DRAGÓN CHINO.

A diferencia de la imagen que tenemos del dragón en Occidente, se trata de un ser noble, bondadoso, espiritual, inteligente e incluso mágico. En Asia, los dragones comparten el mundo con los hombres de modo pacífico, y sólo en contadas ocasiones se han disputado un trozo de tierra o se han enfrentado violentamente. En China, el dragón llegó a ser venerado como un dios, e incluso se le consideraba el más poderoso de los cuatro seres mágicos y espirituales. Junto al fénix, la tortuga y el unicornio, el dragón disfrutaba de la condición de animal sagrado, siendo el más popular de todos ellos.

Su aspecto físico no resulta fácil de determinar, pues existen muchos tipos de dragones y la imagen que figura en la tradición literaria, en las leyendas mitológicas y hasta en las representaciones iconográficas es muy variada. Puede tener, o no, cuerpo de serpiente, de pez o de cocodrilo; estar dotado, o no, de cuernos y tener un tronco alargado y extremadamente fino; así como poseer patas, colmillos, tupidos bigotes o profundos y enormes ojos, además de incontables hibridaciones con otros seres. De hecho, se ha llegado a afirmar que el dragón oriental está compuesto de partes de otros muchos animales: cuerpo de serpiente, cuernos de ciervo, cuello de iguana, vientre de rana, garras de tigre o de águila, y melena de león.

Pero su apariencia física, así como los nombres que recibe, varía según el aspecto de la vida que simbolice lung, o long, es el dragón celestial, imagen de la capacidad de renovación y cambio. Es el símbolo de la espiritualidad suprema y a menudo su nombre se utiliza como genérico para designar al dragón. El llamado dragón imperial es considerado el más poderoso de todos los dragones.

Fue el emblema de la familia imperial china y era el único que escupía fuego, aunque su peculiaridad más significativa era la posesión de cinco dedos o garras en los extremos de las patas, a diferencia del dragón coreano e indonesio, que sólo tiene cuatro garras, y del japonés, que tiene tres. Mang es el nombre que recibe el dragón que representa el nacimiento del sol, el este y la fecundidad del suelo. Simboliza el poder temporal y es una criatura bienhechora y de buen agüero, aunque de una tremenda ferocidad.

Las profundidades de la sabiduría están representadas en el dragón li, que habita en los océanos y en el mar, pero también en ríos, lagos y estanques, pues a él corresponde el control del mundo acuático como fuente ancestral de conocimiento. Por último, el más antiguo de los dragones chinos es Kiao, que reside en las cumbres de las montañas y representa al estadista que gobierna el mundo con destreza y magnanimidad.

DRAGÓN CHINO

Una antigua leyenda china cuenta que hace muchos siglos el emperador Jade, señor del cielo, quiso celebrar el día de su cumpleaños con una carrera en la que participaron todos los animales de la naturaleza. La meta, en la que se sentó a esperar el emperador, estaba situada en una de las dos orillas de un río, pero la salida la situaron a cientos de kilómetros de allí.

Fue una competición muy disputada, pues el premio constituía un gran honor para todos, ya que los 12 primeros animales en llegar representarían los 12 signos del Zodiaco. Aquel día, todos esperaban ver cómo el dragón cruzaba en primera posición la línea de meta, pero como no ocurrió así. Uno a uno, agotados por el esfuerzo, fueron llegando los 12 ganadores en este orden: rata, buey, tigre, conejo, dragón, serpiente, caballo, cabra, mono, gallo, perro y cerdo. Entonces, el emperador llamó a unos de sus súbditos y le preguntó si sabía por qué motivo el dragón había quedado en quinta posición.

Por causa de su nobleza respondió el siervo. Se ha visto obligado a ayudar a muchos por el camino, incluido el conejo, que por poco se ahoga cruzando el rio.

Saber más sobre el dragón chino

Según una antigua tradición japonesa, los dragones nacen dentro de una piedra con forma de huevo de muchos colores. El periodo de incubación es el más largo de cuantos se tiene noticia; dura al menos 5.000 años,  y transcurre a partes iguales en el fondo del mar; en las montañas y, oculto a la vista de los curiosos, entre los hombres, lo que le permite conocer las costumbres de éstos. El feto tiene forma de serpiente y, cuando se rompe el cascarón, crece a gran velocidad y en pocos días se eleva hacia las nubes en medio de una tormenta.

Los dragones constituyen un elemento típico en la arquitectura china, y su presencia en tejados, cornisas, puertas o ventanas no es sólo ornamental, sino que simboliza la fuerza y el poder de los dioses y protege la casa de las malas influencias.

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES