EL AMOR Y LOS SIGNOS DEL ZODIACO – CÁNCER

CÁNCER Del 22 de Junio al 22 de julio. Agua

 

RASGOS GENERALES DEL SIGNO

Este es uno de los signos más difíciles de entender, pero a la vez más grato, dulce y vivo.

Cáncer tiene ante todo una necesidad imperiosa de cultivar su mundo interior y mental; jerarquiza a las personas que ama o quiere y de igual forma piensa que los demás hacen lo mismo con él, por eso dada su bondad intenta proteger a los demás de cualquier amenaza, al tiempo que también espera esa protección.

Amorosamente hablando es un signo muy solícito en cuestiones sentimentales, su problema será un enamoramiento demasiado profundo cuando no sea correspondido, ya que ello le puede llevar a una profunda debilidad mental o depresión; es importante pues, remarcar su hipersensibilidad, su timidez y la dificultad que tienen en cortar el cordón umbilical imaginario que les une a personas de su pasado.

Suelen ser buenos compañeros o compañeras en el trato para con los demás, dada su capacidad para saber escuchar, pero cuando les toca aconsejar les es más difícil, ya que su sensibilidad, —uno de sus terribles defectos—le hace muchas veces creer y ver a su alrededor a personas demasiado delicadas como para dañarlas dando su opinión. Este mismo aspecto lo aplican a su vida en general y su introversión por un lado y el miedo a lo que les digan los demás por otro, les hace ser personas solitarias a las que es difícil aconsejar y, si llega el caso, es necesario hacerlo con mucha tranquilidad, mano izquierda y tacto exquisito.

En general es un signo que está marcado por dos aspectos, que en ambos casos, hacen muy diferentes a dos Cáncer incluso nacidos el mismo día.

Por un lado tenemos a los que tienen una fisonomía redonda con manos gruesas, con un cuerpo más bien grueso; y por otro lado a aquellos que son largos y estirados, con una nariz larga, ojos tristes y manos también largas y finas.

Estas características tan distintas permiten que exista una diferenciación entre los nativos y nativas de este signo, por lo que en una aproximación de ligue tendremos que observar más el comportamiento de la persona que su apariencia si es que realmente queremos saber su signo.

Así, los primeros tienden al ocio y al escaso ejercicio físico, mientras que los segundos, se dejan llevar por sus propias características fisonómicas y a vivir una vida nocturna.

En el primer caso veríamos a un Cáncer realizando ejercicios con pocas ganas, y en el segundo caso, a otro Cáncer bailando infatigablemente en una discoteca hasta altas horas de la madrugada.

Sin embargo, ambos serán igual de tímidos, cerrados en sí mismos y temerosos del entorno, y es que éstos son los grandes defectos del signo.

cancer

LA SEDUCCIÓN

Conquistar y ser conquistados

Las armas de los nativos o nativas de Cáncer son demoledoras y por su perseverancia notable en el arte de seducir, aunque a primera vista puedan parecer personas que difícilmente serán las que tomen la iniciativa.

Al ser capaces de una gran receptividad, buscarán crear el ambiente íntimo necesario apartándonos de todo lo demás para llevarnos rápidamente, con un terrible encanto, a su mundo de sueños y fantasías, que nos confesarán con gran entusiasmo y sin omitir el más mínimo detalle, eso sí, siempre y cuando hayamos demostrado ser personas de gran sensibilidad (ese puede ser un truco para cazarlos) y que damos una tremenda importancia a la opinión de los demás.

Los nativos de este signo saben que son fácilmente vulnerables por su inseguridad y mundo fantasioso, pero también son inteligentes y utilizan este talón de Aquiles a su favor.

De hecho, pueden llegar a provocar un pequeño drama en el que se nos otorgue el papel de salvadores, haciendo que nos sintamos así protectores suyos mientras nos confiesa cariñosamente sus fantasías.

Esta protección innata será hábilmente aprovechada por el Cáncer, para convertirse en la imagen de un ser angelical e inocente que hay que proteger para que sus sueños no sean destruidos, sin embargo, tras esta aparente debilidad, puede llegar el caso de existir un juego que puede ser peligroso, —cuando no caprichoso—, con lo que conviene no ser demasiado condescendiente.

