El Desapego

15-Elaine,Sophie Anderson.metirta.online

Significado

El Desapego aparece ante ti para señalarte que ya ha pasado el tiempo de apegarse y de aferrarse firmemente.

Este es el momento de que acabe todo antes de dar inicio a algo nuevo y maravilloso.

Es esencial para tu totalidad dar marcha atrás y alejarte de todo en lo que has estado inmersa o de todo lo que has intentado. Ya no tendrá efecto aportar más energía, tiempo, amor u otra cosa.

Tan solo una rendición completa y absoluta hará que logres lo mejor, lo más elevado y lo más amable en todo lo que te concierne.

Has luchado durante años creyendo que terminarías venciendo si continuabas aferrándote fuertemente, creyendo que todo te saldría bien y que ¿así conseguirías lo que deseabas? ¿Tienes miedo de desapegarte, temes que si lo haces perderás lo poco que tienes?

¿Te has acostumbrado y te has atrincherado en el modo familiar en que suceden las cosas y temes lo que pueda acarrearte una nueva situación? Recuerda que si algo es verdaderamente tuyo nunca podrás perderlo.

A veces, tomarse un descanso y dejar que algo muera y termine puede facilitar que vuelva en una forma mejor.

La manera óptima desgastar tu energía es lamentar la pérdida, para después dar paso a algo nuevo en tu vida. Ya se trate de un amor, un trabajo u otra situación, invertir tiempo en lamentarse ayuda a crear un final y a potenciar tu curación. Una vez hayas terminado con tus emociones, estarás abierta a lo nuevo.

Tratar de apresurar el proceso solo puede ser motivo de que posteriormente te sientas abrumada por la emoción cuando menos lo necesites. Hazlo ahora y acaba con ello.

Después, sigue adelante con entusiasmo y capacidad hacia un futuro brillante.

solaaguilar-728x90px

 

Meditación

Encuentra un tiempo y un lugar en el que no te molesten, cierra los ojos. Inspira lenta y profundamente y, al exhalar, mira o siente tu tensión como una estrecha armadura que cubre tu cuerpo.

Inspira otra vez lenta y profundamente hacia la armadura y, a medida que exhalas, mira o siente que esta comienza a adelgazarse y a disolverse poco a poco.

Haz una última respiración dentro de la armadura y, al soltar el aire, mira o siente cómo desaparece por completo. Ahora estás totalmente relajada.

Deja que tu respiración se normalice.

Fija tu atención sobre tu chakra del corazón, localizado en medio de tu pecho cerca del corazón.

Inspira profundamente hacia dentro del chakra y, a medida que sueltas el aire, percibe una sensación de paz. Inspira profundamente hacia dentro de este chakra y, al soltar el aire, percibe una sensación de tranquilidad. Respira otra vez profundamente hacia dentro de este chakra y, al soltar el aire, percibe una sensación de amor. Respira centrándote en ese amor y permite que se expanda.

Respira centrándote en ese amor y siente que se expande hasta que te rodea por completo.

Ahora respira centrándote en ese amor y siente que te rodea muy estrechamente.

Permanece en ese estado hasta que te sientas dispuesta a continuar.

Mira o siente el amor que te envuelve y te abraza como la presencia de la Madre Divina.

Le dices a la Madre Divina que le agradeces su presencia junto a ti.

Te dice que te ama y que siempre está contigo.

Te pregunta lo que necesitas y le dices que necesitas su ayuda para desapegarte y lamentar una pérdida.

Te contesta que está encantada de poder ayudarte. La Madre Divina te explica que la razón por la que se te hace difícil el desapego se debe a que estás enganchada a lo que mantienes en tu cuerpo emocional, y es en esto en lo que primero te va a ayudar.

Sigue diciéndote que va a inundar de amor tu cuerpo emocional y eso barrerá cualquier cosa a la que estés enganchada.

En forma gradual, comienzas a sentir la calidez del amor incondicional que llena tu cuerpo emocional.

Fluye por todas y cada una de las zonas heridas y dolorosas, aportando tranquilidad y paz, calma y fortaleza, renovación y regeneración.

Te fundes en el amor de la Madre Divina y sientes que cesa todo sufrimiento.

Escuchas a la Madre Divina que susurra en tu oído: —Estabas enganchada debido a que estabas buscando amor. Ahora estás llena de todo el amor que necesitas.

Libérate de la atadura. Intégrate en mi amor por ti.

Sientes que algo cae de tu cuerpo y, cuando miras hacia abajo, ves tus ataduras sobre el suelo.

A continuación, la Madre Divina te advierte que necesitas liberarte de algunas creencias que te mantienen sujeta a la situación de la que estás desapegándote en tu cuerpo mental.

Te explica que está inundando tu cuerpo mental con amor y luz incondicionales, y que está extrayendo las pegajosas creencias que tienes adheridas.

Sientes los tirones, mientras que la Madre Divina te arranca las antiguas creencias de tu cuerpo mental.

Cuando cesan los tirones, comienzas a sentir la vibración del amor y la luz incondicionales llenando tu cuerpo mental.

Esta vibración fluye hacia todas las zonas estrechas, dolorosas y heridas trayéndote tranquilidad y paz, calma y fortaleza, renovación y regeneración, claridad e intuición.

Te fundes en el amor de la Madre Divina y sientes que todo sufrimiento cesa.

Escuchas a la Madre Divina susurrándote al oído: —Estabas enganchada porque estabas buscando amor.

Ahora estás llena de todo el amor que necesitas. Libérate del anzuelo. Intégrate en mi amor por ti.

Contemplas a la Madre Divina y te das cuenta de que en las manos sostiene una bola oscura, pegajosa y viscosa. Tras soplar sobre ella se convierte en un globo de luz radiante. —Tienes que lamentarte de todas las pérdidas si has de lograr la integridad —manifiesta la Madre Divina—.

Todo pesar proviene de la personalidad/ego, no del alma.

Necesitarás dedicar algún tiempo a tu alma y a tu personalidad/ego para que actúe sobre el dolor. ¿Estás dispuesta ahora a trabajar sobre el dolor?

Tú respondes afirmativamente.

La Madre Divina te rodea con sus brazos y con todo su ser.

Comienzas a manifestar pesar: empiezas a llorar, a gemir, a lamentarte o a hacer cualquier sonido apropiado al caso.

Te sientes capaz de profundizar en tu pesar gracias a que la Madre Divina te reconforta abrazándote suave, firme y compasivamente.

Cuando hayas hecho todo lo que creas conveniente, le das las gracias a la Madre Divina.

Te pregunta si tienes alguna duda acerca del desapego y la aflicción, y tú le preguntas sobre cualquier inquietud que puedas tener. Es hora de regresar.

La Madre Divina te sugiere que te serviría de ayuda dedicar más tiempo a estar con ella durante tu enfrentamiento con este reto.

Conecta con ella tantas veces como creas necesario.

Presta atención a tus manos y respira hacia las puntas de los dedos.

Ahora fija la atención en tus pies y exhala a través de los dedos de los pies.

Respira profundamente y, al exhalar, mueve el cuerpo suavemente.

Respira profundamente y, al espirar, si estás lista, abre los ojos.

¡Bienvenida a tu ser!

 

← ORÁCULO DEL ETERNO AMOR

← ORÁCULOS