54-TAROT SHAKESPEARE (1993)

TAROT SHAKESPEARE-metirta.online

TAROT SHAKESPEARE (1993) La elección de los personajes y las citas del Tarot Shakespeare se basa en el profundo conocimiento de la autora de la baraja de la obra y la vida del famoso autor isabelino. Su objetivo no era únicamente adaptar la cita, sino convertirla en imágenes aptas para ser interpretadas a la luz de su significado cartomántico. En algunas ocasiones la imagen de la carta se aleja de los cánones usuales; tal es el caso de La Torre (primera carta por la izquierda de la hilera central), en la que no se representa el exterior del edificio, sino su interior. Esto hace referencia a la idea; de que la caída de los hombres no se debe a un rayo llegado del cielo, sino a una oscura y oculta mano asesino.

El Tarot Shakespeare es una creación de Dolores Ashcroft-Nowicki, con dibujos de Paul Hardy, que consta de 78 cartas, en cada una de las cuales se ilustra una cita tomada de una obra de William Shakespeare. La baraja consta de 22 arcanos mayores y 56 menores, divididos a su vez en cuatro palos con símbolos especiales: espadas, coronas, mundos centrados y cetros.

SOLAAGUILAR-336x280px

El Tarot Shakespeare es fruto de la admiración de Dolores Ashcroft-Nowicki por la obra del inmortal poeta y dramaturgo William Shakespeare. La autora escogió 22 personajes y citas para ilustrar los arcanos mayores, y presentó su proyecto a la editorial Aquarian Press. Cuenta Ashcroft-Nowicki que la asociación de los pasajes de Shakespeare con las imágenes del Tarot no fue fácil, pues no sólo había que mantener el espíritu de la obra de donde procedían las citas, sino que la imagen resultante debía tener sentido a la luz del Tarot. Tenía que ser algo más que una mera ilustración, pues no se trataba de crear una baraja de homenaje a Shakespeare, sino un mazo de Tarot que fuera útil. La autora dedicó más de dos años a rastrear en las obras de Shakespeare hasta encontrar la situación más adecuada para representar los 78 arcanos del Tarot. Esta investigación se acompañó con la obra gráfica del ilustrador Paul Hardy; y tras diversos tanteos y pruebas fallidas, el resultado es realmente espectacular. Además de la cita y la obra de Shakespeare, cada carta incluye su nombre en la parte superior, y su número en cifras romanas (excepto El Loco, que tiene un cero arábigo). Los palos de los arcanos menores son espadas, orbes o mundos centrados, coronas y cetros; estos tres últimos sustituyen a los clásicos copas, oros y bastos. En El Loco (0) se muestra a Launce, de Los gentilhombres de Verona, un personaje secundario pero de gran importancia en el desarrollo de la trama, situado al borde del precipicio, a punto de despeñarse. Su rostro, a diferencia de lo habitual, refleja sorpresa y horror. El Mago (1) muestra al mago Próspero, protagonista de La tempestad, junto a su criado Calibán, que sostiene la espada mágica de su señor; se hallan sobre un pentáculo dibujado sobre la hierba, y Próspero esgrime una varita con la que capta la energía cósmica representada por el rayo. Otro personaje, Ariel, simbolizado por una mezcla de aire, agua y viento, ofrece un cáliz al mago, cuya figura aparece dominada por los cuatro elementos. La Sacerdotisa (II) es la reina egipcia Cleopatra, de la obra Antonio y Cleopatra, y La Emperatriz (III) es Hermione, la esposa del rey de Sicilia, falsamente acusada de adulterio en Cuento de invierno. El Emperador (IV) y El Carro (VII) evocan la figura del militar y político romano Julio César, cuya historia reflejó Shakespeare en su tragedia homónima. El Papa (V) es el cardenal Wolsey, uno de los principales personajes de Enrique VIII. Aquí, la composición es un tanto inusual, pues la figura del papa, en lugar de aparecer de frente y bendiciendo, está de espaldas y rezando de rodillas ante los ángeles. De esta misma obra es el tema de El Sol (XIX); los personajes de Los Amantes (VI) son, evidentemente, Romeo y Julieta. El desdichado Rey Lear es la figura central de El Ermitaño (IX) y de La Rueda (X). La Justicia (XI), que intercambia su numeración con La Fuerza, muestra una escena de El mercader de Venecia, en la que aparece Portia, con una balanza y un cuchillo, sobre la silueta de los tres jueces. El Colgado (XII) es Hamlet, sostenido por el espectro paterno. La carta de La Muerte (XIII) representa el final de la batalla de Bosworth, cuando el vencido rey Ricardo III es llevado en el carro de la muerte, cuya sangre no se derrama en vano, pues al caer sobre el suelo de Inglaterra lo fertiliza. La escena de La Torre (XVI) es de la misma obra. Las figuras de La Templanza (XIV) y La Estrella (XVII) son de Mucho ruido y pocas nueces. Para El Diablo (XV), la autora escogió el rostro de Yago, que provoca los celos de Otelo que le incitan a asesinar a su esposa Desdémona. A la comedia El sueño de una noche de verano pertenece la imagen de La Luna (XVIII), y la de El Juicio (XX) es de Pericles. Finalmente, El Mundo (XXI) tiene la estructura del escenario de un teatro isabelino; como dice la cita de Shakespeare escogida para la carta, «El mundo entero es un escenario».

SOLAAGUILAR-728x90px

 

←LÁMINAS DE TAROTS

←HISTORIA DEL TAROT