 

EL AMOR

Así les late el corazón

Muchos factores hacen que los nativos de este signo sean capaces de compaginar su vida normal con un gran misticismo interior, que en ocasiones puede terminar en mitomanías.

Su comportamiento se identifica en ocasiones con personas que dejaron una huella notable en su pasado, siempre y cuando esas personas hayan hecho como ellos, o sea que se tomaran la vida como una aventura.

Un cáncer enamorado/da de verdad, y esto es algo que cuesta pues siempre recordarán a otra persona del pasado, usará sus grandes dotes de poeta para expresarse, pero también para camuflar su mirada hacia atrás, ya que en realidad los Cáncer son grandes vividores del pasado al que siempre tienden a regresar.

Cuando Cupido llama a su puerta, el nativo del signo comenzará a apartarse de la realidad en la que vive.

Utilizará siempre su gran capacidad de fantasía e imaginación que les permita visualizar escenas de misticismo medieval con héroes, reyes, príncipes y princesas, sujetos todos ellos a valores más profundos que los actuales y así ser capaces de despertar interiormente un profundo amor de verdad, lleno de matices tiernos, cánticos acaramelados y lírica poesía.

No olvidemos que para un Cáncer lo de ayer siempre fue mejor que lo que tenemos hoy; en el mañana no ve más que dificultades y malas maneras de hacer las cosas.

Por eso no hay que pretender nunca o casi nunca, que olviden el pasado y más si les pertenece, pues lo podrían interpretar como una anulación de su personalidad.

 

LA VIDA EN PAREJA

Cómo mantienen sus relaciones sentimentales

Pese a su gran sociabilidad y perceptibilidad, puede ser un poco difícil entablar una relación con los Cáncer, ya que, dotados de esa gran fantasía e imaginación proyectiva por un lado, por otro, tienden a refugiarse en el pasado, lo que les hace lentos ante el ligue y lo más importante es que se pueden cuestionar si la nueva persona es merecedora de ocupar aquel lugar de tan alto pabellón.

Por otra parte, muchas veces entienden la nueva relación como un mundo de ensoñación que ya ha vivido en su imaginación. Es decir: que esperan a su príncipe azul o a la princesa que hay que rescatar de las garras del dragón.

Una vez dentro de la relación son unos excelentes compañeros de juerga y diversión.

Su oportunismo trabaja más que la intuición a la hora de elegir compañero de relación, que puede ser muy estable y duradero, —mientras no se les pida demasiados sacrificios—, ya que los poseedores de este signo no son propensos a llevar una vida de pareja sacrificada.

Recordemos que lo suyo es muchas veces hacer el papel de víctimas, porque lo que buscan es una absoluta comprensión.

El mundo de la pareja con una persona Cáncer debe estar siempre lleno de momentos románticos, evocativos y de protección; se dice que estos nativos no buscan novios o novias, sino personas que en el futuro sean los padres o madres que los protejan para el resto de su vida.

CANCER3

LA VIDA SEXUAL DEL SIGNO

Idílica y de poesía sería la mejor manera de poder resumir cómo va a ser la vida sexual de un Cáncer o al menos lo que necesita.

Cáncer se entretiene mucho en el antes y en el después en el mundo del sexo.

Para un nativo de este signo, la parte central del acto amatorio es una consecución más de ese inicio sugerente, tierno y generalmente apasionado, un previo que preparará con mucha dulzura, buscando saborear cada minuto y cada rincón de su pareja de la forma más delicada posible.

De igual manera una vez consumado el acto, Cáncer permanecerá junto a la pareja en acto de amor, buscando las caricias, besos y posturas totalmente reconfortantes, provocando incluso llegar al plácido sueño tras el acto sexual.

Es muy importante en el mundo del sexo que Cáncer no se vea presionado, ni por tiempos ni por situaciones y, mucho menos por preguntas…

Hay que dejarles hacer y procurar que en todo momento la relación se desenvuelva dentro de los parámetros de lo natural y espontáneo.

