy combativo y apologético, se sirve además de todos los argumentos posibles para afirmar una y otra vez esta unicidad de Dios. En cierta ocasión, por ejemplo, refiere una historia muy conocida en la literatura rabínica, la de Abrahán rompiendo los ídolos de su familia excepto uno, al que acusa de haber roto a los demás. —Es incapaz de haberlo hecho, le replican. —Entonces, si es incapaz, ¿por qué lo adoráis? ¿Por qué adoráis a un objeto incapaz? (cf. Corán 21, 52-70).

Por otra parte, la creación recuerda al hombre la misericordia de Dios que le alimenta y le procura todo lo necesario. Muestra igualmente el poder de Dios, capaz de dar la vida y por tanto de devolverla el día en que resucite a los muertos. Frente a Dios, el hombre es como el sirviente en presencia de su amo. Dios es el «señor» del universo; esta verdad está inscrita en el fondo de la naturaleza humana, y el hombre es inexcusable si no la reconoce (cf. Corán 7, 171/172).

9A la piedad musulmana le gusta respetar los nombres y los atributos que el Corán o la tradición le dan a Dios. El fiel repite así decenas de veces el mismo nombre o el mismo atributo antes de pasar a otro. De este modo se presenta a Dios como el Viviente, el Subsistente, el Misericordioso, el Sabio, el Poderoso, el que escucha, el que perdona, el que ejerce la venganza, etc. La tradición ha reunido 99 nombres divinos, tomados casi todos del Corán. El creyente se somete con agrado a la voluntad de Dios, se abandona a ella con plena confianza, actitud tan característica de la fe musulmana que le ha dado su nombre: el «islam», es decir, la sumisión voluntaria y espontánea, activa o no según los casos, a Dios. Esta actitud sobre la unicidad de Dios va acompañada de ataques contra todo tipo de adoración a algo que no sea Dios. El islam ha luchado denodadamente contra las religiones que admitían otros dioses al lado del único, del creador; por ejemplo, en el caso del politeísmo árabe anterior al islam… Por eso, tenemos en común con los musulmanes todo lo que se refiere al de Deo uno, el tratado de la unidad divina.

Por el contrario, los musulmanes nos acusan a los cristianos, bien de querer penetrar indebidamente en el interior del misterio oculto de Dios, bien de divinizar a un profeta como Jesús y de hacer de él un Dios frente a Dios. Una tradición muy conocida les da a los fieles la orden de reflexionar sobre la creación, pero apartando de la mente toda reflexión sobre el misterio de Dios en sí mismo.

7Algunos musulmanes están convencidos de que los cristianos actuales adoran a tres dioses (o sea, la tríada Dios-María-Jesús, que se menciona en el Corán; o bien, las tres personas, Padre-Hijo-Espíritu Santo). Por eso se oponen al cristianismo de la gran iglesia en nombre de la unidad divina. Piensan que el cristianismo primitivo, auténtico, era una especie de arrianismo, de unitarismo, que tenía a Jesús solamente por profeta, por un hombre superior encargado de una misión por Dios. Para ellos, nuestro cristianismo es una deformación debida al tiempo o a la acción nefasta de algunos; a veces se cita el nombre de san Pablo como el del que corrompió la fe, aunque haya otros muchos musulmanes que nunca han oído hablar de Pablo. Pero lo cierto es que los musulmanes se consideran como los verdaderos discípulos de Jesús, los únicos fieles a su doctrina en el momento actual.

En nuestras relaciones religiosas con los musulmanes sería muy importante conseguir que vieran en los cristianos a unos hombres que también adoran a un solo Dios, a un solo poder creador, y que no ven en Jesús a «otro» dios al lado de Dios.

