BURAK.

El Burak o Al-Borak es la criatura celeste que, según una leyenda musulmana, subió a Mahoma al cielo. Existen distintas interpretaciones sobre este ser. Se ha dicho que era de naturaleza equina, mayor que un asno, pero menor que una mula, aunque otras versiones se muestran más confiadas y afirman que era una yegua alada. En todo caso, se trata de una versión tardía del viaje nocturno del profeta. En las versiones anteriores, era un hombre o un ángel quien guiaba a Mahoma ante la presencia de Alá.

En el Corán, es la azora XVII la que refiere este viaje nocturno. Su preámbulo se abre con estas palabras: «Loado sea quien hizo viajar a su siervo, por la noche, desde la mezquita sagrada hasta la mezquita más remota, aquella a la que hemos bendecido su alrededor, para hacerle ver parte de nuestras aleyas. Cierto, él es el Oyente, el Clarividente».

BURAK

Tradicionalmente, se identifica a la ciudad de Jerusalén con la «mezquita más remota» y en la explanada de las mezquitas, se alza la cúpula del peñasco, donde se encontraba la roca en la que el profeta dejó la impronta de su pie durante el viaje nocturno que lo llevó en presencia de Alá.

Los exégetas no se ponen de acuerdo sobre la naturaleza del viaje de Mahoma hasta el séptimo cielo. Algunos piensan que se trató realmente de un viaje físico, de un milagro, y que, montado a lomos de Al-Borak, el profeta conversó con los patriarcas y los ángeles, y que al estar en presencia de Dios sintió un frío tan intenso que se le heló el corazón. Sin embargo, otros creen que el viaje fue tan sólo una visión que Mahoma tuvo, lo que coincidiría con la famosa tradición que afirma que el viaje duró menos de lo que tarda en vaciarse un cubo de agua. Según esta segunda versión, al iniciar su travesía, el Burak volcó un cubo de agua que nunca llegó a derramarse, pues tras su regreso Mahoma logró asirlo sin que se vertiera una sola gota, lo que demostraría también que el tiempo de Dios no se puede medir con los parámetros efímeros de los hombres.

Saber más sobre El Burak

Durante el siglo XVI, época de fanatismos, represión religiosa y limpiezas de sangre, en la que fueron perseguidos musulmanes y judíos, vivieron en Efgafia los llamados, «alboraiques», nombre despectivo derivado de «Al-Borak», con el que los españoles de aquel tiempo designaron a un grupo de personas a los que se describe como indiferentes a los credos monoteístas judío, cristiano y mahometano.

←BESTIARIO

←ÁNGELES Y SERES SOBRENATURALES