Un Cáncer que sepa que tiene un tiempo final determinado se pondrá nervioso, encerrándose en sí mismo y abandonando el lecho amatorio; insistimos en lo de lecho pues la extravagancia o los cambios de decorado tampoco son lo suyo.

Cáncer funcionará mucho mejor en su casa, al amparo de la luz de unas velas y con una suave música evocativa que en un lugar que no domine bien o conozca poco.

Del mismo modo busca lo sencillo y no será bueno sorprenderle con según qué tipo de prendas por provocativas que sean.

 

LAS CRISIS AMOROSAS Y LA INFIDELIDAD

Los nativos y nativas de este signo son celosos y posesivos, exigen a su pareja devoción absoluta y se frustran si la pareja no responde al ciento por ciento.

En ese caso empieza el camino de los celos, que se ve reforzado por la gran imaginación de los portadores de este signo; recordemos que su mundo interior es capaz de crear un gran número de fantasmas allí donde solamente ha habido un comentario con la mejor de las intenciones.

Los Cáncer son capaces de imaginar toda una historia de una pequeña situación de celos, viendo hechos que no existen, sospechando cosas inverosímiles y creando todo un escenario que es inexistente, pero además, se convierten en fiscales, jueces y verdugos al mismo tiempo, sin dejar casi posibilidades de defensa.

Como los Cáncer acostumbran a ser seres de una gran credulidad, el enfrentarse ante una situación de infidelidad, —que por otra parte ya habrán imaginado a su manera—, les produce un terrible y amargo desengaño, del que difícilmente se recuperarán el resto de su vida.

Y como acostumbran a pensar en el pasado, lo recordarán continuamente y en nuevas relaciones temerán que el hecho vuelva a repetirse.

Ante la situación de infidelidad consumada, montarán ante su pareja toda una novela de la situación, en la que añadirán todo tipo de dramatizaciones, dejando a un lado la constructividad, añadirán ribetes y escenas inexistentes para acabar convirtiéndose en las víctimas de una situación que quizás aunque sea culpa suya, difícilmente reconocerán, eludiendo sus responsabilidades en todo momento.

 

COMPATIBILIDADES E INCOMPATIBILIDADES

Ligue: Es difícil que dos Cáncer puedan ligar, ya que los dos son protagonistas de sus sueños, y los dos tratan de explicar sus fantasías.

También es difícil con Sagitario y, aún más con Capricornio, que tiene un mundo interior distinto al de Cáncer. Sin embargo, existe posibilidad con Leo, a quien estará dispuesto a escuchar, aunque esta posibilidad no será duradera.

La mayor probabilidad de entendimiento es con Virgo, signo que comprenderá inmediatamente los sentimientos y las grandes fantasías de Cáncer.

Pareja: Si dos Cáncer llegan a formar pareja es posible que ésta tenga una continuidad, ya que ambos están dispuestos a vivir un mundo en el pasado.

Con Sagitario no funcionará ya que no están hechos para entenderse; y con Libra se produciría un difícil equilibrio que sería un triunfo superar. Tampoco duraría mucho con Leo, que llegaría a cansarse del mundo irreal de Cáncer.

Nuevamente donde Cáncer tiene más posibilidades de asentar una pareja es con Virgo, signo que sabrá comprender su mundo interior y dará a su personalidad visos sugestivos de grandeza, amor, fuerza y vitalidad.

Sexo: Entre dos signos de Cáncer el sexo llega a extremos en los que se desborda la fantasía.

Con Leo la relación de sexo no durará mucho; y con Escorpio esta relación puede llegar a ser violenta y pasional. Con Acuario se da una extraña simbiosis, el pasado de Cáncer y el porvenir de Acuario reavivan esta relación sexual.

Sin embargo, será solamente con Piscis donde la relación llegará a ser la más perfecta y la más complementaria, ya que ambos se complacerán mutuamente más allá del amor.

Con Géminis no tendrá por lo general suficientes estímulos

←EL AMOR Y LOS SIGNOS DEL ZODIACO

←LA FE EN LAS CIENCIAS OCULTAS