El Alma Cazadora

 

El alma cazadora

La cazadora puede resultar una personalidad verdaderamente inspiradora y estimulante, que trabaja activamente para conseguir lo que quiera que desee.

En su determinación por ganar, no obstante, puede llegar a ser involuntariamente agotadora y perjudicial para aquellos que la rodean. Como con la mayoría de los tipos de alma, los rasgos de su carácter pueden ser tanto negativos como positivos y, de cualquier modo, se trata de una de las almas más fuertes de nuestro cúmulo, que potencia al máximo no sólo sus propios talentos, sino, en menor grado, los de los demás.

En el grupo de energía de la tierra, el alma cazadora se ve impulsada por una necesidad de actuar, planear y establecer estrategias. Cuando un alma cazadora utiliza esa fuerza de energía de forma negativa, nos encontramos ante uno de los signos más difíciles y agresivos.

Cuando esa misma fuerza se utiliza positivamente, tenemos a uno de los signos del alma más productivos: creativos, muy activos y extremadamente poderosos.

5-1

LOS RASGOS DEL CARÁCTER DEL ALMA CAZADORA

Persigue sus objetivos, actúa, es hábil, astuta y paciente con sus propias necesidades. ¿Se aprovecha de la gente y las situaciones o sabe encontrar la oportunidad?

Suele contener la ira, pero para luego estallar. Puede tener con dificultades e inevitablemente habrá de esforzarse para mantener esa actitud, y requerirá que se le recuerde constantemente que las necesidades de los demás también son importantes.

Su otro lado, el que se mira el ombligo, no tardará mucho en aparecer. Necesita a alguien de naturaleza fuerte pero más pasiva, que estará preparado para alentarla, admirarla y alimentar su ego.

PELIGROS: Ignorar las necesidades de los demás y no aprender a compartir. La cazadora es un alma muy volcada en sí misma y en sus propias necesidades, a menudo (y sin duda involuntariamente) a expensas de otros, pero es capaz al mismo tiempo de abogar por los derechos de los demás, siempre y cuando despierten su interés personal.

5-2

LA CANCIÓN DEL ALMA CAZADORA

El alma cazadora, un signo de tierra, se corresponde con el narciso Triandrus. En nuestra canción, los niños se refieren a esta flor como «blanca y pura», lo que indica las buenas intenciones de esta alma.

Cuando miro esta flor, su corona boca abajo me recuerda la lucha del alma cazadora por mirar en su interior. Aun así, se trata de una flor verdaderamente hermosa que muestra el potencial del alma cazadora, y nos recuerda que ésta es una de las almas más fuertes y decididas de nuestro cúmulo de almas.

 

←¿QUÉ ES? NUESTRA ALMA  Y ¿DÓNDE SE ENCUENTRA?

←LA FE EN LAS CIENCIAS OCULTAS