Escenas Bíblicas En Los Siglos XVIII y XIX

ESCENAS BÍBLICAS EN LOS SIGLOS XVIII Y XIX

El siglo XVIII, en lo referente a las fuentes de inspiración de los artistas, es un siglo de
contrastes. Por un lado se vive una exaltación triunfalista de los dogmas católicos,
potenciando aún más las características del barroco, y, por otro, el pensamiento de los
ilustrados, que prima la razón sobre la fe, lidera una22-1
renovación cultural que también afecta al arte. La Biblia empieza a dejar de ser el centro de la representación figurativa en favor de los temas de la antigüedad clásica.

22-2
Las bóvedas de los templos, de arquitectura muchas veces palaciega, se adornan con frescos que reproducen escenas bíblicas espectaculares. El autor más representativo de este tipo de pintura bíblica fue el italiano Tiépolo, quien
reprodujo en las bóvedas de las iglesias numerosos temas bíblicos, como El encuentro entre Esaú y Jacob o La lucha de Jacob con el ángel.

También Francisco de Goya decoró las bóvedas de algunos templos como el del Pilar de Zaragoza o el de San Antonio de la Florida, en Madrid, aunque no con temas directamente bíblicos, sino con escenas de la vida de los santos y con presencia de la Virgen María.

La escultura religiosa del siglo XVIII tiene su principal exponente en los belenes, que
tanto en Nápoles como en España adquieren en esta época un auge notable. Los rasgos fundamentales de los diferentes conjuntos de belenes son el realismo y la espontaneidad.
El representante español más significativo de estas22-4
obras fue el murciano Francisco Saleillo. En torno al
portal de Belén reproduce numerosas escenas, tanto
bíblicas como de la vida real.

22-3

Durante el siglo XIX, movimientos artísticos como el romanticismo, prerrafaelismo, impresionismo y otros, sin abundar en los temas bíblicos, no los dejan de lado. El romanticismo es un movimiento cultural en el que también participan las artes
plásticas. Se inicia en el siglo XvIII y alcanza su plenitud en la primera mitad del siglo XIX. La sensibilidad romántica valora la emoción, los sentimientos y la capacidad expresiva.22-6

22-5

El inglés Blake y el francés Delacroix son dos claros exponentes del prerromántico
y del romántico, respectivamente. Blake, al igual que los pintores de su generación, presta mucha atención al aspecto colérico y épico del Antiguo Testamento.
Delacroix, comprometido con los temas sociales de su época, deja entrever en sus pinturas bíblicas estas mismas inquietudes.

22-7

La Anunciación. Rossetti.

 

 

 

A mediados de siglo aparece un grupo de pintores de ámbito inglés que trata de reflejar en sus lienzos las características del mundo rural. Tienen como modelo a los pintores italianos anteriores a Rafael. De ahí el nombre de prerrafaelitas. Uno de sus exponentes fue el pintor y poeta británico Rossetti.

 

 

 

En el último tercio del siglo XIX se consolidó un movimiento pictórico denominado impresionismo y postimpresionismo. Este movimiento concedía la máxima importancia al efecto Cristo amarillo. GAUGUIN que la luz y los colores producen en la retina.
Los temas bíblicos no tienen mucho espacio en sus obras,
pero postimpresionistas como Van Gogh o Gauguin nos dejaron algunas obras dignas de admiración.

22-9

La Piedad. Van Gogh

22-8

 

←LA VIDA DE JESÚS

.