49-TAROT DEL REY SOL (1986)

TAROT DEL REY SOL-metirta.online

TAROT DEL REY SOL (1986) En los caballeros de cada uno de los palos están representados los célebres mosqueteros de la obra de Dumas (cartas centrales de la hilera inferior): Athos ese/ caballero de oros; Aramis, el de copas y Porthos, el de bastos. D’Artagnan aparece en el as de espadas, además de ser el caballero de ese mismo palo. En los cuatros de todos los palos aparecen los mosqueteros en escenas de la novela; destaca el cuatro de espadas (última carta por la derecha de la hilera inferior), en el que aparecen sus espadas cruzadas y unidas por el célebre lema de los mosqueteros: «Lino para todos y todos para uno».

El Tarot del Rey Sol es una baraja de fantasía diseñada por el artista milanés Paolo Piffarerio en 1986. Se inspira en los célebres personajes de la trilogía de Los tres mosqueteros, del francés Alejandro Dumas (1802-1870), que relata las aventuras de los soldados del rey en la época de Richelieu y Mazarino, consejeros de los reyes Luis XIII y XIV de Francia.

SOLAAGUILAR-336x280px

Esta baraja no se inspira en la historia, sino en las aventuras escritas por Alejandro Dumas, recreadas por el lápiz de Paolo Piffarerio. El artista milanés trabajó durante años en el cine de animación y realizó colaboraciones editoriales, especialmente de género histórico-aventurero; así, la turbulenta etapa en la que se desarrollaron las aventuras de Athos, Porthos, Aramis y D’Artagnan se adapta como ninguna otra al estilo de Piffarerio, en cierto modo heredado de su padre, un hábil orfebre que le trasmitió la pasión por los adornos y los detalles. Los arcanos mayores de este Tarot representan los personajes de la corte del Rey Sol, Luis XIV de Francia. Estos naipes llevan una cartela con el nombre de la carta y numeración romana, a excepción de El Loco, aquí El Juglar, que lleva un O, número del que carecían los antiguos romanos. Las cartas de los palos llevan un número arábigo al pie en las numerales, mientras que en las figuras sólo aparece el nombre. El Juglar (0) es un bufón acompañado de un perro, y El Mago (I) un brujo adivino que escudriña en una bola de cristal. La Papisa (II) es una bella joven cubierta con una gran capa y La Emperatriz (III) es, sin duda, la reina María Teresa de Austria, hija de Felipe IV de Castilla, que contrajo matrimonio con Luis XIV en 1659. El Emperador (IV) muestra a Luis XIV, rey entre 1643 y 1715. Para la figura de El Papa (V), el autor escogió una imagen del cardenal Mazarino, primer ministro del rey. El Enamorado (VI) muestra un joven que corteja a una hermosa dama (quizás lord Buckinham y la reina Ana de Austria, tal como se relata en Los tres mosqueteros), mientras un cortesano semi-oculto detrás de unas cortinas espía la escena. El Carro (VII) es conducido por un triunfante guerrero, y La Justicia (VIII) es una figura angelical que vuela entre las nubes portando la espada y la balanza. El Ermitaño (IX) es un anciano monje sentado en un banco que estudia un grueso libro a la luz de una vela; junto a él se halla una calavera. La diosa Fortuna, con los ojos vendados, camina sobre La Rueda (X), dejando caer las monedas del cuerno de la abundancia. En La Fuerza (XI) aparece la diosa Atenea, cubierta, con un casco de guerrero, luchando con un león con las manos desnudas. La figura de El Colgado (XII) es un tanto atípica, pues el hombre colgado por un pie de la rama de un árbol se balancea a merced del fuerte viento, lo que confiere a la escena un gran dinamismo. La Muerte (XIII), por su parte, es un esqueleto con guadaña, pero que tiene la particularidad de ir cubierto con capa y sombrero, El Tarot del Rey Sol contiene cartas muy originales. En La Torre (XVI), un soldado cae desde un torreón que se derrumba bajo la atenta mirada de otro soldado que contempla la escena desde unas almenas cercanas. La Luna (XVIII) muestra una escena del viaje al satélite terrestre realizado por Cyrano de Bergerac (1619-1655) y que relató en su libro Histoire comique des états et empires de la lune, sátira de las creencias religiosas y científicas de la sociedad del siglo XVII. En el arcano de El Sol (XIX), el carro de Helios surca el firmamento en su viaje diurno; en El Mundo (XXI), cada uno de los símbolos de los evangelistas, que son también los de los elementos, está asociado a una estación: el hombre al invierno, el águila a la primavera, el buey al otoño y el león al verano. Cada uno de los cuatro palos está dedicado a uno de los cuatro mosqueteros: las espadas a D’Artagnan, el espadachín más hábil; los bastos a Porthos, el más fuerte; los oros a Athos, el más rico y refinado, y las copas a Aramis, que vivía en permanente duda entre la elección de la casaca de mosquetero y la sotana sacerdotal.

SOLAAGUILAR-728x90px

 

←LÁMINAS DE TAROTS

←HISTORIA DEL TAROT