59-TAROT FRANCÉS DE JUEGO (Siglo XX)

TAROT FRANCÉS DE JUEGO-metirta.online

TAROT FRANCÉS DE JUEGO (Siglo XX) Además de los 21 triunfos y la excusa, la baraja de Tarot francés de juego tiene otras 56 cartas divididas en los cuatro palos franceses (corazones, picas, diamantes y tréboles). En cada uno de estos palos hay cuatro figuras, rey, reina, caballero y sota o valet, llamadas corrientemente «cartas vestidas» (son las situadas en la última hilera, a la derecha), y diez cartas numerales, del uno (uno, nunca As) al diez.

La baraja de Tarot francés de juego tiene su origen en las alemanas de fantasía del siglo XIX y su aspecto gráfico apenas ha variado desde finales de dicho siglo. Se compone de 78 cartas: en 56 de ellas aparecen los cuatro palos de símbolos franceses; 21 son triunfos, con dos imágenes de tipo naturalista en cada uno de ellos, y en la excusa o Loco aparece la imagen de un juglar.

SOLAAGUILAR-336x280px

A diferencia de las cartas de Tarot usadas con fines ocultistas o esotéricos, que, a pesar de mantener una simbología más o menos común para cada arcano, pueden ser muy distintas en su aspecto gráfico, las barajas de juego tienen un diseño muy estandarizado, de modo que los jugadores conocen las cartas de un modo casi automático. Por ello, las diversas barajas de juego de Tarot (Tarot boloñés, Tarot siciliano, Tarot piamontés, Tarock…) se utilizan exclusivamente para «su» juego de Tarot y no para otros, es decir, de acuerdo con las reglas que sólo a él le corresponden. Ni siquiera se adaptan las barajas; por ejemplo, para jugar al Tarot boloñés no se «castra» un Tarot piamontés a fin de reducir su número de cartas, ni tampoco se usa éste para jugar al Tarot francés, aunque la baraja sea la misma. Hasta principios del siglo XX, en Francia sólo se fabricaba y utilizaba el llamado Tarot de Marsella, con sus diversas variedades geográficas (Tarot de París, de Besançon, etc.). Este tipo de baraja, importada originalmente de Italia, se usaba tanto para el juego como para la adivinación, o con fines ocultistas. Más tarde se empezó a fabricar una nueva baraja de Tarot derivada de las alemanas de fantasía en la decoración de los triunfos y con los símbolos de los palos siguiendo la tradición gráfica francesa. Esta baraja fue imponiéndose entre los jugadores, que así evitaban las connotaciones esotéricas de los arcanos, y hacia el año 1920 la expresión Tarot nouveau («Tarot nuevo») utilizada para denominarla pasó a formar parte del lenguaje corriente. El juego del Tarot conoció un relanzamiento en Francia tras la Segunda Guerra Mundial, pues el Estado francés distribuyó barajas gratuitamente tanto a los soldados como a la población civil. En 1973 se creó la Federación Francesa de Tarot, que vela por la uniformidad de las reglas en los concursos y campeonatos; gracias a su amparo e influencia, el Tarot es hoy día uno de los principales juegos de cartas en Francia. En los triunfos de este Tarot de juego francés, las dos imágenes tienen un tema común, pero asociado a aspectos de la vida rural (indicadas en primer lugar) o urbana (en segundo lugar). En la carta número 1, el tema es la locura individual (Puck y la bailarina/Pierrot); en la 2, la infancia (niños jugando a soldados/niñas jugando en el parque); en la 3, la pubertad (jóvenes paseando/jóvenes en el parque); en la 4, la madurez (mujer con sus hijos/en el trabajo). El tema de la carta 5 es la senectud (abuela/abuelo); en las cartas 6 a 9 se alude a las horas del día: la mañana (la siega/el desayuno), el mediodía (descanso en el campo/en el salón), la tarde (a la puerta de casa/una reunión musical) y la noche (regreso de la cacería/sereno o vigilante nocturno). A los elementos se dedican las cartas 10 y 11: tierra y aire (trabajando el suelo/respirando a pleno pulmón) y agua y fuego (paseo en canoa/merienda en el parque). El tema de las cartas 12 a 15 son las diversiones: el baile (baile/baile), ir de compras (una tienda/una tienda), ocio en_ la naturaleza (caza/pesca) el arte (la pintura/la fotografía). Las cartas 16 a 19 son para las estaciones del año: primavera (esquila de los corderos/ jardinería), verano (siega/hipódromo), otoño (bateo del trigo/en el mercado) e invierno (el hilado/patinando sobre hielo). La carta 20 alude al juego (petanca/ partida de cartas), y la 21, la locura colectiva (revista militar/carnaval).

SOLAAGUILAR-728x90px

 

←LÁMINAS DE TAROTS

←HISTORIA DEL TAROT