LA APARICIÓN DE LOS MONASTERIOS Y DE LAS ÓRDENES RELIGIOSAS.

«Ora et labora»: reza y trabaja

Generalmente, todas las órdenes cristianas se basan en tres votos fundamentales: la pobreza, la castidad y la obediencia, y cada una de ellas tiene sus reglas particulares. Las órdenes, sean masculinas o femeninas, pueden dedicarse a la contemplación, es decir, a la oración de una manera intensa, o a servir activamente a la sociedad, asumiendo tareas como el cuidado de enfermos, labores espirituales, etc. En la mayoría de las órdenes se suele utilizar una vestimenta determinada: el hábito. Una de las primeras órdenes fue la comunidad del italiano Benito de Nursia (480-547), de la que resultarían más tarde los benedictinos.

29-orden-san-juan-metirta.online

La Orden de los Caballeros de San Juan se fundó en 1099 en Jerusalén y fue la primera orden militar. En la actualidad se dedica sobre todo al socorro médico con fines humanitarios.

Los horarios fijos de oración y trabajo constituían el eje central de esas comunidades, y a Benito de Nursia se debe la famosa máxima ora et labora —reza y trabaja—, a la que todavía hoy se comprometen las órdenes monacales.

28-subiaco-metirta.online

El monasterio de Subiaco, Italia, fue el primer convento benedictino. Fue fundado en el siglo vi por Benito de Nursia, a quien se debe también la Orden de los benedictinos.

 

A partir del siglo XI se fundaron otras órdenes, como la de los franciscanos (mendicantes), o las de los cartujos y los cistercienses (ambas ascéticas). En los siglos siguientes, los monasterios se convirtieron en los guardianes de la tradición escrita del cristianismo. En sus bibliotecas se conservaban numerosos manuscritos y copias de la Biblia y otros textos religiosos. Este monopolio se mantuvo hasta la época de Martín Lutero y la aparición de la imprenta. Los jesuitas, una orden católica, son un fenómeno de la Edad Moderna.

30-orden-franciscanos-metirta.online

La Orden de los franciscanos evolucionó a partir de la hermandad surgida en torno a Francisco de Asís. La cuerda con tres nudos alrededor de la cintura y el hábito marrón o blanco caracterizan a esta orden, llamada también de los Frailes Menores.

Fundada en 1534, la orden recibió pocos años más tarde la confirmación del Papa. Muchas universidades e institutos deben su fundación a la orden de los Caballeros de San Juan, que consideraban la educación y la formación como una de sus misiones. En la actualidad siguen fundándose órdenes cristianas, como las Misioneras de la Caridad, una congregación de religiosas fundada en 1950 por la Madre Teresa de Calcuta y dedicada al servicio de los huérfanos, los enfermos (sobre todo leprosos) y los moribundos.

 

 

←EL CRISTIANISMO