Doble Felicidad

DOBLE FELICIDAD


39- SIMBOLOS-DOBLE FELICIDAD

La reciprocidad es el secreto de la felicidad

ENERGÍA

Yin

 

COMBINACIÓN

Madre, Tierra, Verde, Lo que está abajo, Reflexión

 

SIGNIFICADO

La energía yin de esta carta es la energía femenina de lo recíproco. La reciprocidad es, esencialmente, cuidarse. Cuidarse de uno mismo y de los demás es el principal camino que hay que seguir, para vivir una buena vida y alcanzar la felicidad.

Hay personas que se cuidan regalándose unas largas vacaciones, otras comprando objetos, otras leyendo y estudiando, otras asistiendo a cursos diversos o intentando que su creatividad salga a la luz, dibujando o aprendiendo a tocar algún instrumento, por ejemplo.

Sin embargo, con demasiada frecuencia interpretamos que el «cuidarse» significa sólo cuidarse de uno mismo. Esta actitud es solamente un sinónimo de egoísmo. Y, también, es un sinónimo de malestar. Pero ¿por qué cuidarse sólo de uno mismo es sinónimo de malestar? Porque nos proyecta en un universo de soledad, cerrado en sí mismo, que no se abre a la realidad exterior, al mundo que lo rodea, y que pierde todo lo positivo que hay en el mundo exterior.

Con esto no se pretende decir que cuidarse de uno mismo sea una actitud equivocada.

De hecho, satisfacer las propias necesidades es fundamental: buscar lo que nos procura alegría y felicidad, y protegemos de lo que nos causa dolor y tristeza es el primer paso a seguir. Un paso muy importante porque nos hace entender quiénes somos y qué queremos, nos hace conocer nuestro carácter y nuestros deseos. Advertir nuestros deseos, nuestros apegos, es el primer paso para poder examinarlos y averiguar cuáles de ellos nos aportan negatividad y desequilibrio, y cuáles nos reportan bienestar y equilibrio.

Cuidarse de uno mismo es el primer paso, pero no es suficiente.

Nosotros no somos mónadas independientes, entidades cerradas herméticamente al mundo exterior. Nosotros dependemos del mundo exterior, dependemos de su energía y de su equilibrio. Y dependemos aunque creamos que no.

Por este motivo, cuidarse significa ser sensible a las cosas que nos rodean; percibir la importancia de nuestra casa, de nuestros padres y de nuestros hijos, o incluso de algo tan simple como la ropa que llevamos.

Podemos hacer que nuestra vida sea más creativa, abriéndonos al mundo exterior, a sus perfumes, a su energía. Si cuidamos de nosotros mismos y de los demás, si vivimos una vida poética y somos sinceros, seremos felices.

Y entonces, ¿por qué ser infelices?

 

← ORÁCULO DEL FENG SHUI