Biblia y Música

BIBLIA Y MÚSICA

La Biblia ha sido a lo largo de la historia una fuente constante de inspiración musical.
Los primeros cristianos ya pusieron música a algunos textos bíblicos, pero de aquella
época no nos ha llegado más que el fragmento de un himno de la segunda mitad del
siglo III.
En el gregoriano, canto litúrgico que nació como
una oración cantada, la música estaba al servicio25-1
del texto bíblico, especialmente de los salmos del Antiguo Testamento y de los himnos y  cánticos del Nuevo. El gregoriano fue durante muchos siglos el canto más utilizado por la comunidad cristiana hasta que se introdujo la música polifónica.

Miniatura de un cantoral de música gregoriana.

25-2La sacudida que supuso para el
cristianismo la Reforma también
afectó a la música. Giovanni Pierluigi25-3
da Palestrina (h.1525-1594), máximo
representante de la escuela romana
de polifonía y estandarte de la
música religiosa en la
Contrarreforma, se sirve para sus
composiciones de relatos bíblicos. Lo
mismo hace el español Tomás Luis de Victoria (1548-1611) con obras como los Salmos y el Magnificat.

En la edad de oro de la música de tema religioso, siglos XVII y XVIII, el oratorio, drama musical que tiene como fuente de inspiración un pasaje bíblico, adquiere un notable auge.
Destacan en este género los compositores Juan Sebastián Bach (1685-175°), con su Oratorio de Navidad, y George Frederick Haendel (1685-1759), con José y sus hermanos, Josué, Saúl, Salomón, etc. Su obra más conocida es El Mesías, donde recoge los acontecimientos más significativos de la vida de Jesús.

 
Imposible olvidar obras de tan marcado contenido bíblico como el Stabat Mater de Pergolesi (1710-1736), el Réquiem de Mozart (1756-1791) o el oratorio La Creación, de Joseph Haydn (1732- 1809).

25-4Los compositores del Siglo XIX no dejaron oe acudir a la
Biblia. Entre los que escribieron oratorios se encuentran
Beethoven (1770–1827), que en 1803 estrenó el oratorio Cristo en el monte de los olivos; Berlioz (18°3-1869), que en 1854 dio a conocer La infancia de Cristo; Pran Liszt (1811-1886), quien repasó la vida de Cristo en su oratorio Christus.
Johannes Brahms (1833-1897) utilizó textos de los salmos
para Un réquiem alemán, y Giuseppe Verdi (1813-19°1) fue autor de un Réquiem y de un Ave María, parte de su obra Cuatro piezas sacras.

La música del siglo xx presta una25-5
especial atención a la temática bíblica, tanto en la ópera como en el oratorio.

Entre las óperas destaca  Salomé, de Strauss  (1864-1949); entre los oratorios,  Saúl y David, de Carl Nielsen                        (1865-1931), y La pasión según  san Lucas, de Krzysztof
Penderecki (1933).

25-6

 

 

Textos relacionados con episodios bíblicos
han sido utilizados también por
Karol Szymanowski (1882-1937) y
Francis Poulenc (1899-1963) en su
Stabat Mater.

Así mismo es importante la obra Veinte
miradas sobre el niño Jesús, de Olivier
Messiaen (1908-1992), quien también
se basa en la Biblia para sus Visiones
del Amén.

25-7

25-8

 

 

 

 

El texto bíblico también ha sido llevado a la ópera.

 

 

Los “espirituales negros”, cantos religiosos de la comunidad afroamericana de EEUU, se han basado casi siempre en textos bíblicos. como las antífonas y los salmos.

 

←LA VIDA DE JESÚS