GEISHAS

Por: Vicente David Almazán Tomás Investigador. Universidad de Zaragoza

cenefa1

La geisha y el samurái se han convertido en las figuras icónicas que representan para nosotros el Japón tradicional. Quizá sea así porque necesitamos una referencia visual que personifique el mundo masculino y el femenino de una cultura tan lejana como atractiva para los occidentales. Esto comporta una simplificación, pues la mayoría de las mujeres estaban lejos de vivir como las geishas y la mayoría de los hombres no eran samuráis. Es más, hubo geishas que fueron hombres y samuráis que fueron mujeres

1-Gion, en Kioto, ciudad de Geishas.metirta.online

Gion, en Kioto, ciudad de Geishas.

Resulta interesante reflexionar sobre por qué estos personajes han acabado teniendo tanto éxito como encarnación del Japón tradicional. Una clave fue la apertura comercial que se produjo en el país a mediados del siglo XIX y que dio paso a la Restauración Meiji de 1868. Desde entonces, el archipiélago nipón, que había estado aislado durante dos siglos y medio por decisión del gobierno militar del clan Tokugawa (1615-1868), de repente comenzó a llamar la atención de Occidente por la rapidez de su modernización y la riqueza de sus tradiciones. Esto último fue posible por las descripciones de los viajeros que visitaron directamente el archipiélago, pero sobre todo por el «japonismo», esto es, la influyente moda por coleccionar y admirar el arte japonés que se desarrolló desde este «descubrimiento» de Japón.

 

 El arte de la vida cotidiana

Un análisis del arte japonés que se conoció en todo el mundo en esta época nos indica que los primeros coleccionistas y museos no adquirieron las grandes obras del arte culto nipón, sino más bien objetos que comenzaban a estar en desuso por la creciente occidentalización del país, y también obras de arte popular como las coloristas estampas xilográficas de estilo ukiyo-e.

Este tipo de arte era propio de las clases medias urbanas, que ocupaban una posición social baja en la escala del gobierno de los Tokugawa, dominada por los samuráis. El ukiyo-e era un arte comercial en manos de los impresores de libros y estampas que buscaban la rentabilidad económica, para lo que escogían los temas de mayor éxito de ventas y contrataban a los artistas más apreciados por el público. Algunas estampas estaban dedicadas a las hazañas de los samuráis, sus valerosas batallas o sus implacables venganzas de honor. Estas historias también se representaban en las obras de teatro kabuki, que era otro de los temas más comerciales del ukiyo-e. El género de las mujeres hermosas, bijinga en japonés, era otra de las temáticas más habituales en el grabado japonés ukiyo-e. Aunque en estas estampas femeninas aparecían mujeres de todas las condiciones sociales, sus grandes protagonistas fueron las trabajadoras de los barrios de placer, especialmente las de Yoshiwara, en Edo (antiguo nombre de Tokio).

2-Distracción.Grabado S.XIX.Bibliotec Británica. Londres.metirta.online

Distracción.Grabado S.XIX. Biblioteca Británica. Londres.

A finales del siglo XIX, miles de estas estampas de los barrios de placer circulaban por Europa y Estados Unidos, y contribuyeron a forjar un modelo de mujer japonesa tan sesgado como encantador, pues los artistas de estas estampas habían sabido crear un sofisticado ideal de belleza. Las mujeres representadas eran cortesanas de alto rango, ayudantes, cantantes, camareras y otras que practicaban oficios propios del mundo de la noche, pero en Occidente acabaron por llamarse geishas, lo cual era una imprecisa generalización.

Las escenas ukiyo-e proyectaron en Occidente una determinada imagen de la mujer nipona que tuvo gran repercusión, pues entre algunos occidentales se generalizó la idea de que las japonesas eran las mujeres más encantadoras del mundo, en una valoración no exenta de cierto machismo por poner el acento tanto en su delicadeza como en su resignada sumisión. La imagen de la geisha que se popularizó en Occidente fue la que difundieron estas estampas japonesas.

