EL AMOR Y LOS SIGNOS DEL ZODIACO – LEO.

LEO Del 23 de Julio al 22 de Agosto. Fuego

 

RASGOS GENERALES DEL SIGNO

Las personas nacidas bajo Leo, por lo general presentan majestuosidad ante propios o extraños; es cierto que precisan de las atenciones de los demás y que si pueden conseguirlo intentarán destacar del resto, pero no por ello pisarán a nadie en su intento.

Estamos hablando de personas con deseo de superación continuo, siempre y cuando crean en ellos y la verdad es que eso, no siempre ocurre.

Entre sus mejores cualidades podemos destacar la nobleza de espíritu y la confianza puesta en quienes les quieren, por tanto lo pasarán muy mal si les traicionan.

Hablamos igualmente de personas generosas y dignas, que en su faceta más negativa, pueden ser orgullosas, tiranas, muy vanidosas y buscadoras exageradas de la gloria y el reconocimiento a todos los niveles, en especial en el amor y el sexo, reconocimiento que por otra parte, cuando no se produce les puede provocar todo tipo de dolencias físicas o psicosomáticas.

En los Leo, al igual que ocurre con los nativos de Cáncer, vemos a nivel general dos tipos de características físicas predominantes: una la de aspecto apolíneo y otra la de aspecto herculano.

En el primer caso veremos unas facciones regulares con ojos anchos y expresivos que se compaginan con músculos largos y armonía en sus posturas.

Por lo general la talla de este primer grupo es superior a la normal. Las mujeres destacan por sus pechos altos y llenos, con caderas anchas y piernas largas.

En el segundo caso, el aspecto forzudo o forzuda se caracteriza por personas con cuellos cortos, musculatura dominante, nariz achatada con ventanas abiertas y una talla menor que los apolíneos de este mismo signo.

Por norma general, las mujeres que ocupan esta segunda característica física son las menos favorecidas del signo, ya que su aspecto está representado por la clásica matrona que, a partir de cierta edad, tiende a engordar.

Todo ello no quiere decir que nativos y nativas herculanos no tengan unos rostros agradables y vivaces, puesto que si hay algo que caracteriza a las personas nacidas bajo el signo de Leo, es una belleza elegante; de hecho muchas veces los nativos de Leo utilizan como arma amorosa o seductora su elegancia y porte natural para compensar así, unas deficiencias físicas dentro de los cánones de belleza establecidos en el momento.

leo2

 

LA SEDUCCIÓN

Conquistar y ser conquistados

En el arte de la conquista, los depositarios del signo Leo no se irán por las ramas, saben que su mejor arma de seducción son ellos mismos y todo lo que son capaces de demostrar.

Un Leo, independientemente del sexo, pondrá en marcha de inmediato su máquina de brillantez y optimismo para seducir, desbordará seguridad y mundología y, si ésta fallase por cualquier concepto, intentará desbordar belleza pero sin avasallar, buscando más la provocación que la confirmación.

Si utilizan la técnica de la oratoria, veremos que a través de una hábil y segura conversación expondrán sus inquebrantables valores de forma apasionada, tan apasionada, que en ocasiones pueden ser tomados como personas prepotentes.

Una vez expuesta esta apisonadora tarjeta de presentación, lanzarán su dardo más envenenado de la fuente de Eros y dirá: “soy de una fidelidad inquebrantable”.

Nadie puede resistir este conjunto de cualidades tan bien presentadas; nos ofrece la seducción a través de la seguridad y además el valor inquebrantable de la fidelidad.

Pero a los Leo también les gusta ser seducidos, claro que para ello no tienen que darse cuenta pues de lo contrario se pondrán a la defensiva, por eso la mejor manera de poderlos cazar será dándoles confianza, otorgando gran valor a todo aquello que nos cuentan y recordándoles de paso… lo elegantes que son.

 

EL AMOR

Así les late el corazón

El corazón de una persona Leo ofrece una vibración muy peculiar en los latidos amatorios o de enamoramiento, ya que un ser de este signo puede llegar a la mortificación por amor.

