LA CÁBALA – 2- CONCEPTOS FUNDAMENTALES EN LA DOCTRINA CABALÍSTICA.

La Cábala, es, más allá de un sistema de poder y de magia, un camino de conocimiento y una alternativa para los problemas fundamentales y esenciales del hombre.

Por esta razón es que, más allá de su origen específicamente judío, la Cábala es de interés universal. Por eso es muy importante que hagamos una recorrida básica y somera para mostrar de un pantallazo cuál es la visión de la Cábala respecto de estos temas fundamentales.

 

Qué es el universo:

Según la visión de la Cábala, el Universo está representado por lo que constituye el símbolo cabalístico más importante: el diagrama conocido como “Árbol de la Vida” o “Árbol de las Sefirot”.

Este diagrama está formado por diez esferas (“sefiror o “emanaciones”), ordenadas en una columna principal de cuatro de ellas (de arriba hacia abajo: la esfera 1, la 6, la 9 y la 10), flanqueada a derecha e izquierda por dos columnas de tres esferas cada una (las esferas 3, 5 y 8 a la izquierda de quien contempla el diagrama, y las esferas 2, 4 y 7 a la derecha).

Estas diez esferas están a su vez unidas entre sí por 22 pasajes (de 1 a 2, de 1 a 3, de 1 a 6, de 3 a 6, de 3 a 5, de 2 a 3, de 2 a 6, de 2 a 4, de 4 a 5, de 4 a 7, de 4 a 6, de 5 a 6, de 5 a 8, de 6 a 8, de 6 a 9, de. 6 a 7, de 8 a 7, de 8 a 9, de 7 a 9, de 7 a 10, de 8 a 10 y de 9 a 10).

Este dibujo es para la Cábala como la huella digital del Universo. Cada esfera o sefirot representa un tipo de existencia. La más alta, la esfera 1, es Kether, la Corona o la Iluminación, y representa la fuente de la energía esencial no manifestada. La esfera más baja, la 10, es Malkuth, el Reino o el Poder, y representa el mundo material.

Las restantes esferas nos muestran las siguientes representaciones: la esfera 2 es Jokmah, la Sabiduría; la esfera 3 es Binah, la Inteligencia; la esfera 4 es Jesed, la Misericordia; la esfera 5 es Geburah, el Juicio; la esfera 6 es Tiferet, la Belleza; la esfera 7 es Netzaj, la Fuerza; la esfera 8 es Hod, el Esplendor o el Razonamiento; y la esfera 9 es Yesod, el Fundamento.

Cada una de estas esferas o sefirot se corresponde con un número y con un color, con determinadas letras, con los diferentes nombres de Dios, y con otros símbolos que mencionaremos oportunamente. Los 22 pasajes entre las esferas se corresponden con los Arcanos Mayores del Tarot y con las 22 letras del alfabeto hebreo. En el capítulo dedicado específicamente al Árbol de las Sefirot hay una tabla de estas correspondencias.

 

La idea cabalística de Dios:

Dios dejó que parte de su esencia fluyera transmutándose en materia, y de esa manera creó el Universo material. La meta de los cabalistas originales era comprender este magno proceso, y por lo tanto comprender el Universo y a través de eso llegar a entender a Dios. Consideraban que este “entendimiento de Dios” era un camino de retorno a la divinidad.

La idea que tienen de Dios los cabalistas es sin duda muy compleja, hasta el punto de que no necesariamente esta idea tiene un carácter religioso. Sostienen que Dios tiene muchos nombres (o maneras de expresarse), con distintos poderes que gobiernan sobre las diferentes jerarquías de ángeles, los cuales, como su Creador, son entidades abstractas.

El punto más importante en la idea cabalística de Dios —que ya comentamos antes— se refiere a la imposibilidad, o al menos casi insalvable dificultad, de poder definir de alguna manera con palabras humanas la naturaleza de Dios.

 

La Cábala y el ser humano:

El Árbol de la Vida o de las Sefirot, dijimos, representa cabalísticamente al Universo. Por lo tanto, visto desde otro aspecto, también es una representación del hombre mismo. Así, cada esfera se corresponde con una parte de la mente o del alma humana.

Usando estos conocimientos, el practicante de la Cábala podrá accionar directamente sobre determinado aspecto de la vida, usando su magia para, por ejemplo, transferir energía de una esfera a otra, pudiendo de esta manera modificar algo de sí mismo o incluso del mundo exterior.

Más adelante volveremos extensamente sobre las fórmulas mágicas para aplicar la Cábala, pero a modo de ejemplo podemos decir que si un practicante quisiera trabajar para mejorar su velocidad de razonamiento deberá hacerlo sobre Hod, la esfera 8, que representa el esplendor y la claridad intelectuales; en este proceso, algunos de los elementos que intervendrán en la invocación serán el propio número 8, el color naranja, el aroma de la canela, el planeta Mercurio y los nombres de los ángeles de Hod; también podrá, para mayor resultado, combinar en esta invocación otras esferas, como Geburah (rectitud y fuerza mental) y Malkuth (poder, fuerza física).

 

←LA CÁBALA

←LA FE EN LAS CIENCIAS OCULTAS