CONFUCIANISMO – El maestro Meng, discípulo de Confucio.

MENCIO

Confucianismo y humanidad

Mencio (hacia 391hacia 308 a.C.), nombre occidental de Mengzi, «maestro Mengo, está considerado, después de Confucio, el segundo fundador más significativo del confucianismo. Era originario de un reino vecino de Lu, la tierra natal de Confucio. Su aportación vital consistió en difundir la doctrina de Confucio en las cortes principescas. En sus propias enseñanzas hizo además hincapié en la idea de que el ser humano nace bueno y que desde el principio está dotado de humanidad. Sólo más tarde, como consecuencia de la vida y las experiencias que tiene, si es débil, se echa a perder. Aprecio la vida y aprecio también el recto proceder, si no puedo tener las dos cosas a la vez, prescindo de la vida y opto por el recto proceder.

Independientemente de cómo le va a uno, lo fundamental es no desviarse del curso recto. Mencio estableció otra jerarquía de valores distinta a la de Confucio.

 Para él, el pueblo ocupa el primer lugar, después «están los dioses de la tierra y de los granos; el menos importante es el príncipe». Para Mencio, un príncipe sólo puede gobernar si actúa bien, de manera sabia y juiciosa. De lo contrario, debe abdicar o, si resulta ser un tirano, el pueblo debe matarlo.

Las sentencias de Confucio.

Citas de Confucio

 155 Lun-yü 1.4

 El maestro dijo: Cada día me examino sobre tres puntos: ¿He sido fiel al modelo del obrar humano? ¿He sido sincero en el trato con los amigos? ¿He dado ejemplo de lo que pregono?»

 5 Lun-yü 8.14

 El maestro dijo: Abstente de opinar de cuestiones que no son de tu incumbencia.

12. Lun-yü 1.16

El maestro dijo: «Entristécete no porque los hombres no te conozcan, sino porque tú no conoces a los hombres». 13. Lun-yü 17.3

El maestro dijo: «Sólo los sabios más elevados y los necios más ignorantes no cambian nunca».

 17. Lun-yü 17.2

 Confucio dijo: «La naturaleza hace que los hombres nos parezcamos unos a otros y nos juntemos; la educación hace que seamos diferentes y que nos alejemos».

18. Lun-yü 15.30

Confucio dijo: «El verdadero error no es equivocarse, sino no admitirlo ni corregirlo».

3. Lun-yü 17.17

El maestro dijo: “El lenguaje artificioso y la conducta aduladora rara vez acompañan a la virtud».

161. Lun-yü 15.24

 Confucio: «No hagas a otro aquello que no te gustaría que te hicieran a ti».

←CONFUCIANISMO

←RELIGIONES DEL MUNDO