LEORecordemos que pese a sus delirios de grandeza los Leo, pese a ser portadores de unos grandes valores, son por este motivo capaces de reconocer sus defectos y pecados, incluso tirándose piedras sobre su tejado si de esta forma obtienen el reconocimiento de quien ellos aman.

Como los Leo se entregan con fuerza a todo cuanto hacen, cuando les “entra la vena” del más profundo enamoramiento, son capaces de terminar en un Convento de clausura o en un Monasterio si no son correspondidos; pero no nos engañemos, su reclusión llevará también el objetivo de ocupar uno de los máximos cargos, ya que su capacidad de liderazgo la llevan dentro.

Cuando la llama del amor llega a la puerta de Leo, éste la abrirá de par en par, pero eso sí, con lentitud, como aquel que se hace rogar, pretendiendo mostrar así que ellos acceden pero que no será fácil, aunque en realidad, llevarán el amor más puro con mucha emotividad, tanto, que cuando vean la respuesta de la persona en quien desean confiar su amor, no dudarán en llegar al final y entregarse plenamente.

Como es normal buscarán algo a cambio y un Leo enamorado puede convertirse en el más dulce de los gatos, sin que por ello deje de ser un duro felino, que puede arañar y hacer daño en cuando vea que la otra persona no tiene las mismas metas que él.

 

LA VIDA EN PAREJA

Cómo mantienen sus relaciones sentimentales

Los Leo tienen dos aspectos contradictorios en la relación con su pareja. Si por un lado pueden llegar a idealizar a la pareja, subiéndola a los altares de la comprensión y la estima, por otro pueden convertirse en autoritarios y, a veces, despóticos.

Todo ello tiene un motivo y una razón; es necesario saber llevar bien a un Leo, para ello lo mejor es dejarles un poco de margen de maniobra, para que note que de vez en cuando es él quien toma las decisiones y que si ello no es así, al menos que es él o la Leo quien toma las resoluciones más definitivas e importantes.

Recordemos que casi todos los grandes megalómanos y dictadores son miembros de este signo del Zodíaco.

Los Leo que son personalistas y apasionados, cuando encuentran su media naranja y piensan que quizá con ella puedan llegar a algo más, incluso boda, buscan la perfección en su relación.

Claro que suele ser una perfección permisiva, pues su ego les hace pensar que casi nadie les puede igualar. A cambio de todo ello, al menos temporalmente, ofrecen sinceridad, fidelidad, afecto y regularidad.

Esa búsqueda de la perfección en la pareja, es la que nos hará ver que los Leo, tanto los hombres como las mujeres, siempre van acompañados de parejas elegantes y de gran belleza, aunque esta belleza sea interna, ya que eso forma parte de la necesidad personalista de Leo; tener al lado un compañero o compañera de la que puedan pensar: “sabe estar”, es como si de un rey se tratase, debe pues tener cerca un rey o una reina merecida, cuya cuna sea además reconocida.

leo5

LA VIDA SEXUAL DE LEO

Para los nativos de este signo, el sexo es el mejor deporte de aventura, ya que en sus prácticas amatorias puede conjugar su fuerza, su energía (que precisan canalizar con bastante frecuencia) y su creatividad.

Leo no es un signo especialmente imaginativo en el lecho amatorio, de hecho si la acción se desarrolla como ha previsto o esperado, se contentará con una cierta monotonía a través de los tiempos, sin embargo las cosas deberán hacerse casi siempre como dice el nativo, que por otra parte acostumbra a ser quien tome la iniciativa. Incluso cuando parece que ha sido seducido, el nativo de Leo ya sabía perfectamente que aquello tenía que pasar y cuando ocurra creerá que es porque ha consentido.

Ya que hablamos de un signo de energía, recordemos que el fuego y el rojo son dos aspectos que le marcan mucho.

