FOLLETI.

En Italia creen en la existencia de unos espíritus del viento a los que llaman folletti. Un folletto sería algo así como un elfo nervioso y burlón, diminuto y revoltoso, que se diferencia del resto de los elfos europeos en su relación con el viento. La mayoría de los folletti son afables en su trato con los hombres, pero son temidos en toda Italia por la potencia que pueden alcanzar aquellos más peligrosos, capaces de arrancar árboles a su paso y de destruir las cosechas.

 Los folletti reciben varios nombres según la zona de Italia en la que se encuentren, y así se les conoce como sumascazzo en la isla de Cerdeña, grandinilli al norte de Italia, mazzamarelle en las regiones del sur y salvanelli en la isla de Sicilia. Estos duendecillos son pequeños y ligeros y se desplazan por los aires aprovechando las corrientes. Su hogar lo tienen en los huecos de los árboles, pero su mayor diversión la encuentran en la ciudad, donde revuelven los papeles, vuelcan los paraguas, dan portazos y empujan a las personas.

Muchos creen que los folletti son transparentes, pero en realidad no se diferencian mucho de los hombres, excepto por su tamaño y por sus pies, que los llevan al revés. Si en algún momento habéis sentido un portazo en un lugar donde no había aire, se os ha levantado la falda y nadie os ha tocado, seguro que se debía a que cerca de vosotros se encontraba un folletto. Si no habéis podido verlo es porque se ocultaba debajo de su gorro rojo de la invisibilidad. Cuenta la leyenda que si se da un manotazo al aire y se le quita sin querer el gorro a un folletto, éste perderá toda su fuerza y concederá un deseo.

FOLLETI

En la isla de Sicilia los pequeños folletti adoptan un carácter más violento de lo habitual que acaba repercutiendo en sus cosechas. Los más «racionalistas» lo achacan a su situación geográfica, separada de Italia por el Estrecho de Messina, y por su proximidad al Norte de África, de donde le llegan los devastadores efectos del Siroco; los más «animistas» conocen la auténtica verdad y saben que no se trata del Siroco, sino de unos diablillos llamados folletti.

 Los griegos también notaron que algo pasaba en el Estrecho de Messina y ellos lo achacaron a la Escila y a Caribdis, dos monstruos que actuaban en la zona y que absorbían y expulsaban el agua del mar con violencia, haciendo naufragar a los barcos. Es cierto que algo extraño sucede en esta zona, pues en el Estrecho de Messina también puede verse un fenómeno que ocurre en pocos lugares del mundo, el fenómeno de la «fata morgana»: un espejismo elevado doble que distorsiona las imágenes y hace que muchos barcos se vean a sí mismos flotando boca abajo en el cielo.

Saber más de Folleti

La palabra folletto “elfo, significa gente menuda, duende, pixie». Es la forma que se utiliza en singular, mientras que folletti es la que marca el número plural.

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES