INFANCIA Y JUVENTUD.

De este Santiago (también llamado “el Justo”) existen bastantes referencias y es prácticamente seguro que era el hermano mayor de los cuatro, ya que en las listas aparece mencionado en primer lugar. Fue un importante líder de la iglesia primitiva y el dirigente de la comunidad de Jerusalén desde que Pedro se marchó a sus viajes apostólicos en el año 43 o 44. Santiago murió ejecutado, como el propio Jesús, en el año 62, aunque en su caso se trató de una lapidación instigada por el sumo sacerdote Hanan ben Hanan aprovechando un vacío de poder romano durante la transición de un procurador a otro. Las audaces predicaciones de Santiago y su defensa de que su hermano Jesús “está sentado en el cielo, a la diestra del Gran Poder” provocaron su caída en desgracia.

Después del nacimiento de Jesús, el episodio más destacado de sus primeras semanas es el de la huida a Egipto de sus padres llevándolo con ellos, para eludir la matanza de niños perpetrada por Herodes el Grande. Que éste era un rey brutal y cruel es algo bastante conocido, pero no existen referencias cercanas a un episodio como el citado más que la del Evangelio de Mateo; ninguno de los otros tres lo relata, ni tampoco más fuentes. Por ello, su historicidad parece francamente dudosa, y pudo ser una leyenda similar a la del intento de eliminación de Moisés por parte del faraón. Con viaje a Egipto o sin él, lo cierto es que la familia acabó volviendo a Nazaret, una pequeña población del sur de Galilea, donde Jesús viviría por largo tiempo, hasta los treinta años, cuando empezó su actividad pública. Allí Jesús aprenderá la lengua aramea, surgida en el siglo XII a.C. en Oriente Próximo y que era la de uso corriente entre los judíos en el día a día, y empleada especialmente por las clases populares judías. En Galilea se hablaba un dialecto propio del arameo. El hebreo, por su parte, era la lengua sagrada utilizada fundamentalmente para el culto religioso. Y el griego, la lengua de prestigio introducida por los conquistadores helénicos y que caracterizaba a la clase alta que ostentaba el poder, comenzando por la dinastía herodiana, que la adoptó. Por ejemplo, las monedas de Herodes el Grande estaban acuñadas con leyendas únicamente en lengua griega. Es seguro que Jesús hablaba arameo y hebreo. Asimismo, es muy probable que también conociese el griego.

 

←LOS ORÍGENES E INFANCIA DE JESÚS