Biblia y Literatura

BIBLIA Y LITERATURA

La presencia de la Biblia en la literatura occidental y en todos sus géneros ha sido y es
enorme. Por ejemplo, el teatro occidental nace en el interior del templo, como
acompañamiento de las celebraciones litúrgicas, y usa para ello textos bíblicos
referentes a la muerte y resurrección de Jesús.

24-1

 

El Auto de los Reyes Magos, compuesto en la segunda mitad del siglo XII, es la primera obra de teatro en lengua castellana: narra la adoración de los reyes de Oriente a Jesús niño, en Belén.
De la Edad Media es el Misterio de Elche, que escenifica la muerte, asunción y coronación de la Virgen María.

24-2

Durante el siglo XV1, y debido en parte a la Reforma, la Biblia se populariza. Santa Teresa
de Jesús en Conceptos del amor de Dios, aconseja a sus monjas la lectura de la Biblia. San
Juan de la Cruz, en sus tratados espirituales, hace constantes referencias a las Escrituras.
Fray Luis de León, además de escribir De los nombres de Cristo, donde comenta las
denominaciones que se dan a Cristo en la Sagrada Escritura, tradujo algunos libros
sagrados entre los que destaca el Cantar de los cantares o el libro de Job.

Los grandes escritores del siglo XVII, también se inspiraron
en la Biblia. Tal es el caso de Lope de Vega con Los pastores
de Belén, o de Calderón de la Barca con diversos autos

24-3

sacramentales como La cena 24-4
de Baltasar, cuyo título hace
referencia al personaje del mismo
nombre del que habla el libro de
Daniel o Tu prójimo como a ti
mismo, basado en la parábola
evángelica del buen samaritano.

Muchos autos sacramentales, sobre todo los de Calderón de la Barca, se inspiran en la Biblia.

 

La literatura del siglo XX no ha dejado de lado el relato bíblico, aunque las principales obras se centran en la figura de Jesús.  Autores como Gabriel Miró, con su obra Figuras de la pasión del Señor, han empleado el relato bíblico como fuente de inspiración.

24-6El poeta griego Nikos
Kazantzakis, en su novela Cristo de nuevo
crucificado, parte del pasaje bíblico de la24-5
crucifixión para describir la situación de
desgarro, destrucción y desolación en la
época posterior a la Segunda Guerra.

Albert Camus, apunta en sus Figuras de la
pasión del Señor notas personales los pasajes bíblicos que tuvo en cuenta al escribir La peste.

24-7

También existen otras novelas que, si bien no tratan directamente
el tema bíblico, sí se centran en resaltar  las características de
Jesús que aparecen en los textos evangélicos. Ejemplo de ello
son las novelas Hijo de hombre, de Roa Bastos o Vino y Pan,
de Ignacio Siloni.

 

          La Asensión, Rembrant

 

24-8

Nacimiento. Memling

 

 

 

La Biblia también ha sido
fuente de inspiración para
escritores de novela histórica.
Entre las obras ya clásicas se
encuentran Ben-Hur, de Lewis
Wallace; Qua vadis?, de
Henryk Sienkiewicz; Fabiala,
del cardenal Wiseman, o
Los últimos días de Pompeya,
de Edward Bulwer Lytton.

24-9

←LA VIDA DE JESÚS