Por entonces, la imagen de la geisha estaba distorsionada por las recreaciones que los europeos habían hecho sobre Japón en sus obras literarias y teatrales. Quizás el ejemplo más acabado sea la novela de Pierre Loti Madame Chrysanthème (1887), que inspiró la ópera de Giacomo Puccini Madama Butterfly (1904), la cual tuvo numerosas versiones teatrales y cinematográficas. Desde entonces, los medios de comunicación no han hecho sino difundir una imagen algo distorsionada de la figura de la geisha, definida por su delicadeza interior, sus controlados ademanes y su exquisita apariencia, caracterizada por un cuidado peinado recogido y un exuberante vestuario.

3-Cartel de Madame Butterfly. Album.metirta.online

Cartel de Madame Butterfly. Album.

Ni siquiera el enfrentamiento contra Japón en la segunda guerra mundial erosionó esta amable imagen. En una de las «películas de reconciliación», que se hicieron para recuperar una imagen positiva del País del Sol Naciente, John Huston hizo que el mismísimo John Wayne cayera rendido ante los encantos femeninos de una japonesa en la película El bárbaro y la geisha (1958).

 

 La profesión de geisha

Las geishas representan el arte de la seducción por medio de una desbordante cortesía y una exaltación del buen gusto. Se dedicaban más al negocio de lo espiritual que a lo carnal. Esta distinción, no obstante, es una injerencia de la mentalidad occidental que conlleva cierta idea pecaminosa de lo sexual, de la cual el Japón de entonces estaba libre.

4-Mujeres en una habitación.Museo Guimet.París.metirta.online

Mujeres en una habitación.Museo Guimet. París.

No se ajusta bien la asimilación de una geisha con una prostituta, pues la geisha ofrecía servicios que llamaríamos artísticos y no artes amatorias, sin más. Así se va recogiendo en nuestro uso de la palabra (pronúnciese siempre «guéisa»), un extranjerismo ya reconocido por la Real Academia Española en su diccionario, que la define así: «En el Japón, muchacha instruida para la danza, la música y la ceremonia del té, que se contrata para animar ciertas reuniones masculinas ». Lo de muchachas que animan reuniones masculinas igual suena un poco ambiguo, pero aun así destacan las artes tradicionales. Que sólo actúen ante hombres es falso, aunque era lo más frecuente. El Diccionario de cultura japonesa Sakura afina más la definición: «Mujer artista profesional de tipo tradicional que en restaurantes típicos entretiene a los clientes con cantos, bailes, música, juegos, conversación y compañía». Destacamos el acierto al considerar a la geisha como artista profesional y no como simple muchacha, lo cual se aproxima mucho al origen etimológico del término japonés geisha, que se compone de dos letras que significan literalmente «arte» (gei) y «oficio» (sha), esto es, el profesional de las artes o artista. No era un término que se empleara para las Bellas Artes, sino más bien para lo que llamaríamos artes escénicas.

La profesión de geisha se originó en un contexto histórico y social concreto: el período Edo o Tokugawa (1615-1868), caracterizado por una serie de circunstancias. Por una parte, el aislamiento internacional de Japón, que permitió elaborar una cultura propia y genuina de la cual las geishas son una expresión. Por otra parte, el férreo gobierno militar del clan Tokugawa, que estableció un rígido sistema social piramidal, en cuya cumbre estaban los samuráis, en medio estaban los campesinos y en lo más bajo se situaban los comerciantes y artesanos que vivían en los centros urbanos.

5-Geisha.metirta.online

Geishas.

Sin movilidad social, los enriquecidos habitantes de las ciudades crearon su propia escala de valores, que se orientó hacia el mundo de las diversiones y de los entretenimientos que el bolsillo podía pagar. Mientras se respetaran las normas y se dejara la política a un lado, los Tokugawa no pusieron inconvenientes a la aparición de todo tipo de establecimientos para las diversiones populares.

 

Mujeres sofisticadas y cultas

Edo había sido elegida como capital a inicios del siglo XVII y fue poblada de una manera muy rápida, aunque durante las primeras décadas con escasa población femenina. Desde 1617 se regularon barrios de placer, yukaku en japonés, donde el comercio carnal era una actividad legal. Aunque nada evita valorar los yukaku como una lacra social y una explotación de la mujer, es preciso aclarar que estos barrios de placer no eran simples burdeles, sino también lugares bohemios frecuentados por artistas y escritores, así como un escaparate para mostrar elegancia y saber estar.

