BUDISMO – Budismo hinayana y mahayana.

Budismo hinayana

Los seguidores del Buda histórico eran, sin excepción, monjes. Con la ayuda de mecenas nobles, pronto pudieron construir los primeros monasterios. En ellos se fue gestando una conciencia elitista y un severo reglamento para la vida en comunidad. En un primer plano situaban a Buda (personaje histórico), el Dharma (la doctrina) y la comunidad (sangha). Éste era el marco del budismo hinayana, «el pequeño vehículo», cuya pequeñez» reside en ofrecer únicamente «plaza» a una minoría: es un budismo reservado exclusivamente a los monjes. La meta del monje hinayana es llegar a ser un arhat («tener valor»), una persona que según la doctrina de Buda se halla en la cuarta y más elevada etapa, es decir, ante la perfección (la perfección en sí, sin embargo, sólo puede ser alcanzada en cada ciclo del universo por una única persona, el buda). De las distintas escuelas del budismo hinayana sólo ha sobrevivido el budismo theravada («doctrina de los más antiguos»), que en la actualidad se practica sobre todo en Tailandia, Birmania, Sri Lanka y Camboya. Sri Lanka es hoy en día el centro del hinayana.

7-Templo budista en Sri Lanka.metirta.online

Templo budista en Sri Lanka.

Budismo mahayana

A diferencia del budismo hinayana (o budismo de los monjes), el mahayana, «el gran vehículo», surgido en el siglo I a.C., pretende ser el «vehículo para la salvación» no sólo de unos pocos escogidos sino del mayor número posible de personas: monjas, monjes y laicos. En el mahayana, Buda es una figura sobrenatural en la que se refugian los creyentes para salvarse.

Éstos esperan la salvación y la redención mediante la misericordia y no por medio de un ascetismo monacal. El mahayana exige llevar una vida pura de pensamiento, palabra y obra; venerar al Buda con amor; implorar al Perfecto; emular al Buda en su infinita compasión por todas las criaturas; meditar sobre la perfección del Buda. El objetivo final en el mahayana no es llegar a ser un perfecto buda sino un bodhisattva, alguien que demora la entrada en el propio nirvana hasta que todos los demás seres sensitivos hayan alcanzado la iluminación (bodhi). El mahayana, por tanto, alecciona a sus adeptos para que actúen de modo altruista. El mahayana tiene además otros dioses, a los que se reza, y se propagó desde China hasta Corea y Japón; allí se gestó el budismo zen.

 

←BUDISMO

←RELIGIONES DEL MUNDO