BUDISMO – Muerte, más allá y renacimiento.

33-Lasstupas son túmulos semiesféricos.metirta.online

Las stupas son túmulos semiesféricos.

La alternativa de Buda a la muerte en el hinduismo

En la India reinaron (y reinan) ideas detalladas de lo que ocurre en el momento de la muerte. Cuando llegaba la hora de la muerte, la persona debía intentar meditar y concentrarse por completo en el dios Vishnú. Mediante esta entrega profunda alcanzaba la unión con el dios. «De ese modo te extinguirás en el Señor, en él que es la luz y el Altísimo». Así pues, al final quedaba algo similar a un alma personal que se fundía en una unidad con Vishnú. Muy probablemente, el Buda histórico conoció también esta idea religiosa. Según su doctrina original, la liberación del ciclo de los renacimientos tiene lugar mediante la autor redención y entrada en el nirvana. La idea de lo que le espera al final a aquél que se ha calificado para ello, y recibe por tanto la denominación de «buda», tuvo al principio una forma muy abstracta: «Tras la tarea de la felicidad, la tarea del sufrimiento y el previo ocaso del bienestar y el malestar, el monje accede al cuarto nivel de ensimismamiento (la absoluta pureza —carente de sufrimiento o de felicidad— de la calma y la atención) y persevera en él».

De modo diferente a lo que ocurre en el hinduismo, el alma, es decir, el Yo personal, no sobrevive a la muerte. Lo que en Occidente se denomina ego, alma y personalidad en el budismo original no tiene existencia alguna. Esta idea desconcertó a las gentes ya en vida de Buda. ¿Cómo puede volver a renacer un alma que no sobrevive a la muerte? La respuesta de Buda es desilusionadora: no hay transmigración del alma. Más bien la preexistencia condiciona la existencia posterior. Da un impulso personal que activa la «rueda del Samsara».

34-Templo de Sonada, Tíbet.metirta.online

Templo de Sonada, Tíbet

Acerca del saber secreto del Libro tibetano de los muertos

Así como la rueda de la vida, también la rueda del renacimiento forma parte de la doctrina budista. Poner fin a la existencia cíclica es el objetivo de todos los creyentes. En la colección de textos tántricos posiblemente más famosa, el Bardo Thodol, más conocido como Libro tibetano de los muertos se describen con exactitud las vivencias del alma tras la muerte, en el estado tras la muerte y en el renacimiento. Pero ¿de dónde proviene el conocimiento del estado posterior a la muerte? Los tibetanos están convencidos de que algunas personas han conseguido recordar los hechos tras la muerte; estos recuerdos sirvieron como base para el Libro tibetano de los muertos.

 

Así, el tema central del Bardo Thodol es el miedo del ser humano ante la muerte y su incapacidad para reconocer como tales las proyecciones de su subconsciente, proyecciones que entran en vigor en el estado posterior a la muerte. El Libro tibetano de los muertos acompaña al fallecido desde el momento de su muerte hasta su renacimiento.

35-Libro tibetano de los muertos.metirta.online

Libro tibetano de los muertos.

El tiempo entre las existencias

Se considera que el espacio temporal entre la muerte y el renacimiento tiene una duración de 49 días, en los que un lama o un buen amigo de la persona difunta le susurra al oído el texto siguiente: «Oh, distinguido, ha llegado el momento en que has de buscar el camino hacia la realidad. Tu gurú te ha puesto antes cara a cara con la Luz Clara y ahora eres capaz de experimentar su realidad en estado Bardo, donde todas las cosas son como un cielo vacío sin nubes… (8). El budismo en el Tíbet ha abandonado la idea de Buda según la cual el alma muere en el momento de la muerte.

En el propio Dalai Lama se encarna el alma del Dalai Lama fallecido. Para buscar al sucesor de un Dalai Lama se muestran a un recién nacido o niño pequeño objetos de su antecesor mezclados con otros que no le pertenecieron. La creencia tibetana en el renacimiento supone que el ser renacido recuerda su vida anterior; por lo tanto reconocerá de nuevo los objetos que le pertenecieron en el pasado. Si el niño agarra uno de ellos de entre los que se le ofrecen, los sacerdotes que buscan al Dalai Lama reencarnado lo consideran un primer indicio importante.

36-Pintura mural de dos hombres comiendo carbón por malos actos en vida.metirta.oline

Pintura mural de dos hombres comiendo carbón por malos actos en vida.

La recompensa de los buenos actos

Si la persona ha llevado a cabo en vida muchas buenas obras, ahora estará bastante equipada. Los malos actos, en cambio, lo precipitan al abismo de la ignorancia. Precisamente esto es lo que pretende evitar el lama en el lecho de muerte. El muerto no puede reclamar la presencia de su familia con una llamada. Confundido se da cuenta que posee un segundo cuerpo sutil que sólo él puede ver y que lo separa del mundo que él conocía. La desesperación crece en él y el lama trata de tranquilizarlo: «El cuerpo que tienes ahora se llama cuerpo mental de las inclinaciones. Nada de lo que parece amenazarte puede hacerte nada. Eres incapaz de morir. Es suficiente con que reconozcas que todas las cosas que ves son únicamente formas mentales. Reconócete como Bardo».

Estas palabras, sin embargo, no le aportan consuelo alguno, y la desesperación del fallecido aumenta. Se le aparecen divinidades pacíficas e iracundas. Muchas de ellas empiezan a atormentarle, de modo que intenta escapar, algo que no consigue. Cuando el dios de los muertos le pregunta que si ha sido una persona buena o mala, miente, y acto seguido «las furias del dios de la muerte cercenan su cabeza, le extraen el corazón y hacen lo mismo con sus entrañas, lamen su cerebro y beben su sangre».

37-Tumbas familiares.metirta.online

Tumbas familiares

Karma neutro y Loka

Hay también seres humanos con un karma neutro, con actos buenos y malos que se compensan mutuamente y que experimentan un estado incoloro en el Bardo. No obstante, todos los muertos comparten una característica: al final del Bardo el cuerpo anímico adopta el color de Loka (la esfera), en la que vuelve a renacer. En este sentido, el alma no influye para que la persona vuelva a la Tierra como ser humano o animal. Esto es algo reservado únicamente al karma.

38-Entierro budista.metirta.online

Entierro budista.

Ritos de enterramiento budistas

Los muertos son incinerados porque el cuerpo debe aniquilarse por completo. La ceniza es esparcida, bien en un río o en el mar, o se conserva como en el caso de Siddharta Gautama, Buda. El sepelio es una de las ceremonias más importantes del budismo en China, Corea y Japón. Después de que el fallecido ha sido incinerado, las cenizas se llevan a la tumba familiar. Se rezan sutras, y las honras fúnebres se prolongan varios días.

En el budismo, uno se prepara durante toda la vida para la muerte, el morir y estado posterior. El comportamiento que tenga cada uno después de la muerte influye en el renacimiento. En el Libro tibetano de los muertos se describe el comportamiento del fallecido. Asimismo, el libro describe las diferentes condiciones para los fallecidos en el más allá, que resultan de sus respectivos karmas acumulados. Si reconoce que los demonios y los ángeles que lo amenazan o lo acogen amigablemente son creaciones de su conciencia, puede incluso alcanzar la liberación.

 

 

←BUDISMO

←RELIGIONES DEL MUNDO