En el fondo, la gran cuestión a la que los musulmanes mejor dispuestos están aguardando de nosotros una respuesta convincente es la siguiente: ¿qué diferencia existe entre el monoteísmo de los musulmanes y el monoteísmo de los cristianos? Y de esa respuesta debe deducirse con claridad que los cristianos son verdaderamente monoteístas, sin restricción alguna.

los 99 nombres de Alá

LOS HERMOSOS NOMBRES DIVINOS

Intento de traducción de estos 99 nombres divinos; cuando alguno de esos nombres es utilizado con frecuencia con Abd como nombre de persona, señalaremos la palabra árabe en transcripción literal; por ejemplo, Abd er-Rahman, siervo (Abd) del Dios muy Bueno.

  1. Muy Bueno (erRahman).
  2. Misericordioso (Rahirn).
  3. El Rey (el-Malek).
  4. El Santo (el-Quddus).
  5. Dios de paz.
  6. Autor de toda seguridad.
  7. Protector vigilante.
  8. Dotado de un raro poder (el-Aziz).
  9. Que obliga a obedecerle.
  10. Soberbio.
  11. El Creador (el-jaleq).
  12. Creador (otra raíz).
  13. Que modela.
  14. Que perdona abundantemente.
  15. Que impone su dominio,
  16. El Donante (el-Wahhab).
  17. Dispensador de todo bien.
  18. Que abre el camino.
  19. Omnisciente (elalim).
  20. Que retiene.
  21. Que derrama sus beneficios.Que humilla.
  1. Que eleva.
  2. Que da el poder.
  3. Que abaja.
  4. Que escucha (el-Sami).
  5. Clarividente.
  6. El árbitro.
  7. Dios de justicia.
  8. Que comprende con finura (el-Latif).
  9. Bien informado.
  10. El longánime (el-Halim).
  11. Inmenso.
  12. Que perdona, clemente (el-Ghafour).
  13. Que reconoce lo bien hecho.
  14. El Altísimo.
  15. Grande.
  16. Que protege atentamente.
  17. Que alimenta.
  18. Que basta a todo.
  19. El majestuoso (el-Jalil).
  20. Generoso, noble (el-Karim).
  21. Que lo vigila todo.
  22. Que escucha y responde.
  23. Cuyo conocimiento y poder son sin límite.
  24. Sabio.
  25. Dios de cariño.
  26. Glorioso (el-Majid).
  27. Que resucita a los muertos.
  28. El Testigo.
  29. Dios de verdad.
  30. A quien todo está confiado.
  31. El Fuerte.
  32. El Inquebrantable.
  33. Ligado a los suyos, a los que ama y ayuda.
  34. Digno de toda alabanza.
  35. Que lo conoce y lo mide todo.
  36. En el origen de todo.
  37. Que restablece en su estado.
  38. Dueño de la vida.
  39. Dueño de la muerte.
  40. El Viviente (el-Hayy).
  41. El Subsistente (el-Qayyum).
  42. El que lo tiene todo.
  43. Radiante de gloria.
  44. El Uno (elAhad).
  45. El Absoluto.
  46. El Poderoso.
  47. Omnipotente.
  48. Que hace avanzar.
  49. Que hace retroceder.
  50. El Primero.
  51. El Último.
  52. Manifiesto.
  53. Oculto.
  54. Ligado a los suyos, a los que perdona.
  55. Exaltado.
  56. Delicado en su beneficencia.
  57. Que atrae al pecador (el-Tawwab).
  58. Dios de las venganzas.
  59. Indulgente.
  60. Compasivo.
  61. Dueño del Reino.
  62. Dios de majestad y de honor.
  63. Equitativo.
  64. Que reunirá para el juicio.
  65. Independiente de todo.
  66. Que da la riqueza.
  67. Que colma de sus dones.
  68. Que rechaza.
  69. Que hace daño.
  70. Que es útil.
  71. Dios de luz.
  72. Que guía (el-Hadi).
  73. Incomparable.
  74. Que permanece (el-Baqi).
  75. Que hereda.
  76. La Rectitud misma.
  77. Infinitamente paciente (el-Sabour).

 

 

← INDICE ISLAM