6-PeinadoGeisha.metirta.online

Peinado Geisha.

Los establecimientos competían en buen gusto y en estar a la moda, ofreciendo un oasis de libertad frente al rigor social de la época. Muchos de los clientes de estos establecimientos eran hombres casados, pero en la época nadie con una buena posición social o económica se casaba por amor. Eran muy diferentes las virtudes de discreción impuestas a las pacientes y laboriosas esposas que las características de vistosidad, ingenio y exhibición de talento que se buscaba en los placeres del mundo de la diversión.

Las cortesanas de alto rango se denominaban oiran y eran tan admiradas y famosas como lo pueden ser hoy en día las actrices de Hollywood, las cantantes de pop o las supermodelos. Sus tarifas sólo estaban al alcance de los clientes más adinerados, a los cuales, por otra parte, podían rechazar. También había prostitutas de diversas categorías, ayudantes y multitud de gente que se ganaba la vida en las noches de diversión. La comida, la bebida y los entretenimientos eran fundamentales en estas veladas, en las que también trabajaban hombres.

De hecho, en el siglo XVII el término geisha se aplicaba a músicos, cantantes y humoristas masculinos, que también fueron conocidos como hokan y taikomochi, mientras que onna geisha (literalmente «mujer artista») era el término que especificaba que la persona contratada era femenina.

Las geishas se convirtieron desde mediados del siglo XVIII en figuras de gran importancia en los barrios de placer, pues su elegancia y habilidades comenzaron a rivalizar con el prestigio de las inalcanzables oiran. Al principio, las geishas acompañaban a los clientes a los restaurantes y casas de té. Se contrataban para amenizar los banquetes en los barrios de placer y disfrutar de ingeniosas canciones, bailes, divertimentos, adivinanzas, juegos…

7-Casa de Té.metirta.online

Casa de Té.

La clientela más acaudalada alargaba las sesiones con estos entretenimientos. Naturalmente, las geishas también despertaban pasiones y los clientes pagaban por sus encantos, pero en modo alguno este segundo tema se anteponía a su oficio artístico; la profesión no dependía solamente de la lozanía física y podía prolongarse muchos años. Las geishas mantenían una selecta clientela habitual y contratar sus servicios era complicado: era más una conquista que una simple operación monetaria. Algunas también disponían de un cliente principal o mecenas, denominado danna, para el que se reservaban normalmente. El final de la carrera de una geisha podía ser el matrimonio con uno de estos clientes destacados, sin que el origen de la esposa supusiera un estigma social.

 

Un arte imperecedero

Llegar a la categoría de geisha precisaba un largo aprendizaje que al menos requería dominar la danza clásica japonesa, en la que apenas se levantaban los pies del suelo y se utilizaba un abanico, y el canto, que se acompañaba con distintos instrumentos musicales, siendo el más popular el samisen, de tres cuerdas, que además de marcar las melodías tiene también un sonido muy rítmico. Las aprendices de geisha eran niñas que tomaban lecciones sobre estas artes a cambio de su trabajo como sirvientas en las okiya, las casas donde vivían las geishas, y ya en la pubertad alcanzaban el rango de ayudantes.

Actualmente, la formación de geisha se empieza tras acabar los estudios de secundaria. Los nombres que designan a estas profesionales cambian según las regiones de Japón. En Occidente estamos familiarizados con los términos geisha y maiko (usado para las aprendices), que son los que se empleaban en la zona de Tokio; allí se realizaron las famosas estampas ukiyo-e y se localizaba el puerto de Yokohama, que fue la puerta de acceso de los extranjeros desde la segunda mitad del siglo XIX. En la región de Kasai, esto es, en Kioto y Osaka, a las geishas se las denomina geiko y a sus aprendices, hangyoku, algo así como «a medio camino de ser joyas».

8-Paseando entre cerezos.Instituto de Arte.Chicago.metirta.online

Paseando entre cerezos. Instituto de Arte. Chicago.

La geisha que ha completado su formación logra gran seguridad en sí misma y una exquisita sofisticación en cada palabra y gesto, por lo que su vestuario y adornos se suavizan y se hacen más discretos. No es necesario distraer la atención con un envoltorio embriagador, pues el gusto elegante japonés, o iki, se manifiesta en la sencillez, con colores marrones y grises. Por el contrario, las maiko visten kimonos con colores y motivos más llamativos, así como mangas largas. Y las horquillas que adornan sus peinados son mucho más brillantes y abigarradas que las de una geisha. Son recursos que una joven necesita hasta que pueda alcanzar la elegancia de una geisha.

