Baño mágico para olvidar un amor

El agua es el mejor disolvente mágico que existe. Como elemento, rige el mundo de las emociones y también el de los procesos en disolución. Como disolución, podemos entender desde una ruptura de pareja hasta un incremento de la vida social, donde el invocador se disuelve en la gente que va conociendo en su camino, dejando un poco de sí mismo y tomando un poco de lo que encuentra. En este ritual proponemos un baño cuya finalidad es cortar los lazos emocionales que nos atan a una pareja antigua y que nos impiden enfrentarnos con fuerza al futuro y, en esencia, a nuestra vida.

Con frecuencia, al romper una relación o al caer enamorados de una persona que no nos corresponde, podemos caer en estados de apatía y desánimo que nos bloquean y nos cierran los ojos de cara a las cosas positivas que pueden sucedemos. En estos casos, este baño nos ayudará a desprendernos de ese sentimiento y salir limpios, con la mirada abierta a una vida mejor y con una mayor propensión a ver las cosas buenas.

OBJETOS NECESARIOS

  • Agua abundante, no importa la fuente
  • Seis nueces sin pelar
  • Un cazo de hierro  
  • Una bolsita de tela blanca o de color claro

RITUAL

Las nueces cerradas son símbolo de la angustia que nos produce el desamor; son duras y de aspecto inaccesible, como se aparece el mundo en estados de desasosiego. Sin embargo, al abrirlas, encontraremos un fruto agradable, de buen sabor, que nos dará fuerzas para poder ver el mundo con el optimismo en realidad tenemos dentro.

• Llenar el cazo de agua.

• Meter las nueces cerradas en el cazo.

• Ponerlo a hervir unas tres horas, añadiendo agua a medida que se evapore.

• Al cabo de tres horas deberemos tener el cazo lleno de agua de nueces caliente.

• Preparar un baño y añadir el agua de las nueces.

• Abrir las nueces hervidas y vaciarlas en la bolsita, cerrándola con fuerza

• Deshacerse de las cáscaras.

• Sumergirse en el baño que se ha preparado.

• Dentro del baño, deberá coger la bolsita y, con ella en la mano, pronunciar una oración pensando en un futuro lleno de luz y en un pasado disuelto por el agua.

• Asegurarse de que el baño sea completo, que todo el cuerpo tome contacto con el agua. Luego salir, y dejar que se seque por sí mismo, sin el uso de toallas.

• A continuación, se podrá tomar un baño o ducha, secándose como de costumbre.

• Sacar las nueces de la bolsita y enterrarlas en un sitio que resulte agradable.

El agua disuelve el caparazón simbólico que puede envolvernos y arrastrarnos a la melancolía. Las nueces, una vez peladas, recibirán con agrado nuestro beso y nuestra oración. Una vez enterradas, serán el símbolo de lo que quedó atrás, de todo lo malo que nos hizo daño en un pasado y que no podrá afectamos nunca más.

ORACIÓN

Al coger la bolsita con las nueces mientras se está dentro del baño, se deberá pronunciar una oración para disolver con ella todo lo que nos impide ser felices:

Como la lluvia disuelve la fierra,

Como el mar disuelve las rocas,

Que este baño disuelva

Todo lo que el tiempo no ha disuelto.

Estas nueces fueron mi carga,

Por fuera inaccesibles,

Por dentro deseables.

Quedan atrás como queda mi tristeza.

DURACIÓN DEL RITUAL

Este baño puede hacerse tantas veces como se quiera, siempre que se sienta que el pasado no deja mirar con optimismo a todo lo bueno que hay alrededor o está por llegar.