En el sexo los nacidos bajo Leo derrocharán esa energía por todas partes y valga la pena decir, que no suelen ser del todo silenciosos en sus actos sexuales, pues como al fin y al cabo, parten de la base que el exhibicionismo puede ser una extensión natural de ellos, les va a importar muy poco que todo el vecindario se entere de lo que están haciendo.

El rey y el León deben ser servidos y ello implica tener con ellos y ellas, no sólo mucha paciencia, sino también sumisión en determinados aspectos, pero esta sumisión será aceptada no impuesta, es decir que se sientan servidos, pero a sabiendas que en el fondo dicha práctica no es más que un juego de compartir.

 

LAS CRISIS AMOROSAS Y LA INFIDELIDAD

Tocar fondo, saber que otro rey anda cerca o que los límites del reino se resquebrajan, es algo que a nadie le gusta y mucho menos a un Leo.

Los Leo están acostumbrados generalmente a idealizar siempre a su pareja, no olvidemos que sólo alguien muy importante puede convivir con ellos y, por tanto, no tienen porqué tener la duda de los celos.

Por otra parte son capaces de asegurar y jurar que no son celosos, incluso llegarán a argumentar el postulado psicológico freudiano de que los celos son causa de inseguridad; y ellos, naturalmente, son seres seguros de sí mismos, o al menos eso es lo que siempre insistirán en vender a la galería.

Sin embargo, muy en el fondo de cada Leo existen unos celos encubiertos que tratan de sofocar y, tarde o temprano, ante cualquier evidencia, surgirán de lo más profundo de su ser. Cuando esto ocurra explotarán con un gran rugido.

Los nativos del signo Leo exigen fidelidad, dado que ellos son fieles hasta el último momento. Pero cuando la infidelidad sale al descubierto pueden actuar de forma colérica y violenta, incluso tratarán a la pareja con gran despotismo, eso si no llegan ellos a practicar la misma infidelidad.

La infidelidad habrá herido lo más profundo de los nativos y nativas de este signo: su orgullo. Esto llega incluso a hacerles actuar de forma que se auto inculpen de la situación, eso sí, como que ellos parten de la base de que difícilmente se equivocan, utilizarán argumentos tales como haber dado demasiada libertad a su pareja.

leo4

COMPATIBILIDADES E INCOMPATIBILIDADES

Ligue: Difícilmente dos Leo pueden llegar a ligar, pues los dos están buscando protagonismo y dominio.

También es difícil con Capricornio, donde el ligue sólo se producirá si uno de los dos cede en sus posturas.

Con Aries y con Cáncer es posible el ligue aunque no será muy duradero.

Con Libra se producirá algún choque al principio pero pueden llegar a ligar.

Y con Virgo, como se complementa, funcionará aunque algo superficialmente.

Con Géminis el ligue será imposible por lo menos a primera vista, ya que los nativos de éste signo se consideran muy superiores a los de Leo.

Pareja: Entre dos Leo difícilmente puede existir una pareja, ya que sería una continua lucha entre ambos para hacerse mutuamente sombra el uno al otro.

Tampoco es posible con Virgo, ya que a la larga son contradictorios.

Con Escorpio habría continuas chispas, por lo cual podría funcionar perfectamente o desencadenar una tormenta. Imposible con Acuario, que nunca estaría dispuesto a tolerar el poder y la autoridad de Leo.

Pese a las diferencias, podría darse una buena relación de pareja con Sagitario.

Con Géminis ya lo hemos dicho, y… si no ha habido ligue difícilmente habrá pareja.

Sexo: El sexo entre Leos puede ser terriblemente pasional y también lleno de violencia.

Piscis puede sucumbir en el sexo con Leo, pero sólo por admiración ante el despliegue de poder de este signo, por lo que ésta relación no será duradera.

Aries puede tener una buena relación de sexo con Leo, durante largo tiempo aunque no definitiva.

Y con Libra se puede dar el caso de que ambos signos encuentren lo que están buscando y, que con ésta relación les deje a los dos completamente satisfechos.

←EL AMOR Y LOS SIGNOS DEL ZODIACO

←LA FE EN LAS CIENCIAS OCULTAS