En cierto modo, a las nuevas generaciones le gusta más la robótica que las antiguas tradiciones, y las geishas son un patrimonio cultural inmaterial en peligro. En la actualidad, Kioto es el lugar donde se mantiene mejor este legado. Se estima que en esta ciudad hay unas doscientas geiko y más de cien aspirantes. Una manera de conocer el centenario arte de las geishas es acudir al barrio de Gion y asistir a los espectáculos que a tal efecto se organizan en el auditorio de Gion Comer

 

ADEMÁS

1590 Surgen los taikomochi, hombres geisha, que entretienen con sus historias a los comensales.

1750 Aparecen las geishas como profesionales. La primera de la que se tiene noticia es Kikuya de Fukagawa.

1779 En el barrio de Yoshiwara, en Edo (Tokio), se instala la primera kenban u oficina de registro de las geishas.

1813 En Kioto se puede ejercer de geisha con licencia. Los clientes refinados las prefieren a las tayu o prostitutas.

1872 Algunas geishas tienen licencia de geisha y cortesana. Sus clientes pagan doble tarifa, que se fija en 1874.

 

EL TÉ. O EL ARTE DE LA RELAJACIÓN La ceremonia del té forma parte de los rituales que debe dominar una geisha. Su objetivo es lograr bienestar espiritual.

 

UTAMARO, PINTOR DE LA BELLEZA FEMENINA

NINGÚN ARTISTA como Kitagawa Utamaro (1753-1806) representó con más elegancia la belleza del universo femenino de su tiempo. Utamaro vivió en Edo (actual Tokio) cuando esta ciudad desarrolló una atractiva cultura urbana en torno a las costumbres y espectáculos populares. Utamaro fue un artista del ukiyo-e, el popular grabado japonés dedicado al mundo de las diversiones, y se especializó en el género de las mujeres hermosas o bijinga. Además del preciosismo con que representaba los kimonos y peinados, este artista tuvo siempre una especial habilidad para captar los sentimientos de sus modelos, que fueron fundamentalmente geishas y cortesanas del barrio de Yoshiwara. Su obra ha tenido una gran influencia en la manera en que Occidente ha idealizado la imagen de la mujer japonesa.

 

UN MAQUILLAJE PELIGROSO Las geishas se maquillaban minuciosamente. Se pintaban la cara de blanco con aceites esenciales mezclados con excrementos de ruiseñor y con un derivado muy tóxico del plomo.

 

KIMONOS ELEGANTES Las geishas lucían kimonos hechos con lujosas telas. Sus estampados incluían estilizados motivos tomados de la Naturaleza que variaban según la estación. Arriba, kimono de seda.

 

LOS BARRIOS DEL PLACER, DE YOSHIWARA A GION

EL MUNDO DE LAS GEISHAS se ha transformado a lo largo de la historia. En un principio, desde inicios del período Edo, el gobierno reglamentó los barrios de placer en las grandes ciudades. El más importante de todos fue el de Yoshiwara en Edo (Tokio), la capital del país. En Yoshiwara había un gran número de casas de té que ofrecían banquetes y todo tipo de entretenimientos, siendo las oiran las cortesanas de más alto rango y más elevados honorarios. Las geishas fueron artistas especializadas en canto, baile, conversación ingeniosa y juegos que amenizaban las veladas. En la actualidad, el barrio de Gion, en Kioto, es un referente para conocer el mundo de las geishas, allí llamadas geiko, cuyo arte es considerado un importante legado cultural, un símbolo del Japón tradicional y una atracción turística.

9-Casa de té.Exposición Universal.Missouri,1904.metirta.online

Casa de té. Exposición Universal. Missouri,1904.

UN ESPEJO PARA ACICALARSE Este tipo de espejo con mango solía ponerse sobre un  caballete plegable, que a su vez se sostenía sobre un mueble con cajones destinado a guardar productos de maquillaje.

 

←HISTORIA DEL MUNDO